viernes, 9 de marzo de 2012

FE ¡¡EN ACCIÓN!!


.
"La fe sin obras es, fe muerta"
Para apoyar esta afirmación, muchas veces se ha utilizado el recurso "diabólico": -¡hasta el diablo cree en DIOS!; y ciertamente es así. "El enemigo" jamás duda su existencia... por eso, tener fe no es solo aceptar la Verdad.
No es, el conocimiento bíblico o doctrinal, lo que me hace cristiano; ni si quiera la asistencia "automática" a unos ritos determinados.
Lo que me hace AUTÉNTICO es aplicar ese conocimiento y esa devoción a mi propia vida.
Repito..., tener fe no es solamente aceptar la Verdad, sino adherirse a ella con toda la mente y con el corazón, ACTUANDO con coherencia según lo que la Verdad nos revela en y por la Iglesia.

Por eso..., debemos tener presentes, la autenticidad de nuestra fe.
Una fe que necesita de una conversión-continua.
De una renovación constante.
De una afirmación diaria.
Ejercer de cristianos y no tener capacidad de cambio, es burda palabrería, porque si no intentamos cambiar, mejorar, ajustar los pasos a AQUEL que seguimos, nuestro corazón no está en el lugar apropiado.

El primer gran error de muchos, es pensar que basta la fe para salvarse.
La misericordia de DIOS es infinita pero necesita de un acto LIBRE de voluntad, DE QUERER estar en su sintonía.
Decir que creemos y continuar una vida pecaminosa, en continua desobediencia a la Palabra de DIOS, como poco, denota POCA MADUREZ y una discordancia mental, mayúscula. Es imposible pensar en ser salvos sin cambiar, sin tratar de mejorar, sin dar el paso; eso es contradictorio, por lo tanto imperfecto, por lo tanto alejado de toda aspiración de santidad y por supuesto de DIOS.

Os sorprendería saber como han llegado estas reflexiones, hoy, a mi cabeza. Es una particular ¡dioscidencia cuaresmal!:
Pues estos pensamientos -que me gusta "hablar en alto" y compartir con vosotros-, me han venido, en lo inesperado: simplemente, por la curiosidad de saber el porqué del título de la hermosa película "El árbol de la vida", que ya comentamos, aquí anteriormente.
Al principio..., por mi ignorancia bíblica aún lamentable (prometo corregirme), pensaba que lo del "árbol de la vida", podría aludir a algún otro árbol edénico -igual que "el árbol de la ciencia, del bien y del mal"-, que aparece en el primer libro del texto sagrado, en el "Genesis". Pero NO es así.
Este "Árbol de la vida", hecha sus raíces... precisamente en el último libro, en el "Apocalipsis", y creo que PRECISAMENTE corrobora lo que estamos hablando hoy aquí... que nuestra fe tiene que ser acompañada por obras:
 “Bienaventurados los que lavan sus ropas, porque así tendrán acceso al ÁRBOL DE LA VIDA y se les abrirán las puertas de la ciudad."
"Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los asesinos, los idólatras y todos los que aman y practican la mentira...."

El Señor lo deja BIEN claro, a través de la pluma de San Juan.
Este capítulo 22 en sus dos versículos, 14 y 15, son las instrucciones exactas, el plano milimétrico, el GPS infalible, para acceder al ÁRBOL DE LA VIDA:
Rechazar los actos impuros, las idolatrías y la mentira. El pecado, en definitiva.
- Y en cualquier caso, tener la sana costumbre de "Lavar" la ropa; que siempre es necesario y especialmente recomendable en Cuaresma.
De todos modos, antes y me temo que las cosas no están dispuestas nunca por casualidad en los santos textos, hay una advertencia muy clara en el mismo capítulo 22 del Apocalipsis, concretamente en su versículo 12:
" Voy a llegar pronto, y llevo conmigo el salario para dar a cada uno conforme a su trabajo."

Todos tenemos un "trabajo", una encomienda, una misión ineludible..., ¡no basta la fe!. De ahí se deduce que hemos de volver al principio del post:
"Fe sin obras, es fe muerta"
No presumamos nunca de fe, si no actuamos en consonancia con ella. ¡Hasta el diablo cree!:
No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.” (Mat. 7:21-23).

El único acceso al ÁRBOL DE LA VIDA es la fe que transforma y que produce nueva vida; y solo se evidencia en acciones y comportamientos...; así que tengámoslo en cuenta y pongamos, cuanto antes, nuestra fé... ¡EN ACCIÓN!

*    *    *    *    *

4 comentarios:

Bruce dijo...

Solo voy a decir que toda la Biblia se puede reducir a una frase:
Ama a Dios con todas tus fuerzas y al prójimo como a tí mismo.

¿ Y cómo amar al prójimo sino por medio de obras?

Sin caer en la herejía de los pelagianos que pensaban se iban a ganer el Cielo ellos sin la gracia de Dios, sino por sus méritos, es verdad que la salvación es gratuita por la redención de Jesucristo en la Cruz que pagó por todas nuestras culpas. Eso es verdad, pero de ahí a pensar que solo por la fe estamos salvados ... media un abismo.

Estamos salvados por la gracia de Dios, pero NOSOTROS TENEMOS QUE CORRESPONDER A ESA GRACIA GRATUITA DE DIOS, ¿y cómo? pues con fe y OBRAS.

Te voy a mandar un correo muy bueno sobre la fe y las obras ahora mismo Arcen.

Mento dijo...

Ahora es el momento favorable, ahora que estamos siendo atacados por todos lados. Si hemos tenido contacto con Jesús, si una vez a pasado por tu vida y sabes que mereció la pena. Juegatelo todo y defiendele. Defiende a la Iglesia, aunque te consideres como yo el último mono de ella. Perdona mi forma de entrar a comentar Arcen un poco brusca, es que ando echando chispas. Y eso que leerte me serena, porque vosotros sabeis decir las cosas, no como yo que parezco una traca. Es el momento de que todo cristiano actue, se sacuda los miedos y comience a andar por la vida a pecho descubierto. Poder decir soy de Cristo en todo momento y lugar.
Un abrazo.

Maria del Rayo dijo...

La Gratuidad de Dios es su mismo Amor. La entrega del Hijo Amado.
Pobres de nosotros que no sabemos corresponder.
A mi me encanta todo el Apocalipsis, pero en especial el capítulo 21, y más especial el versículo 23. "La ciudad no necesita ni de sol ni de luna que la alumbren, porque la ilumina la gloria de Dios, y su lámpara es el Cordero"
Leí el Viacrucis de Gratuidad en el blog de la Parroquia de San Antonio de la Florida. Esta precioso.
Tus post me invita a amar a Dios pero que se note.
Gracias Arcen.
DTB!!

Militos dijo...

Hola Arcendo, ya estoy en mi rincón madrileño preferido.
Me gusta mucho tu post. La fe es el don más grande que podemos recibir, creo que pocas veces nos paramos a dar gracias por él

Lo que nos hace cristianos es el Bautismo, la fe con obras nos hace cristianos consecuentes, coherentes, responsables que luchan por identificarse con Cristo y ser dignos hijos de Dios. Algo que sólo podemos conseguir por los méritos de Jesucristo que cargó con nuestros pecados para redimirnos, para que no fueran un impedimento y fuera posible que esa fe con obras se realice en el más humilde de los cristianos.
"Basta la fe" ha sido tergiversado por Lutero, como aquel"Ama y haz lo que quieras" de San Agustín. Basta la fe porque si la tienes obrarás voluntariamente como cristiano que se identifica con Cristo, es decir la fe te guiará a hacer buenas obras,a amar la Voluntad de Dios en todo, aunque te cueste, aunque a veces duela.

Maravilloso tu post y maravilloso estar de nuevo aquí, sin tantas dificultades como en el campo.

BESIÑOS y quiera Dios que nos encontremos en ese "Arbol de la Vida," de momento me conformo por estos encuentros en tu sabia Hoja.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...