miércoles, 8 de abril de 2009

TRASPASANDO PANTALLA, TRASPASANDO EL CORAZÓN

.
Ya estamos en plena Semana Santa, y algunas televisiones, afortunadamente siguen la tradición de poner en esta época, películas alusivas a este tiempo. Acabo de ver, no sin cierto alborozo, que una de las que van a poner estos días en Antena 3, es LA PASIÓN de Mel Gibson, que como ya creo que he comentado aquí, alguna vez, es una de mis preferidas, y de “obligada” visualización anual en mi casa.
Aprovechando que el Manzanares pasa por Madrid…, me permito haceros un comentario sobre la misma.
Me ha sido muy curioso observar el adjetivo con que el comentarista ha tachado a la pelí…: “la polémica Pasión de Mel Gibson….”; a veces, las grandes obras, ya sean musicales, pictóricas, literarias o cinematográficas no siempre son bien entendidas, ni acogidas masivamente por el gran público. El motivo principal de esa discordancia, radica, a veces en la complejidad de conceptos, que hace difícil su entendimiento, y en ocasiones, a cierta aversión a la novedad en la presentación de distintos planteamientos. Lamentablemente ante un auditorio, cada vez menos preparado.y acostumbrado precisamente por la tele, a obras sin complicaciones y productos cercanos a la vulgaridad -cuando no a la chabacanería-, es complicado calar con obras de cierta enjundia. Hemos bajado demasiado el listón.
.
El comprender y disfrutar con algunas obras como las de Kandinsky, Dostoievski, Ingmar Bergman o Kubrick, exige preparación interior, cierta disposición y concentración, es decir requiere base y posterior esfuerzo intelectual; pero cuando se llega a esa meta, uno se convence que el fín merecía la pena.Uno de los frutos de esa consecución, es el abanico de interpretaciones tan diversas que podemos dar a cada una de estas obras, aunque las contemplemos una y otra vez siempre sacaremos nuevas conclusiones.
¿Qué es sino arte, aquella obra eterna, que continuamente, nos abre horizontes, que nos emociona, que nos mueve, que nos hace pensar y por lo tanto nos hace más personas, más humanos?.
Sin embargo, existen obras, que aunque nacen, por derecho y merecimiento propios, con la impronta de “arte”, e incluso transcienden a un escalafón superior; por diversas circunstancias, casi siempre oscuras; les perseguirán perpetuamente distintos sambenitos, que obligan a la “masa obediente” a mirar para otro lado, despreciando los beneficios que aquella les pudiera dar. Sin duda este es el caso, a todas luces injusto, de “LA PASIÓN” de Mel Gibson.

Desde su estreno en el 2004, cada cuaresma, tengo por hábito, acercarme a las últimas horas de la vida terrena del Señor, a través de este excepcional film. Siempre, una y otra vez, en cada visualización, no deja de ofrecerme nuevas ideas, nuevos motivos para la meditación, para la penitencia, para la gratitud, para la esperanza, ante este hecho histórico que partió la Historia en dos.
El guión de “La Pasión”, expone de forma magistral lo que recogen los evangelistas sobre las 12 horas últimas de la vida de Jesús, además tiene como fuente los escritos de hermana Anne Catherine Emmerich, religiosa agustina alemana, estigmática y extática, que tiene abierto ya el proceso de beatificación.
Técnicamente hablando, la película es impecable, fueron cuidados todos los aspectos, en una labor de investigación sin precedentes. El vestuario se hizo meticulosamente a mano. La elección de actores principales y secundarios fue soberbia. La fotografía, excelente, el cuarenta por ciento de la película se filmó durante la noche o en interiores, con el fin de obtener un efecto de la luz abriéndose camino a través de la oscuridad. Todo hasta el más mínimo detalle.
Visualmente tiene esa rara belleza que impacta pero que, sin saber por qué, atrae poderosamente. Aunque Gibson quiso plasmar algo similar a las pinturas de Caravaggio, cuyas imágenes son conocidas por tener un brillo real y agudos contrastes de luz y oscuridad; en realidad, hay momentos en la cinta que nos recuerdan obras de todos los grandes artistas que crearon las obras más destacadas de la iconografía cristiana: El Bosco, , Miguel Ángel, o el mismo Van der Weyden...
.
.
Una vez en circulación, “La Pasión” rompió moldes, desbordó todas las previsiones. Cuando la película se estrenó, rápidamente fue record de taquilla, tuvo muchos defensores y no pocos detractores. Las dos acusaciones principales de los, a veces, furibundos censuradores, fueron de antisemitismo y de violencia extrema y “gratuita” en gran parte de la película. Ambas imputaciones son falsas, infundadas y fácilmente desmontables.
.
En cuanto al antisemitismo, el mismo Gibson lo negó rotundamente: “El antisemitismo no solo es contrario a mis creencias personales sino que también es contrario al mensaje de mi película. No odio a la gente, no odio a los judíos, tengo amigos y socios judíos”. Sin embargo, aún hoy, ciertas organizaciones, en especial el Centro Simon Weisenthal, sigue manteniendo esa acusación. Sobre esta organización, lo que hay que decir también es que, lamentablemente llevan un largo historial de confrontación con la Iglesia Católica; que incluso se han dedicado a difamar la memoria del Papa Pío XII y que incluso el Evangelio, en sí mismo, para ellos es antisemita. Es decir es una imputación hecha desde la ceguera del fanatismo, lo que la descalifica radical e inmediatamente.
.
Y en tanto a la violencia…, es cierto que la película va sin anestesia, pero de gratuita ¡nada!. Resulta curioso, observar la hipocresía de quienes hablan de intolerable orgía de sangre, de quienes se llevan las manos a la cabeza ante la contemplación de ese sufrimiento tan extremo y luego en algún caso, son los mismos que llenan las taquillas con profusión, para ver engendros aberrantes como toda la saga de “Saw”, que son puro desatino inhumano.¿En que quedamos? … al fín y a la postre, la progresía parece decantarse por el cristianismo tradicional de imágenes dulcificadas y relamidas, las mismas que han criticado durante tanto tiempo. Cuando definitivamente se les presenta la Cruz con toda su crudeza y esplendor, huyen de ella aterrados. Es mucho más fácil fabricarse un Cristo a la medida, un Mesías cómodo.
.
La película es dura, pero a la luz de la lectura de los Evangelios, me atrevo a afirmar que fue así, es más, incluso creo….que se queda corta, que fue peor. Nos hemos habituado cómodamente a leer que Jesús fue azotado, que llevó su cruz a cuestas y que le clavaron a un madero, pero… ¿quién se para a pensar, tan sólo un momento, lo que estas palabras significan realmente? Él sufrió realmente por nuestra redención. Entender lo que sufrió, incluso a un nivel humano es lo que pretende esta película para resaltar por encima de todo, la inmensidad de su sacrificio. La palabra “Pasión", del latín significa sufrimiento, pero también significa un profundo y trascendental amor.

.
.
Mi íntima experiencia personal, ante cada visionado que cada año, hago por estas fechas, no puede ser otra que el despertar de sentimientos sinceros de piedad, ante la magnitud y la crudeza de ese acontecimiento histórico, básicamente por el realismo de tan terribles imágenes. Aflicción por tan tremendo castigo, pero admiración ante el valor y aceptación del sacrificio. Esta película habla de sufrimiento, sí, pero no se regodea en él de forma gratuita, sino para mostrar que el precio de la salvación de cada alma humana, se pagó a través del inmenso sacrificio de un Dios herido, insultado, azotado y asesinado con crueldad y que todo se hizo por amor. Esta película fundamentalmente trata de fe, esperanza, amor y perdón.
.
Hay mucha filmografía respecto a la vida y muerte de Jesús, pero ninguna con el realismo de esta, esta película muestra la pasión tal como sucedió. Es como regresar en el tiempo y contemplar aquellos hechos, presentados exactamente como tuvieron lugar, tal y como dijo Juan Pablo II después de ver su proyección “así ocurrió”.
.
Para terminar quisiera destacar tres aspectos más, que me parecen fundamentales, que me emocionan y me sacian.
Amen de los grandes aciertos ya comentados, habría que sumarle la sabia utilización de las lenguas de la época, el latín y el arameo. Con ello no sólo se resalta aún más el realismo perfeccionista de la cinta, sino que marca de forma callada, casi imperceptible la divinidad de la persona de Jesús. Así, cuando Jesús se dirige a sus discípulos lo hace en arameo; sin embargo, cuando habla con Pilatos, lo hace en un perfecto latín; y eso que era tan sólo un carpintero…¿Quién sino Dios mismo, podía tener ese don de lenguas sin un aprendizaje previo?.
Otro de los aspectos que me encantan es el uso de continuos flashbacks para mostrar diversos pasajes de la vida pública y personal de Jesús, es especialmente emotivo por ejemplo, el contraste de la caída de Jesús con la cruz, y un episodio de su infancia donde se ve a María corriendo con la misma premura para recoger a su pequeño hijo caído a causa de un tropiezo. ¡Simplemente magistral!.

.
.
Pero por si esto no fuera poco, el colofón llega al final, ¿Qué sentido tendría todo este sufrimiento tan atroz sin la resurrección?, Sin ella el relato quedaría cojo, sería falso, Jesús es Dios y es el vencedor de la muerte, de su propia muerte; hecho final y básico del que Gibson no prescinde. Toda su doctrina, toda su vida, todo su sacrificio, sin la resurrección hubieran sido, efectivamente gratuitos. El cristianismo no es un mero compendio de buenos propósitos terrenales, de amores abstractos y con fecha de caducidad, es permanente y eterno gracias a el hecho de la resurrección en el cuerpo glorioso del Señor y al rescate para la vida de nuestros cuerpos y almas el día de nuestra muerte. Este hecho es lo esencial y además está estupendamente narrado.
.
Sobra decir que recomiendo a todo el mundo la visión, la meditación, la interiorización de esta película. Para mí es un film impresionante, es una página viviente del Evangelio. Cada año al verla de nuevo, lo que sale de mí tan sólo es agradecimiento en forma de la oración más viva y sentida. Es un golpe a mi conciencia y una maravillosa herramienta de acercamiento a Cristo y a su misión.
Tanto amó Dios al mundo que envió a su único Hijo, para que todo el que crea en Él, no perezca y viva para siempre.”
¿Que importa que la obra, injustamente, no fuera premiada con la ridicula estatuilla del tio Oscar?, si la película transmite, si te hace vivir y sentir dentro de la historia, eso es arte, y además en este caso, es oración…., y eso vale más que nada.

* * * * *

8 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

Querido Arcen, gracias por una crónica tan despampanante de esta película. A mi personalmente me parece una película extraordinaria.

Se queda corta sí. A Santa Brigida de Suecia, patrona de Europa, Jesús le contó con pelos y señales todos los azotes que recibió: creo que fueron casi 6000 !!!! y también todos los litros de Sangre que derramó, no lo recuerdo bien, lo tendría que mirar, pero creo que fueron casi 7 litros. (INCREIBLE).

Yo cuando la veo lo paso mal, hay escenas en las que me tengo que tapar los ojos (algunos azotes en los que le arrancan trozos de carne), pero es indudable que eso es por lo que pasó Cristo y mucho peor.

Respecto a los insultos e intentos de linchamiento público que he recibido por defender a la Iglesia: intransigente, extremista, intolerante etc... sólo puedo decirte: "Alegráos cuando os insulten por mi causa", asi que feliz.

Soy muy radical si. Pero Cristo también lo fué y no se cortaba un pelo a la hora de tachar de hipócritas a quienes se rasgaban las vestiduras. Pediré perdón por si alguien se ha ofendido pero no por ser como soy, asi es como me quiere Dios y como me ha formado.

Unidos en la Pasión Enamorada.

Besos cielo. Siento mucho la diferencias con tus amigos, son también mis hermanos y les quiero.

Y a ti te quiero MUCHO.

Militos dijo...

¿Estás seguro que el manzanares pasa por Madrid?

Magnífica tu visión de la película, Arcendo y muy buena tu reflexión con la de Saw, no he visto cosa más desagradable y absurda.

La verdad es que si no tienes fe cuesta mucho entender que un Dios se hiciese hombre y sufriera tanta crueldad por parte de los hombres y precisamente para redimirnos de los pecados. Y verlo reflejado en una pantalla ya te lleva a doblegar el alma y decir: "pide lo que quieras que todo es nada ante lo que Tú me has dado"

La escena del encuentro con María en su caída, es maravillosa, pierde hasta el dramatismo cuando jesús le dice algo así como: "Ves, Madre como todo lo hago nuevo", es sencillamente amoroso y trascendente, ¡la novedad de la Cruz!
pero lo mejor de todo es el momento de la Resurrección,como tú mencionas, ya sabes que el Papa ha vuelto a subrayar la importancia de este hecho. sin la Resurrección todo carecería de valor. Si no hubiera sido así vana es nuestra fe.

Me ha gustado mucho toda tu exposición, es también una obra de arte por sí misma. y me encanta la definición que haces del Arte: "aquella obra eterna que continuamente nos abre horizontes2, ya me lo he anotado.
La pintura del Descendimiento de la Cruz, ya me encantó una vez que hablaste de ella y te dije que reflejaba con claridad la misma entrega de la Madre que el Hijo. Creo que es la obra de este tema que más resalta esa entrega corredentora de María.

Muchísimas gracias por este hermoso y fiel post para esta Semana Santa.
Volveré a leerlo otra vez porque se aprende mucho.

un beso Arcendo y gracias por tu sabiduría y ciencia

Alter ego dijo...

Hola Arcen,se acerca el día,la resurrección de Jesús es tan importante porque nos concierne a todos,nos afecta personalmente a cada uno de nosotros,incluso hoy.Es promesa de resurrección para todo hombre que viene a este mundo.

Guerrera de Luz,"Respecto a los insultos e intentos de linchamiento público que he recibido por defender a la Iglesia: intransigente, extremista, intolerante etc..." ¿Por parte de quien?

blumun dijo...

Hijo mío, para leerte a ti hay que estar preparada para recibir, gratis, una lección magistral. Gracias.
A mi La Pasión, también me parece soberbia, (la reservo para el Viernes Santo en mi blog de cine,engancharé con tu permiso este post), y lo que es aún más increible es la sorprendente capacidad creativa de Mel Gibson. Que salgan detractores es normal, no me preocupa ni un poquito, pienso que es envidia de la gorda.
Sobre Ingmar Bergman, pues a mi no me gustan todas, me aburre a veces.
Y también llevas razón en que las almibaradas películas sobre Jesús, tan criticadas en años, ahora parece que son obras maestras. A mi me gustan esas como Rey de Reyes, Quo Vadis, la túnica sagrada etc., porque me gustan.
Por cierto:) Tienes Premio Dardo en mi blog.
Un abrazo.

Peque dijo...

Felicidades por esta entrada con la que me has hecho disfrutar plenamente de su lectura.

Yo no la he llegado a ver, al poco de estrenarse me comentaban amigos que era espectacular, pero fuerte en cuanto a escenas, como bien cuentas tú, desgarradoras e impresionables. Eso me hizo echarme atrás y pensé que no aguantaría ver el dolor que le causaron, y las escenas tan fuertes de las que me hablaban, por que soy de las que se tapan la cara con las manos enseguida.
Pero realmente hoy leyéndote has despertado en mí el gusanillo y que no podré hablar mientras no la haya visto, asi que si sabes el día que la ponen en A3 te agradecería me lo dijeses.

Repito. Muchas gracias Arcendo por esta magnífica entrada, de verdad que he disfrutado un montón leyéndote.

Espero que te recuperes pronto de esa contractura (bastante dolorosas que son) y que tengan una feliz Semana Santa junto a tu familia.

ARCENDO dijo...

Como siempre gracias a todos por las visitas y los comentarios.
Querido Alter, si me permite mi hermanita Guerrera, seré yo quien te conteste a tus preguntas.
Lo que dice Guerrera, nada tiene que ver contigo. Guerrera es una personita excepcional con una larga trayectoria de luchas en defensa de la Iglesia, no debes creer que personaliza en nadie lo que dice, y es verdad. Espero que no lo hagas, primero porque no es verdad y segundo porque no quiero que se avive una polémica que nunca se tuvo que haber producido entre dos de mis mas queridos amigos.
A ambos os invito a visitaros mutuamente en vuestros blogs, os descubrireis un montón de cosas coincidentes y muy buenas. Por favor, hoy, jueves santo, hagamos caso, más que nunca el mensaje del Maestro, "amaos los unos a los otros", y dejemonos de piques y de tonterias.
Blog de Guerrera:
http://luchadetitanesenlaluz.blogspot.com/
Blog de Alter:
http://www.martin-almiron.com/
UN FUERTE ABRAZO FRATERNAL A TODOS.

Militos dijo...

Esta Blumun es genial. ¿Cuántos premios lleva dándote? Es incansable. Lo malo es que no le gusta Ingman Bergman, pero en algo tenía que fallar, qué le vamos a hacer.
he vuelto a leerlo, es fantástico.
Un beso fraterno

Militos dijo...

Yo también debería sentirme implicada en las palabras de guerrera, pero animo a Alter a que pase página en este día del Amor Eucarístico.
Un beso Arcendo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...