martes, 5 de mayo de 2009

LO MÁS IMPORTANTE DE NUESTRA VIDA

.
A vueltas con la ya famosa y absurda “reprobación” del parlamento español al Papa, por parte de aquellos hipócritas que jamás se atreverán a levantar la voz contra el Islam y sus sometimientos contra la mujer, se me vienen a la memoria algunas anécdotas atribuidas a un tristemente celebre ateo de tiempos de la república. Su grito “Guerra a Dios” resonó con fuerza entonces, por todos los rincones de España. Tanto es así, que hizo de esa causa, su programa electoral.
En muchas de sus peroratas ante un público ávido de novedades, utilizaba el pobre, un truco sorprendente, que en muchos incautos hizo mella. Encarándose el infeliz con el cielo y sacando del bolsillo de su chaleco un reloj, clamaba como un energúmeno, “¡No existes!, y si existes, te doy cinco minutos de plazo para que me aplastes”. Dejaba así transcurrir ese tiempo, y a su término se volvía más blasfemo y desafiante ante su público enfervorizado. “Pues señores”, decía “ya lo veis; no me ha aplastado, luego Dios no existe”. ¡Como si Dios debiese creerse obligado a responder a los desafíos ridículos del vil gusano, criatura suya!, ¡Como si el dueño de la eternidad necesitase de plazos de cinco minutos, para hacerle sentir el peso de su justicia!.
Pues algo así, es lo que viene pasando en estos tiempos nuestros, de Parlamentos ateos, de políticos ateos, de autobuses ateos, de reprobaciones idiotas y de gentes sin seso.
.
Pero, si no existe, ¿a que tanto afán en negarlo?..., dicen esos mismos descreídos, que la Religión es una patraña, ¡el opio del pueblo!, que no tiene importancia, que solo importa lo que se ve, la diosa economía es la que mueve al mundo. Por ella los hombres trabajan, viven y mueren, y yo añado, y también hasta se matan los unos a los otros. ¿Quién se ocupa hoy de la religión? Tan solo una pandilla de locos, viejos y mujeres, y eso si, los curas que viven de ella….
.
.
Pues todos y cada uno de esos argumentos son falsos. La primera pregunta sería ¿por qué una cosa tiene importancia o deja de tenerla, en función de que se la den algunos o dejen de dársela?
Cada día, nos enseña que, la mayoría de las veces, la gente empieza por dar gran importancia a cosas que no la tienen, que nunca la tuvieron.
Por ejemplo, vengo observando desde hace algunos días como casi todos los informativos vienen cerrando sus ediciones con noticias insulsas sobre la feria de abril sevillana.., que si encienden las luces, que si hay tantas casetas; en otros, que si se consumirán tantos kilos de jamón o litros de fino… ¡En TODOS los informativos nacionales!; vamos que si viniera un extraterrestre y viera tan repetida esta misma noticia, estoy seguro de que llegaría a pensar que la dichosa feria es lo más importante del mundo. Me imagino que para algunos sevillanos lo será y lo respeto, pero convendrán conmigo en que la “importancia” es muy discutible.
Así, mismo, ¿Tienen importancia los cientos de titulares de las revistas del “colorín”, con la vida íntima de cada personaje del famoseo?
¿Tienen importancia tal o cual moda o cancioncilla de temporada?,
¿Tiene importancia quien gane la liga de fútbol?,
¡NINGUNA!, y sin embargo, hay gente para todo y hay quien a todas estas cosas le da una importancia supina, como si dependiera su vida y su tranquilidad de ello.
Así, puede resultar también al revés, que una cosa tenga realmente gran importancia y la gente no lo aprecie como se merece; así, que esto no probaría en absoluto que la Religión no tenga importancia, probaría tan solo, que el mundo no sabe de lo que va la historia.
.
Otro hecho probado y fácilmente desmontable es el argumento de “hoy en día nadie presta atención a los temas de la religión, nadie piensa en eso, el mundo es positivista”.
Otra premisa radicalmente engañosa, en este siglo nuestro, la Religión ocupa una importancia de primer orden.
¿Si no de qué, tan inmediatas reacciones ante cualquier cosa que diga el Papa?.
Esta claro que el Papa habla para los suyos, para los que le queremos seguir y escuchar, entonces ¿por qué tanto revuelo?, ¿por qué, ¡si no es importante!, ese afán tan repentino por acallarle, por desmentirle?
¿Qué es sino lo que trae revueltas a las gentes de medio mundo?, una mera cuestión religiosa, la del Pontificado romano. Y ahí todos toman la palabra, unos para defenderle, otros para acusarle, pero todos andan de vueltas con el Papa y con la Religión.
Claro que nadie es indiferente ante la religión, claro que tiene su importancia, claro que todos toman partido.

.
.
El que esté un poco al tanto de las sesiones parlamentarias, verá que en estos últimos años, de una manera o de otra, casi todas las decisiones vienen marcadas por cuestiones que atañen a la religión. En los periódicos igual, de uno u otro signo, se pueden leer artículos y editoriales con encendidas defensas o terribles ataques.
¿Cuáles son los mayores éxitos, también del mundo editorial y del cine?, aquellas obras que hablan de religión, desde el panfletario “Código Da Vinci”, hasta la magnífica “Sangre del Pelícano".
En el arte, otro tanto, siempre fue así, pero esta vez, proliferan obras blasfemas e insultantes para meterse de lleno con…¡la religión!.
En la música...ahí está Madona, con sus continuas provocaciones religiosas.
Está en todos los ámbitos, es innegable que la presencia de la Religión es constante y por lo tanto importante en nuestras vidas.
.
Mirando las cosas sin pasión, hallaremos pues, que por mucha tibieza que se quiera imprimir al tema religioso, este todavía sigue QUEMANDO, nadie es indiferente, todos se manifiestan, unos en pro y otros en contra, pero nadie se contenta solo con mirar tranquilamente esa lucha, en la que desgraciadamente y para mal del mundo, hay más enemigos que amigos.
Pero el hecho constatable y cierto es que la gente está abierta al tema, que le dá su importancia, porque la tiene. Bien es verdad, que muchos quisieran una Religión más “condescendiente”, en la que se hiciera la vista gorda a muchas cosas. Pero…, ¿si la religión tuviera menos preceptos, tendría menos adversarios?... probablemente, pero ya no sería la genuina; los Mandamientos son los que son, sin ninguna merma o disculpa, y la Palabra de Dios, es la que es; sin cambios, ni modificaciones, porque es perfecta como El mismo lo es.
.
¿Te preguntas alguna vez si tienes alma?, ¿Si hay otra vida?, ¿Si todos estos sufrimientos de esta, tienen sentido?; entonces estás pensando en Religión, que no es ninguna ciencia exacta pero si el método infalible que te dará una respuesta concreta y única a todas esas preguntas. Hay enseñanzas que se aprenden en un instituto, pero para aprender lo que realmente importa solo hay una ciencia práctica: la Religión, que es la que nos enseña a tolerar a los demás y a nosotros mismos, a respetar, a perdonar, en definitiva a encauzar todos nuestros esfuerzos en un mismo sentido, amar al prójimo, como nos amamos a nosotros mismos. Hasta el sacrificio si fuera necesario, por Amor a los demás, como nos enseña nuestra religión y como repite insistentemente nuestro Papa, constantemente, porque ese y no otro es el camino de la felicidad del hombre.

.
.
Por eso ante tantas manifestaciones adversas e incluso a los más recientes acontecimientos, hemos de oír otra vez, admirados la voz de Pedro que frente al mundo, es el único que nos llama en el camino de la salvación y la esperanza.
El martes pasado en su catequesis sobre el Himno de Adoración y Laudes, el Papa pronunció unas palabras llenas de sabiduría, que hoy más que nunca, convendría escuchar a ese mundo descreído y desesperanzado:
La historia, no está en manos de potencias oscuras, a la suerte o a las meras opciones humanas.” dijo el Papa. “Sobre el desencadenamiento de energías del mal, sobre el irrumpir vehemente de Satanás, sobre el emerger de tantos flagelos y males, se eleva el Señor, árbitro supremo del recorrido histórico”.
Refiriéndose a la intervención divina, dijo que “tiene un fin bien preciso: ser signo que invita a la conversión a todos los pueblos de la tierra. Las naciones deben aprender a ‘leer’ en la historia un mensaje de Dios. La aventura de la humanidad no está confundida y no carece de significado”.
El Señor tu Dios te pide que tú lo temas y que tú lo ames con todo el corazón y con toda el alma”.
Esta aproximación de fe lleva al hombre a descubrir la potencia de Dios operante en la historia, y a abrirse de este modo al temor en el nombre de Señor”. “Ese temor, no coincide con el miedo, sino que es el reconocimiento del misterio de la trascendencia divina. Por ello está a la base de la fe y se encuentra con el amor.” “El único Señor y Salvador parece repetir con las palabras pronunciadas la última noche de su vida terrena: ‘¡Tened confianza; yo he vencido al mundo!’”
.
Ese convencimiento, esa esperanza, tan solo se hallan en la fé, por medio de la religión (“religare”), por medio de ese volvernos-a-ligar, a atar fuertemente a Cristo y a sus enseñanzas, y más en este último período de la historia, en el que tanto le hemos dado la espalda a Dios. Por eso la Religión es tan importante y necesaria, porque de ella, de su vuelta a ella, depende nuestra salvación y la del mundo. Todavía hay tiempo, todavía estamos a tiempo, de reconocer y PRACTICAR la Religión como la cosa más importante de nuestra vida.

* * * * *

8 comentarios:

Desire dijo...

Todavia haya tiempo para reconocer eso... Arcendo.
Buenisimo post, muy instructivo y reflexivo

Aguijón dijo...

Traes el autobus de AES en una de las fotos. He visto la carta que López-Dieguez (Secretario General de AES) ha mandado a Rajoy pidiéndole que se exprese acerca de la movida de la reprobación en el PP (2 a favor y 2 en contra). Lo vi ayer por facebook.
Un saludo,

TORO SALVAJE dijo...

Entiendo lo que me dices.
Tú tienes fe.
Tú crees.
Tú tienes esperanza.
Y todo eso es un privilegio impagable.
Me alegro por ti.

Saludos.

Militos dijo...

Aquí una loca que no sabe vivir sin re-ligarse a Dios.
Cómo me ha gustado tu post, es increíble lo que profundizas desde que te conozco. Enhorabuena
y como te dice Toro Salvaje, me alegro por tí, por mí y por todos los que te leen y siguen (71)

Un beso

Guerrera de la LUZ dijo...

Cada día me gusta más lo q escribes.

Y últimamente estas poniendo un musicón que se sale.

Besazos. Incendiados,cómo no ;)

Eleonora dijo...

Llevas mucha razón amigo Arcendo, salvo algunas cosas con quiénes no tengo nada que hablar, el resto es profundo y digno de pensarse.

Un beso fuerte amigo.

Eleonora dijo...

Se me olvidaba, me encanta Pink Floyd. :)

maria jesus dijo...

Muy profundo el post y estupenda música.

Para un creyente la religión debe impregnar todas las facetas de su vida

Un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...