martes, 11 de octubre de 2011

LA BELLA Y LA BESTIA (al itálico modo)

.
No sé por qué, esta era una de esas películas que siempre tuve en la recámara. Sabía que tenía que verla, pero tercamente me resistía..., no quería.
Pensaba, muy erroneamente, que me iba a sentir mal cuando la viera, no me atraía el tema...., y eso que, siempre fue una de las grandes favoritas de mi padre.
.
¡Cuantas lecciones, en tantas cosas, me dió mi padre!....
.
Quizás, probablemente, seguramente, empujado por esa nostalgia paternal...., ayer por fin..., la vi. Encontré gozosamente el momento de ver "La Strada" y tengo que decir que en nada, en nada, me defraudó.
Este es otro gran motivo para agradecer a DIOS el haber tenido unos padres (los dos), como los que tuve.
.
"La Strada" es un clásico del cine europeo, un hito en el arte mundial. El arte, lo es cuando trasciende, cuando no solo cuenta una historia, sino que la hace sentir, cuando mueve sentimientos, cuando remueve conciencias, cuando empuja a la reflexión, cuando anima a ser mejor y a ver cosas... de dentro y de fuera.
Y esta película sin duda lo es. Es puro arte, ARTE con mayúsculas.
.
Los datos técnicos son muy fríos, pero son imprescindibles para situar la obra en su contexto.
"La Strada" se rodó en 1954, fue producida por Dino De Laurentiis y Carlo Ponti; su dirección -magistral- corrió a cargo de Federico Fellini y tuvo como protagonistas a Anthony Quinn y a Giulietta Masina.
"La Strada" ganó el Oscar a la -mejor película de habla no inglesa- en 1957.
Así mismo..., "La Strada", se llevó el León de Plata en el festival de Venecia en 1954.
.
Para finalizar este apartado, es imprescindible decir que "La Strada" es un claro exponente del -Neorealismo italiano-.
El Neorealismo fue un movimiento caracterizado por contar las historias de los más desfavorecidos, siendo estos los actores de esas películas. Es decir, la mayoría de los rodajes contaban con importante presencia de actores no profesionales, con gente del pueblo. Eso, y la destreza de unos grandísimos directores, fueron los que lograron el milagroso éxito de esta singular aventura.
.
Probablemente los máximos representantes de esta corriente artística, o al menos los más conocidos en el apartado de la dirección fueron, Michelangelo Antonioni, Luchino Visconti y Roberto Rossellini, sin olvidarnos del gran De Sica,
Se puede decir que el neorrealismo italiano se inicia en 1945 con "Roma, ciudad abierta" de Rossellini y continúa con "Ladrón de bicicletas" de  Vittorio De Sica, en 1948 y Luchino Visconti con "La tierra tiembla" en 1947.
Sirvan estos pocos títulos, para testimoniar mi admiración por tan interesante movimiento. Aunque tampoco quiero olvidar, la que seguramente es mi preferida, "Milagro en Milán", también de De Sica y de la que ya dimos buena cuenta en este blog, hace ya algún tiempo (Ver Enlace)
.
En cuanto a "La Strada", lo primero que hay que decir es que la historia es mucho más "salvaje" que la de aquel "Milagro en Milán"; aquella era una comedia onírica, surrealista y maravillosa y esta es un dramón de -aquí te espero-. Pero sin dejar de ser una tragedia..., también tiene su gran lírica, y desde luego se le pueden sacar sus grandes moralejas.
.
El guión a grandes rasgos es la historia de Gelsomina y Zampanó.
Zampanó es un mísero y miserable cómico de la legua. Un artista circense de carretera que se gana la vida haciendo patéticos números en las plazas de una famélica Italia de posguerra.
Al morir, la compañera de su espectáculo (no nos cuentan como, ni por qué), este acude a buscar una nueva partenaire en la persona de la hermana de la anterior, la buena de Gelsomina.
Apelando al hambre y a la cantidad de bocas que hay que alimentar, la madre de la desdichada acaba vendiéndosela a Zampanó, para que siga la carrera de su hermana.
.
Zampanó, más que un hombre es una bestia...., un bruto, sin modales, ni sentimientos, un ser primitivo; que choca.... estrepitosamente con la personalidad de la pobre Gesolmina.
Gesolmina, es una bendita..., es una simple de la vida, es un personaje al que hoy podríamos calificar de “discapacitado psíquico límite” y además... la pobre no es agraciada fisicamente, pero pero Gesolmina es... adorable, entrañable, una mujer que a pesar de sus "pocas luces" rebosa inocencia, es toda bondad.
.
Los papeles son magistralmente interpretados por dos actores, que sin duda están entre los más grandes de la historia del cine. Ambas interpretaciones, la de Anthony Quinn haciendo del fornido y áspero Zampanó , como la de Giulietta Masina poniéndose en la piel de la dulce Gesolmina son... inmortales.
Al margen de esto... será de justicia reconocer que Anthony Quinn firma con este papel, el que será junto con “Zorba, el griego” su actuación más convincente y también será bueno conocer, -saber-, que esta fascinante y para algunos desconocida Giulietta Masina era la mujer en la vida real de Fellini.
.
Así, con estos mimbres, se crea un cesto soberbio. La película se convierte, más que en una denuncia social, en una maravillosa y terrible historia de amor imposible.
Es la narración de dos personajes marginales, a los que el azar une sus destinos, para después de separarlos, encontrar finalmente, el amor.
.
El amor dulce y abnegado de la enternecedora muchacha, no encuentra reflejo en el orgulloso, terco y egoísta, Zampanó. Finalmente el bruto acaba tomando amarga conciencia de su ya inevitable soledad, cuando ya es demasiado tarde... y así acaba esta triste, pero aleccionadora historia.
.
La Strada es una verdadera joya del cine, que sirve para llorar, pero también para reír, para emocionarse y enamorarse y desde luego, para reflexionar.
Es en definitiva una película que no se puede dejar de ver..., mi padre lo sabía y yo os lo transmito hoy, para que disfrutéis del mejor cine y aprendáis, a pesar de la crudeza de la historia, de los mejores sentimientos.
.
"La Strada" es sobretodo, una lección espléndida sobre la incomunicación y el egoísmo, enfrentados a la bondad y al infinito corazón que posee la ¿disminuida? Gelsomina.
Gelsomina es probablemente uno de los personajes más adorables y ¡bellos!, de toda la historia del cine. Os animo hoy, a descubrirla y a enamoraros de ella como hice yo..., ayer mismo.
.
 
.
*    *    *    *    *

6 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

Me imagino que bebe ser bonita esta pelicula, pero no sabría donde conseguirla.
Gracias!!

Militos dijo...

Es que no me lo puedo creer ¿Arcendo no había visto La Strada hasta ahora?
Qué decepción, para mi es una de las películas más emblematicas de la historia del cine.
Menos mal que al cabo del tiempo has enmendado tu error. Imagino que tu padre desde el cielo, te habrá echado una sonrisa, junto con su rapapolvos: ¿Lo ves, hijo incrédulo?

BESIÑOS PERPLEJOS

gosspi dijo...

Peliculon....es tristisima pero el final es impresionante...el corazón roto de dolor y arrepentimiento...toda una hermosura que te sobrecoge....peliculon Arce.

LAH dijo...

Tambien era una de las preferidas de mis padres, una gran peliula Arcendo gracias y un abrazo.

Bruce dijo...

Qué tierno me parece. Estas son de las pelis que prefiero ver solo para no pasar la vergüenza de que me vean llorar de principio a fín.
Gracias Arcen!

Angelo dijo...

Estaba convencido de que la habías visto y de hecho me enteré de ella por tí. Yo la tengo todavía en "pendientes" pero me has dejado unas enormes ganas de verla.Me fio totalmente de tu crítica.
Un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...