martes, 10 de julio de 2012

LUZ vs CONFUSIÓN

.
Últimamente parece que la trayectoria del mundo está algo... descarriada. Franz Kafka decía que "Vivir es desviarnos incesantemente".. Sin embargo, eso constituye un peligro manifiesto tal y como señala el mismo autor de "La metamorfosis", que concluía esa cita, advirtiendo que si "nos desviamos demasiado, la confusión nos impedirá saber de qué nos estamos desviando."

Desviación, desorientación, caos..., no saber donde está la meta, ni como llegar a ella. ¿Son todos los caminos iguales? ¿bien y mal, son una misma cosa?... Ese "cacao mental" en el que estamos sumidos, es exactamente lo que persigue el relativismo preponderante hoy, en tantos aspectos de nuestra vida. Nada hay realmente firme, sólido, todo es cambiante y todo vale...; ¡incluso en la Iglesia!...

Sin embargo no es así. Todo lo que se dice de que hay muchas actitudes pluralistas ante la religión, y que hay muchos puntos de vista en religión, no deja de ser una argucia -por otra parte, muy efectiva- del enemigo.
Sin embargo..., en medio de toda la vorágine cambiante, de falsa evolución, de paso efímero para civilizaciones, culturas e imperios; la Iglesia, la verdadera IGLESIA con Pedro a la cabeza, permanece siempre coherente consigo misma desde el primer día hasta hoy.

Nuestro Señor Jesucristo, fundador de la Iglesia, nos enseñó CON DOS FRASES definitorias sobre su persona, el fundamento, el ABC de su doctrina, fuera de la cual no hay salvación.
Primera frase:

"Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida"
La Verdad que debes conocer. (conocimiento)
El Camino que debes seguir. (método)
La Vida a la que debes aspirar y debes vivir. (acción)

Segunda frase:
"Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida"

Fuera de estas dos magnas autodefiniciones de DIOS, que son, base de nuestro credo, en­tramos ya en el campo de las ficciones y de las mentiras para engañar y engañarse; ¡para confundir!
Los cambios en la Iglesia de los que algunos hablan, no son más que mentiras, erróneos desvíos del buen camino, falsos enfoques de la LUZ verdadera, puros espejismos...., meras ¡confusiones!

Es cierto que... al reflejar la Luz, las cosas adquieren colores y formas diferentes. Pero son las cosas las que cambian, LA LUZ es siempre la misma y muestra solo REALIDADES, a pesar de que lentes malintencionadas, pretendan deformar la LUZ o atenuarla.
Así como la luz del sol ilumina cada nuevo día, la LUZ de la Iglesia también ilumina todos los amaneceres humanos y todas las mutaciones de los siglos.
Las circunstancias y las obras humanas cambian; pero la luz de la Iglesia no cambia, LA LUZ es UNA, ETERNA Y CONSTANTE, porque esa LUZ es CRISTO.

Así pues..., no hay pluralismo alguno, pensar eso es pura entelequia; pero sí que hay dos maneras de vivir...:
- La del que pretende vivir difundiendo LA LUZ y defendiendo el foco luminoso de la Iglesia...
- Y la del que se afana en malgastar la vida, propagando esa tiniebla que todo lo confunde.
Uno y otro bando existen y están bien definidos, no hay medias tintas. Je­sús nos lo dice rotundamente: "El que no está conmigo, está contra Mí''.., y en esa frase no hay relativismo alguno, no hay CONFUSIÓN posible. El que tenga oídos, que oiga...
.
 
...
*     *     *     *     *

2 comentarios:

Br dijo...

Tú lo tienes muy claro afortunadamente querido amigo.
Lo sé.

Maria dijo...

Arcen, siguiendo a Cristo, en la Iglesia Católica Apostólica y Romana no hay confusión, como tu bien dices en tu entrada.
SL2!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...