sábado, 2 de enero de 2010

MI NOCHEVIEJA

.
Posiblemente muchos de mis lectores, habrán extrañado tantos días de ausencia en mi blog. El motivo de este aparente abandono, ha sido debido a un luctuoso suceso que me toca directamente.
El día 31 de diciembre por la mañana, de forma repentina, mi suegra llamó a mi mujer para decirle que su marido se encontraba mal, que no coordinaba nada y que no sabía que hacer. Rapidamente, dejamos a nuestros hijos con unos amigos y nos pusimos en marcha para tratar de ayudar. Al llegar a su casa, la situación era tal, que optamos por pedir una ambulancia.
Al llegar al Hospital, tras varias horas de espera en las que le hicieron las correspondientes pruebas, detectaron que la lesión era cerebral y era grave. Para determinar mejor esas conclusiones, corroboraron tras un scanner que se trataba de un ictus, y que habría de esperarse lo peor.
Una vez identificado el mal, nos dijeron que al encontrarse en una Unidad Especial, no se permitían visitas y que le podríamos ver otra vez a partir de las 23 h. y al día siguiente a partir de las 10:00 h.
Así pues, como os podréis imaginar, una vez llamados todos los demás hijos y familiares, la cena de esta Nochevieja lógicamente fue rápida, silenciosa y sin uvas; había que volver a las 11:00 y tratar de recabar nuevas noticias que dieran a esta familia un poquito de esperanza.
No fue así, en la visita de las 23h., la familia tuvo la oportunidad de contactar con el médico, que les dijo que la situación se había agravado con una infección pulmonar, y que había entrado en coma y que el cuadro era tal que habían preferido mandarle a una habitación para que pudiésemos estar con él, el mayor tiempo posible porque era irreversible. Esa noche la familia optó por hacer turnos de guardia, con el teléfono móvil siempre amenazante.
El día 1 de enero, fue muy estable dentro de la gravedad, pero hoy, ya día 2, a las 8:00 de la mañana su cuerpo no díó más de sí, y acabó falleciendo. Ahora vengo del Tanatorio y mañana le enterraremos.
-
Esos son los hechos y motivos. Mientras media España se estaba divirtiendo y celebrando el año nuevo, mi familia estaba en estos menesteres. En realidad, a mi, lo del cambio de año, no me afecta demasiado, pienso que es un día como otro cualquiera y de hecho siguen pasando cosas, igual que en otro día. Nace gente y muere gente como en cualquier fecha del calendario. Y a pesar de que solo nos afecta a mi y a los míos, he decidido contarlo en este blog por tres motivos:
.
Primero, para pediros a todos los que me leéis, una oración por mi suegro, Julio.
Segundo, porque mi HOJA es un reflejo transparente de mi vida y quiero desahogarme aquí, con mis amigos y compartir todo lo que me pasa con vosotros.
Y tercero y principal, porque quisiera denunciar un hecho INACEPTABLE, que todavía no asumo y que me tiene verdaderamente reconcomido.
.
Os explico. Durante la tarde de ayer, en el que mi suegro estaba en coma, pero todavía con vida, la intención de mi mujer y la mía fue buscar un sacerdote para que le diera los Últimos Sacramentos, con resultado CERO.
.
Empezamos las gestiones, primero preguntando al personal sanitario que le atendía para ver si en ese Hospital había algún capellán que le atendiera. Quedaron en preguntarlo y tras insistírselo varias veces, ya de noche. nos dijeron que no había porque era una Hospital de nueva creación y que no tenía todavía ese servicio.
Estamos hablando del Hospital Infanta Leonor, sito en el distrito madrileño de Vallecas.
Un gran Hospital, ya de referencia en la capital, que extraña no esté atendido espiritualmente por ningún sacerdote.
.
Dadas las horas, las gestiones quedaron para el día siguiente, si daba tiempo, ¡que no dió!.
Sin embargo al llegar a casa no me dí por vencido y esa noche decidí indagar en internet para saber por donde podría empezar, al día siguiente, esa desesperada búsqueda.
Me introduje en las páginas tanto de la Conferencia Episcopal Española como en la del Arzobispado de Madrid, sin resultados concretos. Cuando desesperado puse en el buscador “Sacerdotes de urgencia”, me encontré, por fín con un servicio EJEMPLAR:
Servicio Sacerdotal de Urgencia”. Cual fue mi decepción al ver que era una página de ARGENTINA. (
Ver enlace), pero en España….¡ni por asomo!.
Así, recabando los teléfonos de varias parroquias cercanas al Hospital o con algunas de las de mi zona, finalmente decidí cancelar la búsqueda para iniciarla al día siguiente, eso si daba tiempo… que repito otra vez, ¡NO DIO!.
.
Como ya he dicho, mi intención principal en este post, es denunciar este hecho. Manifestar mi desamparo en este caso y en este hospital en concreto. Seguramente si hubiera dado tiempo, al final yo hubiera sido capaz de encontrar algún sacerdote, pero no dio tiempo y sorprende que en un tiempo de EVANGELIZACIÓN NECESARIA, la Iglesia dejé tan desprotegido este tema. Vuelvo a insistir sobre mi hallazgo en Internet, ¿no podríamos tener los católicos madrileños un servicio similar al argentino antes comentado? Sería muy de agradecer a nuestros pastores.
.
Insisto otra vez, igual que lo hice en otro post comentando sobre la dificultad de encontrar sacerdotes en los confesionarios (ver enlace); el sacerdocio no es un oficio, es una vocación de servicio las 24 horas del día y más en estos casos. ¿Podría, por favor la jerarquía tomar nota de esta humilde queja de uno de sus defensores más fieles?
.
Al final, pienso que algunos sacerdotes, deberían no ocultarse tanto, sino hacerse los encontradizos, tanto en fondo como en forma…. ¡viva la bendita sotana!
Porque sería deseable que a nadie le pasara otra vez, lo que nos pasó a mi familia y a mí en esta entrada del nuevo año.

* * * * *

24 comentarios:

Militos dijo...

Por Dios, Arcendo, cómo siento, de corazón, lo ocurrido. la verdad es que andaba ya procupada, pero no quise molestarte como otras veces con mi insistencia,
Imagino vuestra angustia en todos los sentidos y un día como ese en que todo está más desatendido.
Lo siento muchísimo y tu pobre mujer estará destrozada.
Con todo mi corazón os acompaño en el sentimiento y te agradezco que nos lo hayas contado con detalle.

Lo de la ausencia sacerdotal es imperdonable. Debemos hacer algo para que se decidan, precisamente este año sacerdotal, a crear ese servicio de urgencia, como dices de Argentina.
Querido Arcendo, ya incorporo a tu suegro a mis oraciones, no te preocupes, más no pudiste hacer.
Una vez más la Viluntad de Dios dirige nuestras vidas.
Besiños

Fabián dijo...

Ofreceré la Misa de mañana por ustedes.
De paso te comento que el Servicio Sacerdotal de Urgencia en la Argentina comenzó por un laico que tuvo un problema similar al tuyo. Yo particié varios años en el servicio. Cada noche hay de guardia un sacerdote y tres laicos.
tal vez el Señor te pide que muevas las cosas para que pueda existir ese servicio entre ustedes.
Bendiciones.-

FOTELIAS dijo...

Mi querido y estimado amigo y hermano en la FE.
Nos acabamos de enterar a las 01:40 y nos disponemos a presentarle en humide oración a Dios Padre y a su Divina Misericordia por el eterno descanso de tu suegro Julio.
Siempre unidos en la oración.
Choni y Elías "Fotelias"

E. Baregó dijo...

Pasaba un poco rápido por su casa virtual y me encuentro con estas palabras tan sentidas y tan ehortativas y reales.No he querido quedarme callado.

En primer lugar, hermano Arcendo, me uno a su situación de la noche, pues algo similar me ha pasado a mí, no he dormido ni un sólo minuto de esa noche-madrugada, pues mi madre se puso muy mal de salud, y al igual que usted tuve que pasar muchas horas hasta el amanecer junto con ella. Celebre la misa de primeras vísperas de la solemnidad de santa María, Madre De Dios, y como el pueblo en donde ella vive esta a escasos 70 kilomentros de distancia de donde yo ejerzo fuí a visitarla, pero la encontre muy mal.No sólo ustedes pasaron esa situación yo la he pasado, sino igual, pues mi madre se ha puesto mejor, pero sin duda que la noche no fue de fiesta sino de preocupación.
Dios sabrá el por qué de dichas situaciones y lo que quiere sacar de ellas.

Con respecto a lo segundo, me ha conmovido mucho y me hace reflexionas más.Entiendo su situación, pues yo atiendo pastoralmente un hospital del Estado y me admira que el gobierno español, con tan respuestuoso de los derechos como se dice que es, no haya previsto con antelación los derechos de los creyentes católicos de colocar un capellán desde los mismos inicios del hospital.

Además, es indignante el hecho del cual usted habla, no soy quien para juzgar a nadie, pues soy también un gran pecador y quizás he cometido errores, pero hay que aceptar que la situación que usted comenta es triste.Me ayuda de muchísimo este escrito suyo a saber donarme con mayor intensidad siempre, pues hay tantas almas necesitando de la gracia sacramental,a partir de hoy oro por su situación e imploro a Dios me ser sacerdote para todos los seres humanos y para todos los momentos de los seres humanos.

Usted está en su total derecho y secundo la exhortación que hace, muy en la verdad y digna de un fiel auténtico que reclama más atención legítima de sus pastores.
Auque si bien Dios siempre saca de los males bienes, pues "para los que le aman todo les sirve para su bien" (Romanos 8,28), sin embargo, nos pedirá cuentas a los responsables del pastoreo de sus ovejas y de la administración de los sacramentos, pues también nos dice "estuve enfermo y no me fuiste a ver..." (mateo 25).

Ánimo y cuente con mis oraciones.

Militos dijo...

Querido Arcendo: lo que dice Fabián tiene mucha razón, cuenta conmigo si hay que mover algo.

Me gustaría que supieras que estoy a tu lado en estos momentos, como tú lo has estado siempre en mis malos tragos, para rezar y para acompañarte en la distancia, aunque me gustaría hacerlo más de cerca o al menos que lo sintieras así, como toda tu familia.
Me parece estar viviendo el sufrimiento que tendrán en estos momentos.
Ya estoy pidiendo fuerza y entereza para todos, pues cuando todo es tan repentino cuesta más sobrellevarlo.
Que nuestro Padre Dios ponga el suplemento.
Besiños

maria jesus dijo...

Lo siento mucho Arcendo. La Misa de hoy la ofreceré por tu suegro y todos los dias le incluiré en el memento de difuntos.

En mi parroquia hay un teléfono al que llamar en caso de urgencia, pero quizás deberiamos movernos para que exista un servicio de guardia como en Argentina. ¿Porqué no escribes a Rouco y se lo cuentas? Si tomas alguna iniciativa, yo te secundo.

Un abrazo fuerte

Angelo dijo...

Querido Arcen: Lamento las tristes circunstancias en que has vivido este fin de año. Encomiendo desde ya a tu suegro con el ofrecimiento de la Misa. Lo penoso es lo que cuentas de la asistencia sacerdotal. Hay que "mendigar" la asistencia de un sacerdote. En estos casos en que no se encuentra, uno tiene la libertad de llamar a uno conocido, Siempre me lo han dicho varios de ellos. Los de la Obra siempre están dispuestos. Aunque es cierto que en un país que de momento está lleno de católicos, se disponga de este servicio. Todos se han olvidado que los hospitales están gracias a las fundaciones religiosas. Es deprimente que al dolor de la pérdida de un ser querido se añada este tipo de sucesos. Los sacerdotes tendrían que ir identificados. Estoy convencido de que en más de una ocasión se encontrarían a alguien pidiéndoles confesión, u oraciones. Hoy urge mostrar todos los símbolos. Querido amigo y hermano, traslada mis condolencias a tu esposa y contad durante estos días con oraciones por el alma de tu suegro. Un fuerte abrazo

Capellania Orvalle dijo...

Querido Arcendo, como sacerdote leo con dolor lo que cuentas y quiero que sepas que mañana ofreceré la Santa Misa por Julio. Ante situaciones como estas no podemos quedarnos callados. En muchas ocasiones he ido gustoso a atender a enfermos que me lo ha pedido al hospital, aunque fuera en horas intempestivas, porque se trata de un derecho que tenemos todos los fieles siempre, y especialmente en los últimos momentos. Quizá fuera interesante el solicitar en el arzobispado un servicio sacerdotal de urgencia, pero creo que es más necesario el instar a los centros hospitalarios a que lo ofrezcan como un servicio necesario en lugares de esas características, y más hoy en día en que se quiere apartar la fe de todos sitios aludiendo a supuestos derechos a la libertad. Siento mucho lo ocurrido y cuenta con mi oración.

Efrén dijo...

Tendré en cuenta a tu suegro en mis ratos de oración. Tambien a tu familia para que pase este mal trago lo mejor que se pueda pasar.
Un abrazo enorme

Raquel YG-I dijo...

Me temo que el comentario de antes no ha entrado pero bueno, te decía que siento muchísimo todo lo que habéis tenido que vivir estos días pasados, siento muchísimo la tristeza que debe invadiros en este momento, especialmente a tu mujer, y quiero que cuentes con todo mi apoyo, para lo que sea, si te sirve de algo. Un beso, hermano-amigo. Por cierto, te he dejado un detallito en "De la Existencia Humana..." para ver si logro sacarte, al menos, una sonrisita.

Militos dijo...

Querido amigo: esta vez te escribo de parte de otro Julio, el mío, que también se ha impresionado con vuestra noche de Nochevieja.
Ya sabes lo poco adicto que es al ordenador y me encarga que te diga lo mucho que lo siente y que os envía su apoyo, cariño y oración.
Y que sabe que también vosotros os merecéis su grito de lucha: "Soy Capaz". Un abrazo fuerte de su parte.

Arcendo: a veces resulta incomprensible como sin conocernos personalmente, hasta la familia se siente parte de esta unión bloguera que va más allá de una pantalla y unas lecturas.
Viendo esta capacidad que te hace sufrir con el amigo que sufre y ser feliz con la felicidad del mismo y rezar y pedir por las necesidades mutuas, te das cuenta palpable de que la Comunión de los Santos es una realidad. No ha sido un descubrimiento de Internet, pero así es muy fácil entenderla. Como los grandes descubrimientos que siempre estuvieron ahí y no se vieron hasta que alguien dió con ellos.
Perdóname, no creo que estés para escuchar, digo leer, mis bobadas, esas que se me ocurren a estas horas.
Sólo añado que sigo estando aquí, a tu lado y al lado de los tuyos y que vuestro Julio está siendo muy rezado, igual que vosotros para que lo sobrellevéis con fortaleza y esperanza.
Besiños con todo mi cariño

Anónimo dijo...

Mis condolencias, una oración para Vd., su suegro y su familia. Un abrazo.

Maria dijo...

Lamento lo sucedido, me uno al dolor de su esposa y al de toda la familia. Ahora voy a la Eucaristía y lo encomendaré al Señor, aunque seguro que ya goza de Él, su misericordia es infinita. Considero que es necesario orar por los agonizantes, pues no siempre, como en su caso, se puede tener un sacerdote junto así, pero Dios sí está a nuestro lado en ese momento tan crucial, y la Virgen Madre también; tenga por seguro que sus desvelos por encontrar un sacerdote han hecho mucho bien a Julio, aunque no se pudieran realizar, Dios llega a donde nosotros no podemos.
En unión de oraciones.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Mi más sentido pesame, y cuenta con mi humilde oración por el alma de tu suegro. No sé que decir, si desgraciadamente o afortunadamente, pero he vivido, alguna noche de esa, situación parecida, y, doy gracias a DIOS, por experimentar sentirme pobre, necesitado de ayuda, esperanzado en el SEÑOR que me salva.

Sólo en la experiencia de la pobreza experimento la necesidad de salvación. Creo que JESÚS quizo ser pobre para enseñarnos ese camino.

Respecto a lo de la ausencia del sacerdote me quedo perplejo. No sé que decir, pero me parece lamentable que ocurran esas cosas. Sin embargo, vemos que ocurren, y busco luz en el Belén, pues a JESÚS, niño, le ocurrió lo mismo, no encontró una digna cunita donde nacer.

Un abrazo.

Àngel dijo...

Mucho ánimo para toda tu familia querido blogamigo.

Muchas veces, en estas situaciones no podemos culpar a nadie, porque es el orgullo humano el que impide que muchas personas como tu suegro, pudiesen recibir ayuda espiritual. A mi abuela le pasó algo similar cuando falleció. Lo cierto es que uno mismo se siente impotente de no poder hacer algo más. Pero la intención es lo que cuenta. Y muchas veces como dice San Pablo, seguir a rajatabla la Ley, ésta incumple la promesa de Dios a los hombres.

Un fuerte abrazo. Y para lo que necesites ya sabes donde estoy.

una madre agradecida dijo...

Querido Arcendo:
Cuenta con mi oración por tu suegro. Siento que no pudieras encontrar a ningún sacerdote en esos momentos. En las parroquias suele haber un telefono para las urgencias. Yo llevo en el móvil el telefono de varios amigos sacerdotes.
Por si te sirve de consuelo te recuerdo que Dios quiere que todos los hombres se salven y Jesús pagó el precio con su sangre. Estoy segura de que Julio llegará a la contemplación cara a cara de nuestro Creador. La Eucaristía de hoy la ofrezco por el alma de tu suegro.
Un fuerte abrazo.

Caballero ZP dijo...

Arcendo siento mucho lo sucedido y quiero trasmitirte mi más sentido pésame. Curiosamente Aguabella perdió a su hermano el día 24 a las 23:00 horas, fueron avisados cuando se sentaban a cenar.
A la triste perdida, hay que añadirle que se produzca en fechas tan señaladas que deja marcadas para siempre.
Recibe un fuerte abrazo y cuenta con esa oración.

Caballero ZP dijo...

Arcendo siento mucho lo sucedido y quiero trasmitirte mi más sentido pésame. Curiosamente Aguabella perdió a su hermano el día 24 a las 23:00 horas, fueron avisados cuando se sentaban a cenar.
A la triste perdida, hay que añadirle que se produzca en fechas tan señaladas que deja marcadas para siempre.
Recibe un fuerte abrazo y cuenta con esa oración.

MªTeresa dijo...

Hola Arcendo:
Siento la pérdida de tu suegro..
En cuanto a que no haya un sacerdote en un hospital..yo trabajo en uno.. y hace un par de años nos comunicaron a los trabajadores de allí que no se pusieran crucifijos ni imágenes de santos..por qué?..según la gerente porque estamos en un estado en el que no hay una creencia oficial..tal como te lo cuento.. no me ha extrañado nada lo que te ha sucedido allí..Ahora de parte de los sacerdotes..no sé por qué no hay un servicio que esté atento a ello.. quizás porque la mayoría de este país no son creyentes de verdad y cuando ven a un sacerdote en un hospital les dá "grima".
Pero no nos debe extrañar lo que pasa en este país..tenemos lo que la mayoría ha votado..una pena.
Esta noche lo tendré en mis oraciones y en la misa de mañana, un abrazo y perdona que me haya alargado tanto pero era algo que me veía obligada a decir.

Ramón dijo...

Que extraño, no salió mi comentario anterior donde te dab el pésame y que comentaría sobre lo de no encontrar sacerdote. Hago otra oración por D. Julio.

Nuria dijo...

Rezaré por tu suegro Arcendo. ¡Ánimo!

Juanjo dijo...

Vaya putada Arcen. Pero, porque no llamaste a tu confesor?, o a tu párroco? yo tengo los teléfonos de los mios siempre a mano.

Anónimo dijo...

Estimado Arcen, en primer lugar decirte que he dedicado una oración por el alma de tu suegro. Y entrando a lo que te quería comentar, yo he pasado por una circunstancia similar a la tuya, aunque no tan desgraciada. Me resulta lamentable que hoy en dia para encontrar un sacerdote cuando le necesitas, haya que recurrir a "enchufes" o "amiguismos", y eso aquellos que mantenemos una relacion con la parroquia. Una gran parte de los sacerdotes en España se han "funcionarizado" en el peor sentido del término. Creo que en futuro tendrán que venir de nuevo vocaciones de fuera de España a evangelizar, porque con lo que tenemos aqui preveo una situacion dificil.

cristina moreno dijo...

Hola, aunque no te conozco desde hace mucho, te sigo desde que escribo en los blogs de Don Joan Carreras. Siento mucho lo que os ha ocurrido, por las fechas y la soledad. Encomiendo a tu suegro, que haya celebrado ya la Epifanía en el Cielo!
un abrazo,
cristinamorenoalconchel

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...