miércoles, 28 de marzo de 2012

LA IZQUIERDA... de DIOS.


Hay cosas que vuelven, unas porque son pesadas..., y hay otras que TIENEN QUE VOLVER porque son NECESARIAS.
Cada año en cada casa... "vuelve el almendro por Navidad" y cada Semana Santa vuelve un famoso cuadro de HOLBEIN a mi HOJA...., pero no, hoy no es ese día.
Porque al impresionante Cristo yacente del genial pintor alemán y a la reflexión que hace sobre el mismo, José Luis Martín Descalzo, los tengo reservados para un poco más adelante, ya bien entrados en la Semana de Pasión. Como veréis, hoy juego un poco al despiste, pero todo tiene su explicación.

Lo que quiero decir es que muchas veces; los humanos no solo caemos dos (3, 4 o 5) veces en la misma piedra por torpeza....; habrá ocasiones en las que, "la piedra" puede ser buena, puede enseñar...; habrá situaciones en las que convenga pasar más de una vez; porque "la piedra" no nos tumbará, ¡nos impulsará!
Así, como yo vuelvo de vez en cuando a la piedra de Holbein; igualmente en vísperas de cada Semana Santa, por unas cosas o por otras, siempre vuelve a mí..., de forma tercamente recurrente el "Cristo roto" del Padre Cué.
Yo ya lo espero, sé que tiene que ser así, no le busco explicación, agradezco su llegada, ¡lo necesito!

La primera vez que me encontré con el "Cristo roto" tendría yo, unos 12 años. Era un viejo vinilo que mi tío Joaquín (el ateo), tenía escondido al final de un cajón... ¡Seguro que lo compró el mismo!
Su portada me llamó la atención, lo puse en aquel añorado tocadiscos, esperando música de saetas o algo así, y desde la primera palabra, ya no fuí capaz de quitarlo. Al acabar, había llorado y rezado como nunca antes lo había hecho....
Desde entonces, cada vez que iba a casa de mi tío, lo buscaba y repetía la operación, y así durante años..., yo creo que llegué a rayarlo.

La última vez que me he topado con ese, ya muy querido "Cristo roto", ha sido hace solo unos días en el blog de mi amigo ANGELO (Ver enlace), que puso el primer fragmento de los cuatro que componen este obra. ¡Cuánto se lo agradecí..., cuántos recuerdos avivó!

"Mi Cristo roto" es un monologo teatralizado, excepcional. A veces es serenamente reflexivo, otras espolea el alma, y siempre conmueve y mueve al encuentro con DIOS.
En lo más escondido de nosotros es donde se juega lo terrible y lo sublime, la insoluble mezcla de la luz y la tiniebla. El Padre Cué lo sabe y maneja acertadamente todos los recursos de forma emocionante, su expresión alcanza tanta fuerza, tanta profundidad...

Como os decía, Angelo el otro día, transcribió la primera parte del relato. Hoy, a través de un vídeo (made in LA HOJA-factory), os traigo la segunda parte... -posiblemente esta es la que, en este momento de mi vida- más me "toca"-; para el resto, os dejaré, después del vídeo, un enlace para acceder a la totalidad de la obra.

Ya concluyo, reafirmando que "Mi Cristo roto" es una obra de extraordinario valor. Espero que os sirva tanto como me ha servido a mí, y que sus efectos permanezcan toda esta Semana Santa y toda vuestra vida. Sin duda, TODAS estas meditaciones son un auténtico tesoro, que por bien de vuestra alma, no os debéis perder.
.
*         *         *
 
...
*        *        *
.
"Mi Cristo roto" del Padre Cué S.J. /audio y texto completos/ , pinchando en la siguiente imagen:
.
 ...
*    *    *    *    *

4 comentarios:

gosspi dijo...

Que recuerdos me trae este Cristo Roto...lo escuché por primera vez en el internado cuando tenis 12 años y se me quedó grabado....que nostalgia....que buenos recuerdos...Gracias Arcen....

Angelo dijo...

Me alegra muchísimo que lo hayas completado con tu magnífico vídeo.
Es una gran meditación. Un abrazo

Gran Visigoda dijo...

De tantas, ni se la de veces que en mi vida he escuchado o he leído "el Cristo roto" del Padre Cué, y siempre me dice algo nuevo al corazón.
Esta tarde... nunca sabrás el bien tan grande que me has hecho al traer aqui esa mano izquierda de Cristo.
Gracias emocionadas.
Dios te bendiga.
Un abrazo.

Bruce dijo...

Qué viejos sois leches!
Yo lo descubrí en 2008,osea ayer misno, y me lo regaló un monje de San Juan de Dios, y la verdad me impactó bastante.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...