lunes, 29 de octubre de 2012

EL CAMBIO PRECISO


Ya sabéis que tengo un chaval, ahora ya es grande (al menos eso se cree él), ya va al Instituto y hasta se afeita la pelusilla, pero aunque es más bueno que el pan de pueblo, todavía le falta un pequeño hervor de sentido común, ¡todo llegará!...; eso sí..., en estatura, ya me supera, además el tío calza un número más que yo y para mí verle así, tan alto y tan sanote es todo un orgullo.

Desde pequeñajo siempre le gustó el fútbol, hizo sus pinitos en el equipo del barrio y hasta llegaron a ser campeones en la categoría benjamín. Ahora, ya aquel equipo se disolvió y además con los estudios que son un poco más fuertes en la ESO, ya no hace tanto deporte...; sin embargo yo siempre le alenté. Si en todas las edades el deporte es bueno, en la infancia y en la juventud es primordial.
Que duda cabe que a él le sirvió de mucho, no sólo por el ejercicio físico, sino también en el plano personal. El deporte, bien practicado y bien enseñado, encierra grandes valores:
Sociabilidad, acatamiento de las normas, respeto con los compañeros y a los contrarios, trabajo en equipo, etc., etc., etc.
Pero... si a él le vino bien, a mi también. Personalmente, me dio la oportunidad, de disfrutar con él, de interesarme por lo que le gusta y también de conocer a otros padres, con los que he congenié e hice buenas migas.

Bueno pues, el otro día, unos de aquellos “padres” del fútbol que tiene tres hijos, me abordó en la calle, sabiendo de mi enfermedad me dio un gran abrazo y nos fuimos a un bar a celebrar nuestro encuentro y a comentar la vida, con una taza de café de por medio.
Hablando de unas cosas y de otras, salió el tema que creo todos nos hemos planteado alguna vez: precisamente hablando del fútbol y de los valores del mismo, este buen amigo me decía...:
"A mí, este asunto de los valores realmente me preocupa, pero no solo en el fútbol, en la vida en general... Si no hay valores ¿En qué mundo vivirán mis hijos? ¿Qué les voy a enseñar para que sean hombres de bien?
Hay tanta basura y cosas malas..., parece que ser bueno ha pasado de moda." Me decía.

A él y creo que a todos nos agobian extraordinariamente asuntos como las drogas, la relajación moral y la falta de valores en general.
Desgraciadamente vivimos en un mundo sin valores en los que algunos gobiernos están inmersos, desde la anulación más extrema de los mismos (como es en el caso de las dictaduras), hasta las administraciones donde la corrupción y la traición son la tónica general.
Pero que nadie se extrañe, la falta de valores no es sólo asunto de las instituciones políticas o de las grandes empresas, hoy en día, la carencia de valores empieza en lo personal:
El trabajo honrado ha sido sustituido por la vida fácil (hacer lo menos posible, escaquearse a la primera de cambio, rendir lo justo), la palabra de honor ha sido aplastada por garantías, contratos y amenazas de juicio, y la amistad ha sido cambiada por relaciones de interés.
Sin embargo, los valores siguen existiendo y además son la columna vertebral de una convivencia sana entre seres humanos, la importancia de adquirirlos, cultivarlos y transmitirlos es vital porque es lo que nos hace convivir.
Esa columna se cimenta en nuestros valores sociales pero todo comienza en la persona. ¡Urge hacer un serio examen de conciencia personal!

Si de verdad se quiere mejorar, se debe empezar por actuar sobre lo que se tiene más control, el propio YO: actuar primero sobre los propios defectos, centrar el esfuerzo por ser un mejor esposo o esposa, mejor hijo o mejor padre, mejor jefe o mejor empleado, mejor amigo. De este modo, es más probable que todo empiece a cambiar, de forma más positiva, al menos alrededor; PERO esto es como una piedra tirada a un rio... ¡provoca ondas!

Esta es ahora la disyuntiva: “O cambias el mundo o el mundo te cambiará a ti.. Hay que tener el coraje para hacer posible el milagro.
Sin grandes revoluciones, sin ruido, sin parafernalia. Hacerlo desde lo poquito, nuestra vida se construye con pequeñas decisiones, donde todas y cada una cuentan, hasta las más pequeñas.
Claro que abandonar la vía segura y cómoda, lanzarse a rutas inciertas, llenas de enigmas e inseguridades y emprender la andadura en solitario, ¡CUESTA!, pero solo será necesario el primer empuje..., a los pocos pasos en seguida se tiene la certeza de LA MEJOR COMPAÑIA y esta siempre nos inspirará el mejor camino a tomar.

Así pues..., planta cara, invéntate la sonrisa, reviste la pena de tu pecado con el traje de tu cariño, perfuma el dolor por lo malo, con el olor de lo bueno, y el mundo empezará a cambiar.
Ni lo dudes, con el convencimiento de que no lo hacemos sólo por nosotros, lo hacemos también por nuestros hijos, y por todos los demás, ¡el cambio será posible!
*          *          *..
 
*
*    *    *    *    *

8 comentarios:

Sacramento Rosales dijo...

Yo no dejo de resistir.
Nunca dejaré que muera la niña que vive en mi, porque entonces habrá llegado el día en que el mundo me habrá cambiado a mi. Se que muchas veces peco de inocente y otras de ser demasiado idealista "el mundo no es como tu lo ves" Tengo que oír en más de una ocasión entre reproches, a menudo de personas a las que quiero y que no me comprenden. Pero yo no desisto, al menos mi mundo más cercano, me niego. Repito, ME NIEGO a que me lo vuelvan un sinsentido de ambición e ir hacia delante a toda consta. Y si puedo cambiar el mundo cercano de mis hijos y de las personas que me importan; me da igual pecar de infantil, de soñadora o de lo que quieran pensar de mi. Yo se bien quien soy y lo que se espera de mi. Lo malo es que no siempre estoy dispuesta de buena gana a servir por la labor de hacer un mundo mejor.
Un abrazo sanador brother.

Militos dijo...

Querido, en cuanto al deporte me parece estar escuchando a Julio, jaja... Y me gusta mucho que nos hables de Tony, hacía mucho tiempo que no sabía de él.

En cuanto a los valores es gracioso cómo muchos hablan constantemente de lo necesario que son, de que ya no quedan en esta mundo, pero parece cosa ajena a ellos. Hay que pedir a Dios que nos sintamos implicados, que no es cosa de los demás, que hemos de ser los primeros en ejercerlos con coherencia, dar el paso de la excelencia en practicarlos a contracorriente hasta que los demás se vayan contagiando.

Hoy me has dado dos alegrías, con Tony y con Clapton, hacía mucho que no lo traías a la Hoja, empezó a gustarme contigo, hasta que se me ha hecho imprescindible, como tú y tu blog.

BESIÑOS, QUERIDO HERMANO.


Hoy, que hace un día espléndido, alegré a la Virgencita con unas margaritas blancas y naranjas de tu parte, ya no hay rosas, se puso muy contenta.

Anónimo dijo...

Si uno quiere cambiar el mundo tiene que empezar por cambiarse a sí mismo.

Luego después empezar por no complicar la vida a nadie. Que es la frase del AT:
"NO HAGAS A LOS DEMÁS, LO QUE NO QUIEREN QUE TE HAGAN A TÍ".


Está bien, pero se queda corto, es una actitud pasiva. No aborda los pecados de omisión, la falta de caridad ante el necesitado.

Por eso vino Jesús y dijo unas palabras muy parecidas, pero mucho más exigentes porque implican actividad, no solo vale no hacer daño, sino que hay que ayudar al que lo necesita y se dice en el NT:

"HACED A LOS DEMÁS LO QUE QUISIERAIS QUE HICIESEN CON VOSOTROS"

Granito a granito de arena, persona a persona, se puede llegar a hacer mucho.

Un abrazo guerrero!

Br.

Rosa dijo...

Me ha hecho mucha gracia lo del hervor de sentido común, jajaja, es lo normal, ya pasará.

Es cierto lo que dices, está a la orden del día: "hacer lo menos posible, escaquearse a la primera de cambio, rendir lo justo), la palabra de honor ha sido aplastada por garantías, contratos y amenazas de juicio, y la amistad ha sido cambiada por relaciones de interés. ¡Qué horror!, por eso no hay que rendirse, yo creo que poco a poco cambiará (si nosotros cambiamos primero)...aunque a veces cuesta verlo alrededor, las instituciones tienen también que ayudar...

Un abrazo, ¡¡¡gracias!!!, ¡ves cómo siempre compartes con alegría?

Militos dijo...

Ya veo que has añadido a la santa madrileña por excelencia, la que no quisieron en el Congreso y ahora hay quien pide una calle para Carrillo...,
Madre Maravillas ya está en tu Hoja, así me gusta. No me importa rezar a una más, se lo merece, es muy importante y merecedora de ser venerada, siempre la tuve por grande y santa, santa..., hasta la dediqué un post.

Esta Hoja es una sorpresa diaria, qué gusto entrar, querido Capitán.


BESIÑOS PADRE DE TONY.
Gracias Arcendo por recordarla.

Maria del Rayo dijo...

Al igual que Militos a mi también me gusta tu sidebar donde están los santos, desde que aprendí a leer lo que más hacía era leer vida de santos, también ahora lo hago. Quiera Dios que algún día se me pegue algo de ellos.
Gracias Arcen.

Militos dijo...

Esta canción de Clapton nunca la vi con subtítulos, ahora me gusta más. Soy una amante de las letras, aunque la guitarra sólo tiene un idioma, el de la música y la guitarra de Clapton no necesita traducción. ¡Cómo habla en sus manos!
BESIÑOS QUERIDO ARCENDO

Anónimo dijo...

¡ADIOS, J-M-J! Adiós juventud, divino tesoro, ¡ ya te vas para no volver!, así podía sacar la conclusión de que lo que se va va, ya no vuelve. A veces hay cosas que si se van o no del todo, dejan su sello y su impronta y ahí se ha demostrado en este agosto tan español y nuestra España, esa España que no quiere perder sus raíces de bullente, alegre y tan hospitalaria para con los forasteros que una vez más ha dado su medida en el mundo y ante los comentarios de millonarios huéspedes que ha tenido a bien acoger en sus casas como intercambio joven, familiar, religioso y turístico y el comportamiento ejemplar para con tanto huéspedes millonarios que ha tenido huéspedes que nos han visitados estos día inolvidables para la España del 2011 y para los visitantes hermanados en la misma fé, costumbres y tradiciones que aúnan, aún más a las gentes, como son las raíces de la cultura y gente occidental, la identidad cristina como origen de Europa. Identidad que otros grupos, derivados de ese sentir de asamblea espontánea y popular, llamado 15-M, han querido, destrozar e invertir para no sé que fines e intereses políticos sociales , ajenos al carácter y finalidad de nuestra nación como es la jovialidad hacia el visitante exterior.
- Un país que ha estado, más unido que nunca, por unos días y en comunión con la juventud del mundo y que han podido constatar que España es diferente de cómo la quieren pintar flashean sectores de la política, prensa y ciertos grupos, manejados por ellos y con una finalidad que ha traspasado los límites de lo cutre, patán, borde, rebelde sin causa, antisocial, antiespañol y fraticida que, curiosa y no casualmente, han salido a manifestarse contra el único aglutinador que hay hoy por hoy en el mundo, el Papa. El Papa y su doctrina y mensaje lo ha dejado claro , el que hay que confiar, a pesar de las adversidades, en la juventud, hay que estar con y para ellos, pues ellos nos esperan y por ellos vamos subsistir en un futuro , ya casi presente, puesto que es la la esencia, el motor, el revulsivo que hará posible una transición hacia otra época de prosperidad, al menos espiritual y moralmente.
Las gentes que han venido a España, saco dos conclusiones: traían la ilusión que han visto, el que aquí, es uno de los sitios que mejor se vive, todo ello resaltado por el carácter hospitalario de los españoles y la segunda el que se llevan, pues casi lo mismo, pero cumplidas, las ilusiones con la que venían, completada con la agradable estancia y colmadas por la `presencia con quien se querían hermanar en un triduo o triunvirato potente , presente y clarividente: España, la juventud y el Papa.
Se llevan también las ganas de volver otro años y propagarlo a sus paisanos y familiares para que acudan, al menos A España en visita turística en las próximas vacaciones, ese fruto de un gran invento como es el turismo de Berlanga, pues gracias a eso nos quieren, nos conocen, nos quieren y desean volver todas las veces que sea posible, pues ahí está un consecuencia, el que todos los años nos viositan50 millones de turistas, estimulo económico y social que esta gente derivada, pero minoritaria del 15-M, quiere destrozar.
Todos los españoles sanos y con sentido común, queremos y deseamos recuperar, eso, el sentido común que se estaba perdiendo y que ahora se ha visto palpable de que España lleva aparejada en su constitución histórica el cristianismo., como razón y fundamento de su existencia y desarrollo a través de los siglos.
¿ Qué hubieran dicho de España, si hubiera sido por los actos bandidos y antisociales de los que los han protagonizado?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...