jueves, 2 de febrero de 2012

ARTE Y TIEMPO


Incluso antes de presentar el tema y desarrollarlo, tengo la necesidad de confesar algo: ¡No me gustan la restauración! Por supuesto estoy hablando de arte, y más concretamente de pintura. 

No dudo yo en ningún caso, de la profesionalidad de las personas que se dedican a esa labor. Sé, -porque afortunadamente conocí a alguien del gremio-, de su gusto por el arte, de los conocimientos que tienen y del esmero que le ponen; sin embargo, la mayoría de las veces, magníficas obras de arte recién "restauradas"; en mi opinión, se desvirtúan estridentemente, algunas incluso quedan reducidas a un cromo multicolor que parecen ridículos pastiches, opuestos y alejados de la obra original.

En teoría los trabajos de restauración, principalmente tienen la finalidad de conservar y alargar la vida de una obra de arte.
En una actividad de esa envergadura y tratándose de obras únicas, por tanto muy valiosas, cualquier cuidado es poco. Las labores deben ser minuciosas y requieren de manos expertas.
Ser restaurador, hoy en día, no es moco de pavo. Un restaurador es una persona con conocimientos en muchos campos. No solo de Arte o de Historia del Arte, vive el hombre; también tiene que saber de arqueología, de química, de física y hasta de biología.
Actualmente, todos los grandes museos, el Prado naturalmente también, tienen personal muy cualificado que desarrolla estos trabajos con gran responsabilidad.
Sin embargo...., a pesar de reconocerles a estos grandísimos profesionales todo el mérito que tienen, sigo pensando lo mismo, ¡No me gustan las restauraciones!
.
Me explico: ¡El objetivo primordial del restaurador debe ser la preservación para el futuro, de una obra de arte! Para ese cometido... es lícito y debe ser necesario cualquier tratamiento encaminado a la prevención y cuidado de la misma. Sin embargo..., no estoy tan de acuerdo con la "obligación", de tener también que, "recuperar el origen" de la obra, es decir, -limpiarla y desvelarla- para mostrarla, ¡supuestamente!, tal y como fuera concebida por el artista en un primer momento.
Y hago hincapié en la palabra "supuestamente". -la retomaré al final del post-
.
En realidad, el artículo de hoy, viene motivado por mi sorpresa, por el revuelo que se ha organizado en la prensa y en el mundillo del arte, ante "¡el gran descubrimiento!". Hoy es portada en muchos rotativos. Concretamente esta es la portada del diario ABC:
.

He cumplido ya (de sobra) los 50 calendarios..., desde hace más de 40, primero con mi padre y luego con mis hijos, no he dejado de visitar la pinacoteca.
Normalmente, casi siempre, vamos a disfrutar, a divertirnos. El motivo es lúdico y por supuesto cultural.
El Prado es muy amplio y no se puede, ni se debe ver todo de un golpe, todo deprisa y corriendo, los tesoros...., el arte, no se pueden tomar con ese -desprecio-.
Por eso..., una visita debe ser preparada. Hoy tal época, mañana tal pintor, otro día una de esas interesantísimas exposiciones itinerantes que ofrece el museo...: ¡planificación!, así es como verdaderamente se disfruta -y se aprende- del Prado.
Sin embargo..., todos tenemos nuestras pequeñas manías, la mía es casi un patrón de conducta. Al margen de lo que hayamos planeado para esa jornada, no hay día en la que falte la visita a mis cuadros favoritos.... Lo hago desde niño, lo sigo haciendo aún, con canas.
El recorrido es aprendido, lo hacemos siempre después de cumplir con el primer objetivo y antes de salir del recinto. Conocemos de memoria la ubicación de cada cuadro, la sala donde están.... la trayectoria siempre es la misma....:
El Bosco y sus dos magníficos trípticos, "El carro de heno" y "El Jardín de las delicias".
"El Cardenal" de Rafael de Sanzio. "Adán" y "Eva" de Durero. La preciosa "Anunciación" de Fra Angélico y.... por lo curioso.... ¡la réplica de "la Gioconda"!

Es decir..., conozco bien el cuadro. Sé donde estaba colgado y es falso de toda falsedad que este cuadro fuera desconocido o que siempre haya estado escondido en -las bodegas- del museo; de hecho esta obra (según su rótulo, de autor desconocido) era famosa desde hace tiempo, por los que son paseantes frecuentes  del Prado.

No obstante, en honor a la verdad, hay que decir que efectivamente en los últimos meses, esta obra no estuvo colgada en su sitio habitual, sino que ha tenido que pasar por los talleres del museo para su restauración.
En este año 2012, El Louvre, tiene previsto acoger dos grandes exposiciones. El primer semestre del año será para Leonardo, el segundo para Rafael.
Precisamente, para esa primer evento, el Prado, como símbolo de colaboración amistosa entre las dos instituciones, cederá algunas de sus obras, entre otras, esta curiosa "Gioconda madrileña"; de ahí... su restauración y todo lo que con ella, se ha desvelado.
Este cuadro, según los eruditos, está en el Museo desde el siglo XVII. La siguiente imagen muestra el cuadro antes de ser -retocado-, tal cual yo lo he conocido desde siempre.
.
.
Hay dos elementos clave que siempre han diferenciado la copia del Prado del original del Louvre: en primer lugar, las cejas, la del Prado las tiene, la original, no. Y también..., la ausencia del paisaje.
Una vez.... "restaurado", precisamente ha salido a la luz ese paisaje oculto..., que coincide exactamente con el de la Monalisa de Da Vinci. Así, por eso..., entre otras cosas, dicen los expertos que su relevancia es mayor puesto que fue realizada en el propio taller del humanista italiano, en la misma época y probablemente en el mismo instante:
"Se trata de una obra más importante de lo que pensábamos hasta ahora, no era una réplica alejada sino una obra pintada por un discípulo de Leonardo mientras el artista pintaba el original", confirmó Miguel Zugaza, director de la pinacoteca madrileña.
En la siguiente imagen, podemos observar la comparativa entre la parisina y la madrileña, después de la restauración de esta última.
.
.
Sea de una manera u otra, personalmente me enfado con los "falsos" descubrimientos y me congratulo con los verdaderos. Aún así...., sigo renegando de las restauraciones, y es aquí, en este preciso instante, en el que retomo el término "supuestamente", que dejé colgado, unas líneas más arriba.

Se tiene como asumido que uno de los principales cometidos del restaurador es "recuperar el momento".., que la obra se muestre como fue, en el mismo instante de ser pintada.
Para ello, y tomo como ejemplo el de la restauración de la Gioconda madrileña, supuestamente se limpia la imagen, supuestamente se avivan los colores, supuestamente se da por bueno.... que el autor quiso pintar de una determinada manera y con unos determinados colores.

Si de lo que se trata es de, respetar escrupulosamente la voluntad del artista, creo que es muy difícil determinar, pasados incluso siglos, la elección original de un color o una tonalidad determinados, y mucho más... averiguar si, realmente el autor quería dejar ese paisaje a la vista o... dejarlo en negro tal y como aparecía antes de ser retocado.
Eso por un lado..., por el otro lo dicho, a veces, los restauradores se exceden tanto en los colores..., que más que obras de arte, como antes he dicho, parecen cromos.

Cuantas veces pienso en la conveniencia, siempre que no dañe a las obras, de seguir conservando esa necesaria pátina del tiempo, que todo lo pone en su lugar. Esa capa temporal que cubre las obras le llena de una "poética", que para mí, va incluso más allá de su función original. En definitiva es como si el tiempo, la sabiduría del tiempo, dando su toque... completara la obra del artista.
Personalmente, siento que desprendiendo a los cuadros de parte de su historia..., se les arrebata también parte de su alma. Por eso... defiendo yo la CONSERVACIÓN a ultranza de esa pátina del tiempo...
.
"Templado por la pátina del tiempo,
qué suave nos parece el infortunio
que amenazó la ciudadela
del niño y socavó sus años"
...
Emily Dickinson
.
Mi defensa, no se basa en simples antojos o en intrincadas premisas filosóficas, sino que es producto de mi convencimiento de ver (y querer) el arte, con el valor de la historia, con el valor del tiempo pasado y sobretodo como producto esencial de la espiritualidad humana.
.
*    *    *    *    *

15 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

¡Mi alma, que me has hundido en la miseria!¡que yo soy restauradora!...
¿Te comento o no te comento?... mira que va a ser largo... te comento solo si me das permiso...

ARCENDO dijo...

Visi... esta es tu casa. Aunque haya dicho alguna incongruencia, signo de mis ignorancias en tantas cosas..., esta es tu casa y me puedes... hasta regañar, que viniendo de tí, seguro que lo merezco

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Arcendoooooo, por Dios,¿qué dices? estarás en contra más que la restauración, es en el engaño. Yo también vi esa obra expuesta. Pero lo de la restauración!!! mira la maravillas de Adán y Eva, han quedado Guaoooooooooooooooo. Hoy no estoy contigo, jajajaja. Abrazo

Militos dijo...

Jajaja... Estaba segura, pero segura, segura, que no ibas a pasar por alto este tema. Ahora no tengo tiempo, esta noche te leeré más despacio y comentaré. Además estoy ansiosa por leer lo que diga nuestra gran Visi. De momento sólo te digo que Julio está echando pestes desde que vimos a la "madrileña", anoche en Telemadrid, jaja..., yo soy más comedida
BESIÑOS APRESURADOS

ARCENDO dijo...

Queridos todos... gracias, como siempre, por la visita y comentarios. Lo mío, no pasa de ser una opinión de un buen aficionado, por eso, estoy ansioso por saber que nos va a decir Visi, seguro que con lo que diga... aprenderemos todos. Si por algo me alegro es por servir de cauce para que todos, ampliemos conocimientos de los que más saben.
ABRAZOS, BESOS Y BESIÑOS, convenientemente bien repartidos.

Gran Visigoda dijo...

Tu lo has querido...

Como te decía soy restauradora y aunque también he hecho pintura mi especialidad es la de documento gráfico y desde la pulcritud y el respeto máximo que la documentación que pasaba por mis manos hasta hace unos meses me exige, te entiendo.

Como bien dices un restaurador debe de saber de química, de biología y de muchas otras ciencias, se nos exige una preparación concienzuda a los que trabajando en un sitio oficial de renombre se supone vamos a tener en nuestras manos el patrimonio artístico y documental del país pero aquí pasa como en todo y la pintura es más dada a ello, muchos restauradores gustan de dejar su sello personal en la obra de alguna manera (hay quien dice que son artistas frustrados).
Puedo ir por partes pero es que me temo que este comentario es imposible que me salga ni corto ni resumido pero creo que puede ser interesante mi aportación por una vez.
Verás con lo de la noticia de la "Gioconda Madrileña" me quede perpleja cuando oí lo de que estaba en las bodegas porque yo, como tu, conozco bien el cuadro y lo he visto más de una vez colgado en las paredes del Prado, hasta mis hijos que han visitado el Museo en muy pocas ocasiones por eso de vivir lejos, lo recordaban.
Más perpleja me quede con las explicaciones que dieron sobre la autoría de la copia porque para mi no eran desconocidas esas teorías, pero más perpleja aún si cabe me quede cuando vi el resultado de la restauración.
Las restauraciones bien hechas, como tu dices son las que se encaminan a la preservación de la obra pero respetando al máximo su identidad original pero ¿Qué es lo original?, pues bien, como eso por mucho que digan y mientras no exista testimonio documentado por el artista no se sabe a ciencia cierta, el original es lo que tenemos delante limpio de parches, de suciedad y de aditamentos posteriores a su primera datación. Se reparan las roturas, y en las zonas en las que haya falta de color se da una leve entonación en el color de la gama utilizada por el artista pero rebajado en intensidad al menos un tercio precisamente para que esto no pueda dar lugar a confusión. Una restauración siempre se tiene que notar nunca debe enmascarar la obra, nunca debe “conseguir” que la obra parezca pintada antes de ayer en vez de hace unos cuantos siglos.
En nombre de la conservación se han hecho verdaderas salvajadas siempre y en todo lugar.
Por eso no me extraña que digas lo que dices pero,¡por fi!, no nos metas a todos en el mismo saco…

Continuará...

(es que el HTML por lo visto no es aceptable y me obliga a partir el comentario)

Gran Visigoda dijo...

Verás en la restauración de documentación gráfica , principalmente escrita o dibujada sobre papel, cuero o pergamino, hoy en día se tiende a la verdadera conservación, ya ni siquiera se quitan las manchas que presentan los documentos porque se consideran parte de la historia del mismo, se intentan difuminar cuando ocultan parte de la información que el documento ofrecen pero nada más, se reparan las roturas, los desgarros, se reponen las zonas perdidas del soporte y en caso de ser planos o dibujos se procede como en la pintura, las zonas perdidas repuestas que coinciden con zonas de color se entonan levemente, pero un texto jamás se toca ¡Imagínate la de falsificaciones que podríamos hacer!, es más existe un tratamiento que estuvo muy en boga entre los años 70 y 80 que consistía en un blanqueo del papel que te lo dejaba como recién salido de la tina pero… ¡oh! Con los años se vio que el papel tratado así desaparecía, se desintegraba a una velocidad de vértigo… con lo cual el tratamiento quedo proscrito.
La ética está por encima de la estética y de los orgullos personales pero en este mundo te digo yo que hay mucho de eso… y no todos saben desprenderse de él.
En lo personal te digo que he temblado de emoción ante algunos de los documentos que me ha tocado restaurar, me he sentido muy afortunada al tenerlos entre mis manos y casi los he tratado con veneración (entiéndase el termino en el contexto) te estoy hablando por ejemplo de las cartas autógrafas de Cristóbal Colón o de Fray Bartolomé de la Casas… o de la propia Reina Isabel… o de una carta autógrafa de Miguel de Cervantes a la que le tengo un cariño muy especial… y ya en sí saber que esos documentos iban a durar otros cuantos siglos gracias a mi intervención me ha dado la satisfacción necesaria y oportuna.
Podría seguir porque me entusiasmo y me lío y no es cuestión.
Para terminar… Y en resumen…la pátina que da el tiempo también es parte de la historia… y muchas veces lo hermoso de esta es precisamente lo que permanece velado…
Como ves no hay regañina, más bien hay un abrazo de los grandes.

ARCENDO dijo...

Querida Visi, no sabes lo mucho que agradezco tu aportación en este caso. Todo lo que dices, me interesa, siempre, mucho.
En este caso, como ya adivinaba, tus conocimientos nos ayudan a comprender mucho mejor esa encomiable labor. Me imagino porque, sin conocerte, te conozco, el mimo, el detalle, el cariño que has puesto en cada uno de los trabajos que has hecho y te envidio por esa emoción al haber tenido en tus manos obras y documentos de valor tan grande...
Por eso, claro que NO te meto en el mismo saco.
Hay trabajos y "trabajos", y los tuyos, que sé que siempre los haces cara a DIOS, son de los más fiables de todos.
Me alegra saber, finalmente, que en lo tocante a la "pátina del tiempo" estamos en perfecta sintonia.
Gracias por todo. UN ABRAZOTE GRANDE.

Mento dijo...

Amigos mios, yo no entiendo de arte. Pinto porque me gusta pintar y me atreví hasta con los oleos sin tener ni un apice de teoria. Se lo que me gusta y se si una cosa me gusta más o menos. Cuando vi en las noticias lo del cuadro, la que me quedé a cuadros fui yo. Yo nunca he estado en el prado ni he visto el original, pero recordaba la pintura de una vez cuando era muy joven que la vi no sabria decir ni donde y me gustó más por lo oscuro del fondo y por el ángel que resaltaba en la expresión. Me gustaba más que la Gioconda. Ahora parece otra mujer. Yo no entiendo tampoco de restauración, aunque me he emocionado leyendo a Visi y se me ha echo un nudo en la garganta, leches, que me he emocionado un huevo, vaya. Pero sintiendolo mucho y sin querer ofender a ningun restaurador, con todo mis respetos, tengo que decir que ha este cuadro al restaurarlo no solo le han dado otro color,me parece a mi. Otro fondo si que es claro que le han dado. Pero es que el ángel que yo veia, ese se lo han quitado, yo no se expplicar como , ni que, pero el ángel que yo veia en ese rostro no está ahora.

Maria del Rayo dijo...

¡OOOOOOOOOOOHHHHHHH!
Que bellos y hermosos angeles que son.
Han hecho una obra de misericordia "Enseñar al que no sabe"
He aprendido mucho de todos, en especial de Arcendo y de Gran Visigoda.
Dios les bendiga abundantemente por transmitir sus conocimientos.
Gracias!!

Militos dijo...

No sabes lo que te agradezco este post, Arcendo, pues ayer con el rimbombazo del descubrimiento llegue a pensar que lo que había visto hace mucho tiempo en el Prado era pura imaginación, hasta creí que estaba padeciendo un alzeimer a la inversa porque además Julio aseguraba que no la había visto antes y yo la recordaba de visitas con el colegio en los últimos años del mismo, a parte de las que realicé más tarde. Ahora he recobrado mi equilibrio, gracias a vosotros, pero lo he pasado francamente mal, jaja... Lo que yo pregunto es si los que ahora lo lanzan como el gran descubrimiento están mintiendo a sabiendas o no habían visitado el Prado con anterioridad, pues ya son algo talluditos, vamos que tú, Arcendo, eres un chaval a su lado.

Esto es lo a´necdótico, en lo demás voto por la pátina del tiempo, creo. con la debida distancia, que lo mismo ocurre con las personas y sus cirugías, cuando se "restauran" acaban pareciendo de plástico.
Por otro lado ¿cómo se va a pretender penetrar en la intención de autores tan lejanos en el tiempo, en los gustos y en la inspiración que tuvieron en un momento concreto? La mentalidad de hoy no puede captar, es imposible el momento creativo de los grandes artistas, por muy preparados que estén los restauradores.
Me ha gustado mucho todo lo que dices, sabes cuánto te admiro siempre que hablas de arte,(Y siempre) no sé lo que tienes, sí es ese amor que sientes por él lo que hace que los demás aprendamos a ver un cuadro y todo lo que transciende del mismo.

Es como la frase de Aristóteles que has elegido, sobre la finalidad del arte, llegar a la esecia, más allá de la apariencia, descubrir a través de lo que vemos en una pintura, el alma no de su creador, a lo mejor también, sino nuestra propia alma, vertida en sentimientos, sensaciones, emociones que sólo la BELLEZA puede provocar. Algo así como el video del magnífico Director de orquesta que nos tragiste, decía algo así como que detrás de la armonía estaba lo infinito, estaba Dios.
He disfrutado muchísimo, querido Maestro y a continuación dejaré mi comentario para Visigoda, a la que también admiro.
BESIÑOS

Militos dijo...

Querida Visi: ya me quedé impresionada el día que contaste en un post tu labor con los legados de la Historia. Te admiré por el amor que ponías en explicar tu misión de restaurar lo que el tiempo desfiguró en loS escritos de los grandes que nos precedieron.
Me dió idea de la virtud tan especial que tenían tus manos para recomponer lo que hubiera sido imposible para otros.

Para mi siempre fue obra de magia que hayan podido llegar a nosotros tantos documentos y cartas. Con lo que nos has explicado hoy, sigo pensando que es magia, pero con todo un bagaje de preparación exquisita y unas dotes muy especiales que en ti se adivinan leyendo todo lo que escribes, presintiendo lo que no revelas y guardas en el corazón.

Gracias por tu lección de hoy, por enseñar al que no sabe.
Es de una gran generosidad restaurar y no dejar señal propia de uno mismo en lo restaurado.Sé que es lo ético y legal, pero qué desprendimiento y qué difícil vuestro trabajo, me parece muchísimo más complicado y meritorio que la restauración pictórica, aunque también estés preparada para ello.

Cómo he disfrutado esta noche gélida con el calor de vuestras palabras, Visi y Arcendo, muchísimas gracias a los dos.
BESOS Y BESIÑOS DE ADMIRACIÓN

Militos, lega en la materia

Militos dijo...

Y el caso es que me parece más guapa la "madrileña", debe ser por las cejas, jaj...El rostro es como más moderno ¿Será por la falta de pátina?
Lo bueno es que dijeron que Leonardo tuvo pocos alumnos y malos, que ninguno destacó ¿a qué viene tanto bombo?

BESIÑOS Y ABRÍGAATE NO TE PONGAS MALITO que se te echa mucho de menos.

LAH dijo...

Como os he disfrutado leyendoos! un abrazo

Bruce dijo...

Pues yo con lo que me he quedado a cuadros una vez más, es con lo que nos mienten los medios de comunicación.

Ya sabes "que la verdad, no nos vaya a estropear una buena noticia".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...