lunes, 21 de enero de 2008

EDUCACIÓN PARA LA VERDAD.

El que tiene hijos en edad escolar, como es mi caso, por obligación y sobre todo por devoción, en más de una ocasión, sabe encontrar tiempo para ayudarles en los estudios.
.
Es así como muchos, tomamos contacto con los textos, a través de los cuales, este sistema trata de “educar” a nuestros chavales. Me quiero referir principalmente, a lo que conozco de primera mano; las asignaturas de letras, concretamente, la historia y la literatura, de los primeros cursos de la Educación Secundaria Obligatoria.
.
Es curioso como, incluso en más de una editorial, se observa que el mensaje que se quiere inculcar en la tabula rasa, que es la cabeza de nuestros jóvenes, es coincidente.
En estos libros se enseña que si occidente se puso por delante de otras culturas fué por su capacidad de superar las barreras religiosas para progresar. Se pretende dar una idea de ostracismo, creando la representación de una Iglesia acaparadora de la cultura, que se resistía férreamente a compartirla.
Cuando a lo largo de los siglos el humanismo antropocéntrico dio por acabado el teocentrismo oscurantista, fue cuando el hombre empezó a progresar, y la Iglesia entre tanto, tenía que soportar la pérdida de poderes y privilegios.
Así, con esto, se difunde el concepto de que esta institución, tan sólo sirvió de rémora para la evolución técnica y cultural.
¡Que falsedad!.
.
Nadie puede negar que el cristianismo haya dejado una huella inconfundible en el desarrollo de Occidente, sería de necios.
Precisamente, muchas de las innovaciones técnicas y organizativas, fueron creadas y fomentadas por los monasterios. Desde los primeros siglos, los Padres de la Iglesia enseñaban que la razón era un don de Dios y el medio para aumentar la comprensión. Pensadores de primer orden como San Agustín y Santo Tomás de Aquino, celebraban el uso de la razón como un medio para penetrar en las intenciones divinas.
Así, cuando tuvo lugar la revolución cultural y científica del siglo XVI, no fue una irrupción repentina, sino que, surgió del progreso sistemático de los pensadores escolásticos medievales, y además, se sostuvo por una invención cristiana del siglo XII, las universidades.
.
La idea de que la época medieval fue un periodo de estancamiento técnico, es otro falseamiento histórico de la cultura anti-Dios.
Durante esa edad, se desarrollaron la energía del agua y el viento de forma extensa, permitiendo avances enormes y los notables avances de la tecnología agrícola aumentaron campos de cultivo que permitieron alimentar las ciudades.
Lejos de oponerse a tales avances, el cristianismo les dio la bienvenida y los promovió.
.
En los monasterios también se desarrollaron tanto la ética del trabajo, como el aprecio por el valor del esfuerzo económico, que no es más que justicia y probablemente el germen de un capitalismo bien entendido.
Los teólogos católicos redefinieron ideas relacionadas con la carga de intereses y los precios justos de los bienes.
Aunque las condiciones para el desarrollo del capitalismo existían desde antaño, faltaba el elemento esencial de la libertad, que impedían el progreso económico. La libertad es una victoria de la razón y fue apoyada por los pensadores cristianos, que durante mucho tiempo teorizaron sobre la naturaleza de la igualdad y los derechos individuales. De hecho, la obra de algunos teóricos políticos posteriores, como John Locke, se basaron en ideas desarrolladas por eruditos de la Iglesia.
.
El derecho a la propiedad, también debe sus orígenes al cristianismo. Tanto la Biblia como los teólogos más importantes defienden la propiedad privada. De hecho, Tomás de Aquino sostenía que el poseer propiedades es inherente a la naturaleza humana.
El cristiano enseña el valor del individuo y pone de relieve la importancia de la responsabilidad personal en las decisiones morales. Unido a esto está el concepto de voluntad libre. Esto era un cambio radical con respecto al pasado.
.
La enseñanza cristiana también contribuyó a la limitación de los poderes del soberano sobre los ciudadanos. Esto permitió a Occidente evitar el uso arbitrario e ilimitado de la autoridad política, que obstaculiza el desarrollo de una economía moderna.
.
Incluso, el nacimiento de la democracia en Europa debe sus orígenes, no a la filosofía griega, sino a los ideales cristianos. El mundo clásico proporcionó ejemplos de democracia, pero éstos no se arraigaban en asumir la igualdad de todos los ciudadanos. Los ideales enseñados en el Nuevo Testamento, pusieron la base para afirmar la igualdad fundamental de todas las personas.
.
También en el plano cultural, a lo largo de los siglos, las grandes cimas literarias de Europa nacieron en un clima abierto al horizonte sobrenatural. No podemos entender a fondo La divina comedia del Dante, El burlador de Sevilla de Tirso de Molina, El Quijote de Cervantes, el Fausto de Goethe, Los hermanos Karamazov de Dostoievski... sin la orientación hacia un mundo superior y trascendente.
.
Es cierto que los cristianos muchas veces han dejado bastante que desear en el modo de vivir su fe. A pesar de los errores humanos, la influencia humanizadora y civilizadora de la fe cristiana no tiene parangón.
Basta echar un vistazo a otras culturas (el Islam, el budismo o el hinduismo), donde siguen considerándose legítimas muchas conductas degradantes para el ser humano.
Sin la fe cristiana, el devenir humano habría estado mucho más teñido de violencia y barbarie, de guerra y destrucción, de calamidades y sufrimiento; con ella, el gran drama de la condición humana se ha visto acompañado de progreso y justicia, de compasión y cultura.
.
Hoy Europa es un continente en crisis, la crisis de la cultura europea es la crisis de la cultura cristiana. El desencanto qu provoca, su escepticismo, su relativismo, conllevan al nihilismo más radical y atenta a la esencia misma de la persona humana.
Europa no es un accidente. Es el resultado, de una construcción milenaria, de la que somos herederos y deudores. Lejos de avergonzarnos de esta herencia y de rechazarla, tenemos el deber de asumirla y transmitir el legado a nuestros hijos.
¿Por qué no empezar por enseñar nuestra Historia como fue?, ¿Por qué no rechazar unos libros de texto que en la mayoría de los casos, están imbuidos de esta nociva y mentirosa corriente laicista?.
.

6 comentarios:

Martha Colmenares dijo...

Hola Arcendo
Excelente análisis.
A pesar de los errores humanos, la influencia humanizadora y civilizadora de la fe cristiana no tiene parangón
Tienes toda la razón.
un abrazo, Martha

El Cerrajero dijo...

Europa sin rumbo y los morunos empecinados en 'convencernos' de que el mejor rumbo es poner el culo en pompa, mirando hacia la meca.

Alter ego (el otro yo) dijo...

Esa es la educación:
La iglesia debe brindar las oportunidades a sus maestros de aprender y practicar habilidades de enseñar. Se aprende haciendo. Nadie aprende a manejar un carro solo, oyendo a un instructor.

Es la práctica la que hace el buen maestro, el ser excelente es el resultado de estar en la docencia años y años de prepararse y compartir. Es la preparación la que garantiza la eficacia del maestro en el uso de cualquier método pedagógico.

Cuando Europa está en crisis es cuando se pregunta por su origen, por su ser y por su futuro. En los inicios de la que, con el pasar del tiempo se definiría con el nombre de Europa, tuvo que lograr un principio de unidad capaz de superar las diferencias con el mundo bárbaro en el que la continuidad no cediese a las rupturas ni a las dificultades que, posteriormente, obstaculizaban su construcción en permanente contraposición con el mundo islámico.Mis saludos cordiales arcendo.

Alawen dijo...

Arcendo:
La izquierda persigue a la Iglesia porque la idea que ésta ofrece de "hombre espiritual", contrapuesto al materialismo marxista, es muy peligrosa.
Así que nos bombardean con mentiras o falsas interpretaciones, con oscurantismo e inquisición.
Un saludo.

Harto dijo...

Haz como yo. Ve al cole y les sueltas 4 frescas con un libro de Historia de verdad. Lo hice con mi sobrina y le dije a la repugnante nazi que si en el examen se atrevía a suspenderla la llevaría personalmente a los tribunales por adoctrinamiento. Se acojonó y efectivamente la aprobó. Mi sobrina en el examen escribió la Historia correcta no la de los nazis. Es así. La culpa de lo que pasa es nuestra. De todos.

Militos dijo...

Tienes razón. Yo llevo años analizando los libros de mis hijos y ahora de mis nietos, y a parte de la pobreza de contenidos, la versión que reciben de la época en que todo el saber estaba en manos de la Iglesia y cómo lo transmitieron al resto del mundo, es deplorable. Eso sí la Inquisición, las Cruzadas...hasta la colonización de América y haber echado a los moros de España, aparecen sólo como los grandes errores del catolicismo.No digo que no hubiera sombras, pero sólo saben resaltarlas
Por eso es más necesario que nunca que los padres no abandonemos los estudios de los hijos y de los nietos(si es posible) sólo en los colegios. La verdad esta época es apasionante vivirla, aunque a veces resulte tan cansada, porque nos exige permanecer siempre alerta, sin abandonos o mirar para otro lado.
Por eso es tan gratificante leer post como este tuyo. Gracias

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...