miércoles, 9 de septiembre de 2009

PASTOR PARA TIEMPOS RECIOS (en su defensa)

.
En estos días, se está produciendo en nuestra Iglesia local, el relevo en la Nunciatura.
Monseñor Monteiro, ha cumplido ya su misión aquí y le espera Roma, para seguir sirviendo a la Iglesia en otras labores.
Sin embargo, a pesar de la normalidad que supone este movimiento absolutamente lógico en la barca de Pedro, el hecho está haciendo correr ríos de tinta negra, por parte de aquellos que les gusta sacar punta a todo.
Son legión, los críticos que, aún dentro de la misma Iglesia, cometen el pecado de la cizaña. Hay quienes disfrutan enormemente fabricando intriguitas vaticanas y juegos de poder inexistentes. Todos esos fariseos digitales no hacen otra cosa que posibilitar a los enemigos de la Iglesia, argumentos para atentar y ofender.
.
La última, y no voy a citar la fuente por no hacerle publicidad, conjetura sobre el enfrentamiento entre el ya ex nuncio Monteiro y el Cardenal Rouco: “Monteiro, el Nuncio portugués que no sintonizó con Rouco”, titulan el artículo. Todo el, un canto a las virtudes de Monteiro (que sin duda, las tiene) y una pedrada en la frente del Cardenal Rouco. Si es católico el autor de estas líneas, flaco servicio a la Iglesia ha demostrado con esa falta de respeto al Cardenal de Madrid.
El que lea dicho artículo y no sepa lo que se cuece dentro de la Iglesia, sacará las conclusiones más peregrinas. Monteiro siempre fue “delicado, fino, astuto y elegante”, mientras que con el radicalismo de Rouco, en el artículo el “vicepapa”, todo fue un lastre: “Sin el sostén de Monteiro, el poder de Rouco sería todavía más absoluto”; vamos… poniendo al pobre Rouco, como poco, de dictador.
.
Es sin duda, ciertamente lamentable que tengamos que defendernos de las calumnias ajenas, pero cuando están vienen de dentro, la cuestión tiene difícil perdón; provocar el escándalo, no está dentro de lo mejor catalogado para ir al cielo.
No, nos extrañan, sin embargo las traiciones interiores, desde los tiempos de Cristo ha habido ya muchos Iscariotes a lo largo de la historia, pero lo que me es inadmisible, como hijo de la Iglesia, es callar ante la injusticia con mi pastor más directo, por eso, salgo airoso en su defensa.
.
El cardenal Rouco ha sido y es una autentica bendición para la iglesia española. Es sin duda una de las personas más queridas por los fieles de Madrid. Su cercanía con la gente ha sido y es patente. Es su carácter afable y cercano y solo se muestra radical con lo que la doctrina de Cristo le exige, la defensa de la fé, de la Iglesia, de la vida, del matrimonio y de los valores cristianos.
Probablemente su papel al frente de la Iglesia española es lo único que ha frenado un poco a este gobierno en su ataque frontal al catolicismo. El laicismo avanza y Rouco sabe que no puede quedar en silencio.
.
Cuando veo estas manidas y pesadas dicotomías entre las supuestas dos Iglesias, la conservadora y la progresista, mi sentimiento es de tedio y mi intención la de rezar mucho más por su persona y su ministerio.
Son absurdos todos esos planteamientos, y más en la persona de D. Antonio María Rouco Varela, fiel servidor de su trabajo y de la Iglesia Universal, como bien sabe y conoce el Papa Benedicto XVI:
.
Carta de Benedicto XVI con ocasión del 50 aniversario de la Ordenación Sacerdotal del Cardenal Rouco
.
A Nuestro Venerable Hermano,
ANTONIO MARÍA ROUCO VARELA,
Cardenal de la Santa Iglesia Romana,
Arzobispo Metropolitano de Madrid
.
Son muchas las razones por las que te tenemos presente y te recordamos con agrado,
venerable Hermano nuestro, en particular ahora que se acerca el solemne acontecimiento del quincuagésimo aniversario de tu ordenación sacerdotal, hito sin duda alguno honroso en la vida de un Pastor, que merece ser valorado y celebrado adecuadamente.
.
Nos es muy grato recordar aquel día, en el que, bien preparado por los estudios necesarios, fuiste enriquecido con el Orden sagrado, en la insigne ciudad de Salamanca, para difundir los saludables beneficios del Salvador y su buena nueva. Entonces, al recibir el encargo del cuidado de los fieles, comenzaste tu trabajo apostólico. Y, como profundo conocedor de la ciencia jurídica, empezaste a enseñar con empeño la doctrina canónica.
.
Tu completa trayectoria sacerdotal no estará sólo ante tus ojos. También permanecerán hondamente grabadas en nuestro espíritu tanto aquellas primeras actividades que desarrollaste, como las que más tarde llevaste a cabo en la Sede Compostelana, primero como Obispo auxiliar y después como Ordinario. No olvidamos tampoco lo que haces ahora, tanto en los Dicasterios romanos, como en favor de la Archidiócesis de Madrid, sede muy populosa y notable. Todo lo cual es digno de merecida alabanza.
.
Sabemos muy bien que tu comunidad eclesial es cuidada en todo con prudencia y diligencia y es organizada de modo conveniente. Los ministros sagrados son atendidos de modo especial; la catequesis es impartida adecuadamente; las familias, los jóvenes y todos los fieles son instruidos de modo completo en los preceptos cristianos.
.
Si los hermanos Obispos
de tu Nación te han encomendado un oficio de gran importancia, como el de Presidente de la Conferencia Episcopal, y si nuestro venerado predecesor, Juan Pablo II, te incorporó al Colegio de los Padres Cardenales y él mismo te cursó amablemente una visita en el año 2003, tampoco Nos, que pronto esperamos hacer lo mismo, queremos desaprovechar nada para honrarte y elogiarte al repasar todo lo dicho y presentarlo junto ante nuestra mirada.
.
Queremos que te convenzas de que deseamos ensalzar con el debido honor todo tu modo de proceder, al cual damos públicamente nuestra aprobación en todas sus partes por medio de esta carta nuestra. Por tanto, al cumplirse este feliz aniversario de tu sacerdocio, te felicitamos de todo corazón. Suplicamos, en fin, al Divino Pastor que Él mismo recompense generosamente todos tus méritos y te sostenga en tu trabajo apostólico. Por nuestra parte, con gran afecto y fraterna amistad, te impartimos nuestra bendición apostólica, en primer lugar a ti, venerable Hermano nuestro, y la hacemos extensiva con largueza a los Obispos auxiliares, a los sacerdotes, a los consagrados y a todos los fieles.
.
En el Palacio Vaticano, a 17 de febrero del año 2009, cuarto de Nuestro Pontificado.
Benedicto XVI

.
Si lo dice el Papa, yo…, no tengo nada más que añadir.
..
* * *

* * * * *

3 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

Claro que sí, coincidimos en la defensa de nuestra Iglesia porque es que estos necios tienen una obsesión compulsiva con atacar todo lo que haga bien, es diabólico.

Monseñor Rouco es un sacerdote fidelísimo y súper valiente que, sabiendo que toda esa manada de lobos hambrientos que son los que promueven el laicismo militante, no tiene ningún miedo en subirse a su púlpito y proclamar la verdad sin medias tintas.

Yo he estado varias veces con él, una de ellas le encontré en un comedor para vagabundos de las hermanas de la Madre Teresa, acompañandoles con un cariño impresionante, charlando con ellos como un padre. Le pregunté si había estado en Medjugorje y me contestó: "Aún no, pero estoy al tanto de los frutos que se están dando en ese bendito lugar". Y me pareció un sacerdote lindísimo.

Lo único que le pido es que en las homilías hable MAS ALTOOOO xDD

Lo mismo que he dicho en mi post les digo a los cretinos que difaman a la Iglesia: ¿Por qué no se van a ayudar a alguien, a dar de comer a los pobres o a cuidar a los enfermos en lugar de perder su vida (esta y la eterna) en sacar la basura que se inventan? es patético.

Unidos en la oración.

Mil besos.

Militos dijo...

Qué maravilla de carta la de nuestro Papa, no la conocía. Cómo es de cariñosa y humana. Monseñor Rouco se lo merece, que algunos digan "chorradas" no es de extrañar, pero este nuestro Cardenal ha sabido estar siempre en su sitio, con la palabra justa y los brazos abiertos a todos sus fieles, dando además un ejemplo de austeridad que muchos otros deberían seguir.
Yo también estoy con lo que dices porque lo dice el Papa.


Besiños Arcendo, qué gran post, me gusta mucho como estás siempre al quite de los embustes y ataques a la Iglesia.
Y más besiños

Angel dijo...

Lo que digo siempre ante los ataques . Lo preocupante sería no escuchar voces discrepantes. Es verdad que cuando éstas provienen de los autodenominados "católicos" son más dolorosas, pero humanas al fin y al cabo. Cuando mi hermano estuvo en Madrid, era su obispo y siempre que se encontró con él nos hablaba de un hombre cercano y espiritual. La visión de los periodistas que están fuera de la Iglesia ni nos va ni nos viene.Aquí los santos son los perseguidos, son los que imitan al Maestro.
Un saludo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...