martes, 27 de marzo de 2012

PAZ, PAZ y BIEN.


.
Por su importancia -extrema en estos momentos- incido de nuevo, en el tema de LA PAZ.
Para los cristianos, primero LA VIDA, y después LA PAZ, son los BIENES/DONES más preciados y preciosos del hombre.
Para DEFENDER LA PAZ no es necesario conceder todo a todos, tontamente, como si no tuviéramos criterio alguno.
No se trata tampoco de ir por la vida, como ursulinas mojigatas que huyen de toda violencia, por el miedo al dolor y las heridas.
Ni si quiera se trata de condescender ciegamente para evitar todo tipo de enfrentamientos....., en aras a unos respetos humanos MUY mal entendidos...

Los cristianos no somos felpudo de nadie. Los Santos son el ejemplo, algunos grandes conversos, hoy doctores de la Iglesia, lo saben mejor que nadie.
¡Que se lo digan a San Pablo!, nadie con más carácter que ese apostolazo de rompe y rasga; y nadie como San Agustín..., por el que tanto lloró su santa madre, para mostrarnos el camino directo a la paz:
"...una paz verdadera, cierta, ordenada. ¿Cuál es el orden de esta paz? Dios manda sobre el alma; el alma, sobre la carne; no hay orden mejor"

Sin embargo, tampoco se trata de afrontar cada ofensa, con un enfrentamiento. Ciertamente, como decíamos no son tiempos fáciles para el cristiano.
Por un lado, no podemos permanecer al margen; por otro, cuando entramos en escena, no somos nunca bien recibidos. Se mofan de nosotros, nos quieren desprestigiar, silenciar, insultar, ofender...
Así, si se hace difícil AMAR..., se hace igualmente complicado no responder a tanta vilipendia, con la contundencia que el cuerpo nos pide.., pero el talión YA quedó abolido.

Ahora..., es tiempo de sembrar paz..., no discordia.
La mecha es fácil de encender, el odio es difícil de apagar. Los creyentes no debemos contribuir a propagar un fuego devastador que arrasa cuerpos y almas indiscriminadamente.
Sin embargo, si alguien puede cambiar esto, somos los cristianos, los que tenemos la semilla del PRINCIPE DE LA PAZ.
Si nosotros no lo intentamos, nadie lo hará y todo, todo, todo... se ira a pique.
¡Que no sea por nosotros!, aumentad la paciencia, reforzad la oración y frecuentad la Eucaristía. Esos son mis consejos porque esas son nuestras armas, -infalibles- contra el odio que ahora, todo lo quiere invadir...

En los próximos días, con seguridad, en esa GRAN HUELGA que se prepara, veremos de nuevo, todas esas caras crispadas, esas miradas encendidas, esos puños amenazantes, esas voces insultantes..., y seguramente algunas o muchas, tendrán como blanco a Nuestra MADRE la Iglesia....
¡Paciencia, amor y sabiduría!, para estos días y los venideros. ¡RECEMOS MÁS!, la oración todo lo puede.

Hace unos años..., el Papa bueno, Juan XXIII, redactaba su encíclica PACEM IN TERRIS. En la misma, -recomendable documento magisterial-, el Pontífice se acordó de unas sabías palabras de su antecesor, Pío XII, que a TODOS nos vendría bien recordar, precisamente hoy, antes de la huelga:

"No en la revolución, sino en una evolución concorde, están la salvación y la justicia.
La violencia jamás ha hecho otra cosa que destruir, no edificar; encender las pasiones, no calmarlas; acumular odio y escombros, no hacer fraternizar a los contendientes, y ha precipitado a los hombres y a los partidos a la dura necesidad de reconstruir lentamente, después de pruebas dolorosas, sobre los destrozos de la discordia"...

Finalmente, quisiera recordar, por necesario, un gesto ejemplar. En la liturgia de Semana Santa de los próximos días, pronto veremos a CRISTO resucitado, saludando a sus amigos, con unas palabras que deberían de removernos, cambiarnos y motivarnos:

«La paz sea con vosotros. Aleluya».

CRISTO, siempre deja paz a su paso: "La paz os dejo, mi paz os doy", Paz sin excusas, paz sin paliativos, SIN PEROS, paz verdadera, ¡PAZ AUNQUE DUELA!.... Así, así es la paz de DIOS; ¡hasta el EXTREMO!
¿No somos nosotros sus discípulos? ¿No queremos ser los seguidores de sus pasos y de su obra, en este siglo?
No quiero decir más, quedo AHORA pues en PAZ, exactamente la misma PAZ que deseo para todos y cada uno de vosotros.., ¡SIEMPRE!

*       *       *
 
...
*    *    *    *    *

7 comentarios:

Miriam dijo...

"Paz aunque duela".
Ufff
Pero "Amén" (y que el Señor me ayude a mantener ese Amén"

Militos dijo...

No sabes cuanto deseo la paz que predicas,no la que el mundo nos da, pero me temo que habrá que esperar todavía un poco para merecerla.
Muy bueno este post tuyo que parece continuación del anterior.

BESIÑOS y gracias, Arcendo

Militos dijo...

También deseo el abrazo de ese Jesús amoroso que dibuja el video que traes hoy, pero primero ¿Hay que ser Teresa de Calcuta o Juan Pablo?
¿Quién puede llegar a ese listón? Hay que conformarse con ser lo que una es y que la Misericordia de Dios haga lo demás, sin poner excusas a su VOLUNTAD.

BESIÑOS SERENOS que no es poco

gosspi dijo...

Me acojo a la Gracia Arcen....sin ella no se puede ser Valiente....y sin esa Valentia...Parresia que decia S Pablo ese Celo desde la Gracia...no se hace Nada....todo desde el Amor y sembrando esa Paz que sale sola del Corazon de Jesus en nosotros.....Paz y Bien.....gracias Arcen.....a seguir aprendiendo contigo.

Bruce dijo...

PAZ PAZ PAZ, OREN OREN OREN.

Esa imagen de la Virgen de Mejugorje no la has puesto casualmente.

TERE ESCAS dijo...

Hoy por hoy, no meentero de nada. Hee stado desconectada del mundo por mucho tiempo y no sé ni de huelgas u otra cosa. Pero tu post sobre la Paz sí la entiendo, esa la entiendo más de lo que imaginan por la problemática que ha tenido nuestro país en los últimos tiempos, por eso les comparto (aunque alguna vez lo hice en mi blog) esta oración que vino a mi mente en cuanto comencé a leer tu post.
"Señor Jesús, Tú eres nuestra paz,
mira nuestra Patria dañada por la violencia
y dispersa por el miedo y la inseguridad.
Consuela el dolor de quienes sufren.
Da acierto a las decisiones de quienes nos gobiernan.
Toca el corazón de quienes olvidan que somos hermanos
y provocan sufrimiento y muerte.
Dales el don de la conversión.
Protege a las familias,
a nuestros niños, adolescentes y jóvenes.
a nuestros pueblos y comunidades.
Que como discipulos misioneros tuyos,
ciudadanos responsables,
sepamos ser promotores de justicia y de paz,
para que en Ti, nuestro pueblo tenga vida digna". AMEN.
María, Reina de la paz, ruega por nosotros.

Tal vez no tenga mucha relación con el problema que ustedes tengan, pero tal vez a algunos de tus lectores le servirá.
Un abrazo en Cristo Jesús.

Militos dijo...

Gracias, Tere, a mí me sirve mucho y esa oración también tiene mucha relación con lo que ocurre en nuestra patria y en el mundo entero.
La copio.
BESOS, Tere
BESIÑOS, ARCENDO

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...