viernes, 4 de enero de 2013

GRACIAS, LUCECITAS.


La oscuridad provoca inseguridad. Pero tengamos en cuenta un par de cosas:
Primero, la luz sigue estando ahí, aunque no la veamos. Y segundo; ciertamente cuando no la vemos el caminar se dificulta..., pero no es imposible. Esto es así, tanto si hablamos de los sentidos corporales, como de las cosas espirituales.

Hay veces, yo lo hago ahora bastante a menudo, en los que nuestros pensamientos, hechos oración, vuelan al cielo pidiendo luces, que ahora parecen apagadas. Sin embargo, a pesar de nuestra insistencia, nuestro mal juicio, considera que esas plegarias no son oídas. ¿Hay mayor oscuridad que esta?..., nos preguntamos obcecados.

Puede ser que las luces sean tenues, pero lo cierto es que nunca nos encontramos en una oscuridad absoluta. A veces un simple gesto de alguien, una palabra o una caricia, animan nuestra existencia y son el motor que nos hace seguir. Hoy escuché unas palabras pronunciadas en una de las últimas alocuciones navideñas de nuestro Papa Benedicto:
"Incluso si con frecuencia no sentimos débiles, pobres e incapaces delante de las dificultades y del mal del mundo, la potencia de Dios actúa siempre obras maravillosas precisamente en la debilidad"
Estas palabras de luz,- la certeza de su verdad-, son las que hoy suponen mi impulso para evitar que la espera sea esperanzada y no angustiosa.

Hablando de luces, también quiero traer aquí el recuerdo de una preciosa mujer de DIOS, cuyo apelativo fue ¡LUMINOSA!.
Su nombre real era Margarita Bavosi, fue una de las primeras seguidoras de Chiara Lubich en los inicios de los Focolares, y hoy tiene abierta la causa de beatificación.
Su característica principal, era su carácter espontáneo y optimista, su mirada profunda y llena de luz que motivó su curioso apodo, Luminosa.
De ella os traigo finalmente unas palabras, a las que últimamente también acudo con frecuencia y me están sirviendo de apoyo y fuerza:

«La vida es una conquista continua, sangre del alma, subir fatigosamente la pendiente hasta la cima. Pero sin lucha no hay victoria. Y los soldados se entrenan en el campo de batalla. Jesús Abandonado es el secreto de la victoria (...) Y tú lo conoces»...

Me parece que compartir estas luchas y sentimientos también es una forma de quereros y agradeceros que estéis ahí, también como lucecitas encendidas en mi camino.

*   *   *   *   *

7 comentarios:

Militos dijo...

Creo que eres tú mismo quien enciende todas las luces, valiéndote de tantas lámparas que la mayoría de las veces pasarían indvertidas para muchos de nosotros.

Gracias por esta luminaria.

Esperanzado SIEMPRE porque los que te queremos lo estamos.

BESIÑOS DE ESPERANZA EN LA MADRE DE DIOS Y MADRE TUYA.

Anónimo dijo...

Querido Arcendo, hoy te transcribo lo que mi madre con 89 años y ciega te dice a ti,
te queremos dar las gracias por esa Luz que nos trasmites y que me ayuda en mi oscuridad y me anima ya que mi hija gran admiradora de tu blog
me lee a diario tus ejemplares escritos. Ofrezco mi falta de luz para que Dios nos conceda que tu Luz siga brillando , el dia 8 te ndremos en nuestras oraciones.Abrazos cariñosos,

Maria del Rayo dijo...

Arcen, tu también eres una lucecita para mi.
Unidos en oración.
DTB!!

Boss dijo...

Pues yo opino igual que María del Rayo.

Rosa dijo...

Aunque parezca que te doy un parte médico, no es eso, lo sabes. Compartes tus luces y sombras, siempre ayudando, también yo quiero compartirlas.

Mi padre está recuperándose, la analítica ha dado perfecta. No hay explicación, ayer se moría... Está tranquilo, el médico, sorprendido, dice que en coma, pero cuando le damos un beso mueve las manos y abre los ojos... El resto del tiempo le tenemos cogida la mano y la mueve... se entera de todo, seguro. Está muy tranquilo, con respiración normal. Nosotros también, tranquilos. Que sea lo que Dios quiera, porque así ha sido todo. Cuando se acerca mi madre y le besa, abre los ojos, es así...ninguno de los que estamos al lado tiene ninguna duda de que ha sido algo...de Dios. Ya hemos vivido otras experiencias inexplicables al lado de mi padre...es muy creyente...

El rosario sigue colgado de su cabecera...sólo Dios sabe...al lado de un enfermo hay muchas personas que pasan, y algunas enfermeras, auxiliares, el capellán,el médico de urgencias son como ángeles...así son...la enfermera de ayer por la noche era un angelito...Dios sabe por qué hace las cosas...y que nos fijemos...es imposible no fijarse...es imposible no tener FE...

Jesús Abandonado es el secreto de la victoria (...) Y tú lo conoces»...

Gracias por todo siempre, querido amigo, por todas las luces y luchas que compartes, y por tu bondad. Es una bendición este blog, sin la menor duda.

La imagen es tan bonita que no hay palabras. Las voy a guardar todas, porque son maravillosas y muy luminosas.

Un abrazo bien fuerte.
En el rosario siempre incluido, siempre, siempre.

Rosa dijo...

ALGO se me olvida, la música, ¡qué música!

mariana dijo...

Espero todo este bien!!!!! Te saludo desde Alberti Argentina y le pido a nuestra MADRE te abrace y te acompañe estos días!!!!!!!espero tu regreso

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...