martes, 8 de febrero de 2011

COACCIÓN versus CONSEJO

.
Ahora que vuelve, aunque sea de forma amistosa el fútbol internacional, siempre se me viene a la cabeza eso que nos achacan a los españolitos, siempre que se habla del deporte rey. Se dice, y además con mucha razón, que en este país en cada casa hay, al menos, un seleccionador; y es que a todos nos gusta opinar.
.
A veces pienso que más que opinar, lo que nos gusta es imponer nuestro criterio, y por supuesto criticar. Cuantas veces, habremos oído, ¡hasta de nuestros propios labios!:
yo nunca hubiera hecho eso” o… “si fuera yo, haría esto y no lo otro….”
Lamentablemente, eso es una práctica habitual, lo hacemos de todo y a todas horas, A veces nos gusta sentar cátedra en cuestiones que solo conocemos de refilón; y muchas veces lo hacemos, faltando a la caridad debida, para destacar, para quedarnos por encima de nuestros interlocutores.
.
Cuando se nos da la mano, tomar el codo, no está bien; debe haber ciertos límites incluso con los que tengamos más confianza.
No podemos coartar las iniciativas ajenas, enjuiciándolas desde el inicio.
No debemos tratar de “dirigir” siempre, a quien solo nos ha regalado el privilegio de expresarnos.
¡Cuántas veces vemos reflejada esa –presión- en muchos de los comentarios a los blogs…:
Este artículo es demasiado corto o largo”, “Tenía que haber dicho esto y además de esta manera”, “Escribiendo así, es imperativo que participe en aquel sitio….”….
¡MANIPULACIÓN!, Todo eso, es una intolerable intromisión en las libertades de los demás, que por respeto al otro, no debemos ni practicar, ni consentir.
.
Hago un INCISO NECESARIO para aclarar, que en ningún caso, deseo expresar malestar por ninguno de los comentarios hechos en este blog. Todo lo que he dicho y lo que voy a decir, debe tomarse como ejemplo genérico, para transmitir lo que hoy quiero decir.
.
Aclarado este punto, continuaré diciendo que el equilibrio, y por tanto el camino justo, en todo tipo de relación, está en la voluntad de pensar en el otro; para buscar y llevar a cabo acciones que le favorezcan, haciéndolas posibles a través de delicados actos de amor, algunas veces, imperceptibles; pero nunca desde la imposición, ni desde el interés particular.
.
¡Cuántas veces…., cuantísimas…, vemos la pajita en el ojo ajeno y no vemos nuestros propios vigones!
En muchas ocasiones, nuestra autocrítica es nula; con lo que es lógico pensar que, el examen de conciencia es inexistente.
Aún así, lo que debería prevalecer ante todo es aquella cita bíblica que nos recordaba algo tan tajante como: ¡¡No juzguéis y no seréis juzgados!!
.
De todos modos, es también razonable intuir que, quien tiene esas actitudes –tan interesadas- con el prójimo, raro es que intente tratar a DIOS de forma distinta. Lamentablemente una acción mala, lleva a otra y todo se acaba enviciando.
Por tanto, romper esa dinámica es deber de personas, y deber de cristianos.
.
El mandato del amor al prójimo, como a uno mismo, no quiere decir en ningún caso, que antepongamos nuestros arbitrios a los del otro, ni que intentemos cambiarle, olvidándonos de nuestras propias debilidades e infidelidades.
Antes bien, la clave, probablemente estará en ser mucho más comprensivos, más compasivos con los demás y ser mucho más radicales y exigentes, a la hora de juzgar nuestros propios comportamientos.
Nosotros, para ser fieles a lo que pensamos, debemos ser cuidadosos con esas faltas de caridad, en las que, tan a menudo podemos caer. Vigilaremos, no solo por evitar la crítica malsana, sino también lucharemos por eludir cualquier forma de coacción. No debe ser nuestro estilo. Nos gusta la libertad.
.
Seria bueno pensar en este punto también, en una Ley de vida, no escrita, pero tan real como punzante:
Sea cual fuere nuestra conducta, inevitablemente siempre nos será devuelta. Todo lo que les hacemos a otros, tarde o temprano, aquí o allí, alguien nos lo hará. Lo bueno que hacemos se nos devolverá; y lo malo, también: “Con la medida que midiereis se os medirá
Por tanto…, no somos quienes para interpretar nada, ni del prójimo, ni mucho menos de DIOS. Y es precisamente en nuestro trato con DIOS, en el quiero fijar el contenido de las siguientes líneas:
.
En algún caso, el hombre, -ser de dura cerviz-, a veces, suele ser proclive a hacer interpretaciones personales, incluso de la Ley de DIOS, pero no debemos olvidar que, precisamente ese, fue el primer pecado. Debemos pues, renunciar a comer de ese –árbol de la ciencia del bien y del mal-, no estamos aquí, ni para interpretar según nuestro propio juicio; ni para juzgar, según nuestro propio interés.
Para no equivocarnos, la solución está siempre en VOLVER LA VISTA al faro luminoso de la IGLESIA, a la cual hemos de mirar a menudo, y someternos a sus indicaciones.
La Iglesia es Madre y es sabia, y nosotros, como hijos obedientes, nos dejaremos conducir por ella, que SIEMPRE nos muestra el camino seguro hacia el cielo.
.
Finalmente me quiero dirigir a la Virgen. Las palabras "Madre del Buen Consejo" fueron felizmente insertadas por Pío IX a las letanías de la Virgen María; a Ella, en esta denominación tan bonita y certera, quiero acudir para pedirle su intercesión, para mí, y para todos… mis amigos.
.
Mater bonum consili… Ora pro nobis.
.
* * *

* * * * *

6 comentarios:

Kara dijo...

Yo creo que a mucha gente lo que le pasa es que se alegran de los errores ajenos, por que se piensan que así los suyos son más pequeños. Craso error ¡

Gran Visigoda dijo...

Pues muchisimas gracias por transmitir lo que quieres decir porque de vez en cuando hace falta que alguien lo diga.
De principio a fin suscribo tu post y de todo todo si tengo que resumir me quedo con... "Nos gusta la libertad"...
Un abrazo.

Militos dijo...

Por si a caso, acabo de rezar a nuestra Madre del Buen consejo, a la que por otro lado invoco con frecuencia, para que este comentario sea justo con tu blog.

Mi consejo: sigue siempre en la línea inicial, es decir no cambies nunca.
Perdona, querido, si no te comento más, estoy prácticamente agotada, acabo de llegar y me voy a la cama.
Gracias por tu compañía, las dos siguen mejorando y la nena es una llorona muy linda.
BESIÑOS en libertad condicionada.

Bruce dijo...

"No podemos coartar las iniciativas ajenas, enjuiciándolas desde el inicio"

Esto me lo aplico a mí, porque a veces me pasa.

Pero también tengo que decir que le pasa a mucha gente, no para justificarme yo, sino que todos deberíamos aplicarnos el cuento de tan acertadas reflexiones.

Nadie sobra en este mundo, y todo el mundo tien algo que decir, como mínimo algo que el resto de la humanidad ignora y que sin embargo debería saber.

Ya que hablas de fútbol. Acabo de leer parte una entrevista a Mou, y dice "...me di cuenta de que no llegaría a ser un gran jugador porque no tenía talento, por eso intenté convertirme en un gran entrenador..."
Y me ha gustado ver como los grandes, antes de ser grandes, tuvieron que reconocer que no lo eran.

También me ha encantado ver como Joan Laporta poco menos que lo llama muerto de hambre porque cuando estuvo en Barcelona lo tuvo que alojar en la habitación de uno de sus hoteles porque entonces Mou no tenía para vivir.

Me gusta esa gente que no tiene donde caerse muerta,pero que no se conforman con nacer perdedores y quieren llegar arriba, sin desanimarse, confiando en sí mismos (y en Dios porque es católico).

Seguramente porque yo no me veo con talento para nada, y me gusta soñar que todavía puedo hacer algo útil en alguna parte.

No hace mucho leí una entrevista a Bruce Springsteen en XL Semanal, el suplmento del grupo Vocento.

Hubo frases para enmarcarlas en mi corazón.

"EN MI CLASE TODO EL MUNDO PENSABA QUE YO ERA TONTO".

"ME EXPULSARON DE LA UNIVERSIDAD, MIS COMPAÑERO FIRMARON UNA ESPECIE DE MANIFIESTO O ALGO ASÍ".

En otra entrevista se matiza que lo expulsaron de la universidad en el primer curso dándole por escrito un certificado emitido por la universidad que decía literalmente: "MENTALMENTE INEPTO".

No está ni tan siquiera resentido por ello, simplemente lo cuenta como una mera anécdota sin importancia.

Tan solo el año pasado Springsteen ganó 55 millones de euros. (Lo que ha ganado en 30 años de carrera ni él mismo lo debe saber).

Pues menos mal que era tonto el chaval!!

Vale que para un creyente el éxito de una persona no se mide por el dinero que gana, lo sé, y pienso exactamente igual.

¿Por qué me ha tocado tanto esas cosas que le pasaron a Springsteen?
Hay gente que por ese tipo de rechazos se cogen una depresión como mínimo, otros se echan a la droga o el alcohol, y otros directamente no lo superan y se suicidan.
Él confió en si mismo, (y en Dios porque también es creyente), lucho, y puso el alma en todo lo que hacía, no perdió el tiempo lamiéndose las heridas.
Simplemente hizo las maletas y se marchó de allí de donde le rechazaban, y corrió tras su sueño.
Eso lo explica muy bien en la canción "Born to run".

La gente así me gusta.

E. Baregó dijo...

He leído sus Últimos tres posts y me han dejado muy maravillado,lindos y profundos videos, maravillosas verdades nos dice aldecir que en la red haya mucho de bien, y claro no podía faltar algoque nos entretiene mucho y de ahí partir para la espléndida enseñanza que nos deja. Gracias por su pluma. Dios le bendiga.

Maria del Rayo dijo...

"De dura cerviz"
Así soy yo, que no me rindo totalmente a la voluntad de Dios.
Gracias!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...