lunes, 10 de octubre de 2011

SIN OLVIDAR LAS CONSECUENCIAS

.
Hoy quiero ser deliberadamente breve. A ver si lo logro.
Hoy mi sentimiento es arrepentimiento,  mi ruego es apelar a la inmensa misericordia divina, mi petición es.. de oración.
.
Muchas veces, nos encumbramos, nos engolamos, nos envanecemos sin motivo, cuando alguien para halagarnos (aunque sea de forma sincera), nos califica de "guías", de "referentes", incluso en el sumum de las valoraciones, nos compara, poco menos que, con santos o -ángeles- terrestres.
.
La primera reacción, por supuesto es de agradecimiento, pero..., si miramos un poco a nuestro interior, por fuerza, la más cruda realidad, nos tiene que hacer bajar de la nube, porque es solo humo. Rapidamente hemos de comprender que esas palabras tan exageradamente amables, son inapropiadas de todo punto para nuestra persona.
.
Los que hace poco o mucho tiempo, hemos tenido la suerte de encontrar la fé; los que hemos tenido la GRACIA de rectificar el camino, hemos de comprender... que ningún mérito es nuestro. Que estamos en contínuo camino, en batalla constante, que nada está ganado y que la fuerza no viene de nosotros, sino que esa fuerza, en la que nos apoyamos y la que nos sostiene para que podamos permanecer... medianamente en pié, es de DIOS.
.
Por eso..., cuando alguien nos compara con ángeles ahora, no nos tiene que importar demasiado, nunca fuimos ángeles; antes bien...., lo que nos debe preocupar son los tiempos en los que fuimos demonios o colaborador de ellos.
Echando la vista atrás, personalmente, veo todos los lodos en los que me metí, todos los desastres que fui capaz de provocar sin Él, sin DIOS; y muchas veces me arrepiento, otras tantas me avergüenzo y otras muchísimas, siento las consecuencias que dejé tras aquellos malos actos que cometí.
.
Siempre decimos aquí que, todo aquel que hace bien, deja huella; lamentablemente esta frase también tiene su contraria y no es menos cierta.
Cuando hicimos mal o colaboramos en un mal, afectamos a las personas que se encontraban a nuestro entorno.
A algunas, las pudimos inducir a pecar, a otras, con nuestros comportamientos, las pudimos hacer algún daño, en algún caso, irreparable en esta tierra.
Es cierto que la confesión sacramental, bien hecha, perdona los pecados cometidos y lo hace de forma total y completa, pero eso no nos exime de acordarnos de aquellos agravios, ni de las víctimas que dejamos tras ellos.
.
Es necesario tener muy presentes todos y cada uno de nuestros errores:
Para no repetirlos.
Para sentir nuestra fragilidad.
Para saber que tipo atrocidades somos capaces de perpetrar sin DIOS
Para intentar repararlos.
y también por supuesto, para rezar -continuamente- por todos aquellos a los que, directa o indirectamente, pudimos herir, provocar dolor y daño en algún momento de nuestra vida.
.
Para todos ellos, va hoy mi oración, en espera de que la Misericordia de DIOS permita que mis malas acciones con los demás, les haya valido a ellos, como medio para encontrarle a Él, más que para desviarles en su camino.
A Dios se lo pido, por la intercesión de su Madre, que es Madre de Misericordia, vida, dulzura y ¡ESPERANZA NUESTRA!. Ojalá Dios me oíga.
.
 
.
*   *   *   *   *

11 comentarios:

José Ramón dijo...

Arcendo mis felicitaciones por esta entrada es fabulosa feliz semana.

Un cordial saludo de José Ramón desde…
Abstracción textos y Reflexión.

Militos dijo...

Pues no conseguiste ser breve, ni tampoco ángel, menos mal, así como eres nos das más confianza.
Por lo demás tú lo has dicho, la confesión nos limpia de todo pecado, aunque nos quede por cumplir la pena del Purgatorio. Sólo los santos muy santos se lo saltan a la torera. Espero que reces por mi cuando me vea en él, no creo que tarse mucho.

BESIÑOS

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Imitación de Cristo: Tomás Kempis:
Capítulo: XXVII
EL AMOR PROPIO NOS APARTA DEL SUMO BIEN

Jesucristo:

1. Hijo, conviene que lo des todo por el Todo

y no seas nada de ti mismo.

Debes saber que el amor propio te hace más daño

que cualquier otra cosa en el mundo.

Según sea el amor y el apego que tienes a las cosas

estarás más o menos adherido a ellas.

Si tu amor fuese puro, simple y ordenado

no estarás cautivo de las cosas.

No se debe desear lo que es ilícito tener.

No se debe tener

lo que te puede impedir y privar de la libertad interior.

Es de sorprender

que no te entregues tú mismo a Mí

desde el fondo del corazón,

con todo lo que puedes tener o desear.

2. ¿Por qué te desgastas con inútil tristeza?

¿Por qué te fatigas con cuidados superfluos?

Compórtate según mi voluntad

y no sufrirás menoscabo.

Si buscas esto o aquello, si deseas estar aquí o allí

por tu conveniencia o propia voluntad,

nunca estarás tranquilo ni libre de preocupaciones

porque en todas las cosas hay alguna falla

y en todo lugar hay adversarios.

3. No hace provecho cualquier cosa alcanzada o multiplicada exteriormente

sino más bien la deshechada y arrancada de raíz del corazón.

No sólo entiendas lo anterior de las propiedades y riquezas

sino también de la ambición de ser famoso o el deseo de vacías adulaciones que transcurren como el mundo.

Poco importa el lugar si falta el fervor del espíritu,

ni durará mucho la paz buscada sólo externamente

si falta su verdadero fundamento en la disposición del corazón.

Es decir, si no estás en Mí, puedes cambiar pero no mejorar.

Porque manifestada la ocasión, y aceptada

encontrarás lo que evitabas, y hasta más.

4. Oración para pedir la purificación del corazón y la sabiduría divina:

Confírmame, Señor, en la gracia del Espíritu Santo.

Dame energía para fortalecerme interiormente

y para vaciar mi corazón de toda preocupación inútil y angustiosa, para que no me arrastre el deseo de cualquier cosa vulgar o valiosa;

sino que mire todo como pasajero, y a mí mismo igual

porque nada permanece bajo el sol,

todo es vacío y aflicción para el espíritu (Ecl 2,17).

Qué sabio es el que piensa así:

Concédeme Señor la sabiduría celestial

para que aprenda a buscarte y encontrarte sobre todas las cosas,

sobre todo, apreciarte y amarte y entender lo demás como es,

de acuerdo con tu Sabiduría.

Dame prudencia para apartarme del adulador

y paciencia para soportar al adversario.

Porque la verdadera sabiduría consiste en no moverse

por el ruido de las palabras, ni prestar atención a

los cantos de sirena de los aduladores, porque así

se transita con seguridad la vía comenzada.

E. Baregó dijo...

le oíra, sin duda, le ha oído. El salmo 50 dice "un corazón quebrantado y humillado, Señor, tú no lo desprecias".Somos únicos e irrepetibles, pero en cuanto pecadores todos los seres humanos necesitamos de la gracia.

Mento dijo...

Vengo del blog de Angelo. Madre mia y ahora esto. Ustedes dos no más parece que se han puesto de acuerdo para catequizarme hoy lunes y que me dure toda la semana,je,je. Sin ninguna duda, buenisima y acertada entrada, reflexima y acusativa si quien la lee es un pobre demonio como soy yo, un lobo con piel de cordero que se siente denunciado. Escribia hace unos minutos que me da coraje este tipo de entradas porque me denuncian, pero luego cuando se me pasa el berrinche siento la necesidad de ponerme a orar y volver al principio, a ponerme de cara al Sel¡ñor y reconor el mal que he hecho, el que puedo hacer si me miro a mi misma y no miro a Jesucristo. pecar es tan facil, más aun cuando en mi prepotencia me creo mas que nadie, más que Dios, que tonta.
A rezar hermano y a pedir perdón por ese mal que sabemos que aún podemos hacer y rezar y crecer nuestro proposito de enmienda.
Menudo diita me vais a dar hoy entre los dos, pero tengo que dar gracias a Dios por ello.
Un beso hermano.

Alter ego dijo...

Así es,rezar y la confesión.Saludos.

Angelo dijo...

Sin nuestros errores no podríamos valorar muchas cosas presentes. Ellos son los que marcan la diferencia de estar en la luz o en la oscuridad. Estoy seguro que Dios también repara el daño que se haya podido hacer a los demás . Que la gracia que uno recibe también llega a todo lo que le ha rodeado.
Un post muy bueno. Un abrazo

LAH dijo...

El pecado cometido y confesado tiempo atrás el Señor se olvidó por completo de él.
No se debe mirar atrás porque ahi está esperandonos "el del rabo" intentando que no nos perdonemos a nosotros mismos.
pero "llevamos este tesoro en vasos de barro para que se manifieste en nustro cuerpo que EL está RESUCITADO"
Animo Arcendo es una entrada estupenda pero no mires atrás! un abrazo.(ahora me voy a ver a Angelo)

Terly dijo...

Un abrazo, Arcendo, Militos, Ángelo, Alter, vosotros que sois a los que conozco os pido me incluyáis en vuestras oraciones que una solo de las vuestras vale po miles de las mías.
Un abrazo.

gosspi dijo...

Uf Arcen....el pasado está bien reflesionarlo para estar mas alerta pero agarrate al presente y no entres en mas...la Gracia como bien dices lo hace todo en nosotros y el mirar demasiado a los errores pasados..tiene su peligro, al tentandor le encanta tenernos delante de ellos con la boca abierta....A mi me ha ayudado ponerme frente a mi misma y perdonarme, si, porque de repente se han ido los remordimientos del pasado....el Presente es lo que cuenta Arcen y con la pobreza de corazón frente a Cristo, que hace que te mire sonriendo y completamente NUEVO, recien nacido....Todo instante es un nuevo renacer en la Fé.....Nuestro Padre siempre nos vé recien nacidos......con el Espiritu Santo a nuestro lado para poder pedirle y contarle lo que nos pasa.....un abrazo fuerte.

Maria del Rayo dijo...

Solamente pienso en que tengo que acogerme a la Divina Misericordia de Dios.
Gracias Arcen por tu felicitación en el día de mi santa, me hizo mucha, mucha ilusión.
Me hubiese gustado recibir una florecita pequeñita de quienes viven a mi lado. Pero no, ya será en otra ocasión, si existe.
Saludos en Jesús y María.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...