lunes, 5 de noviembre de 2012

LA GRAN DIFERENCIA



El AÑO DE LA FE nos implica personalmente. La Nueva Evangelización nos urge..., nos quema el alma. DIOS quiere que todos los hombres se salven, y cuenta con nosotros, los que tenemos la gracia de la fe, para ayudarle a cumplir su Plan.

Algunos tenemos una gran bendición que hemos de agradecer mucho y aprovechar bien. Tenemos la suerte de tener fe, de estar tocados de su Misericordia, su AMOR nos inunda y nos rodea, su fuerza nos sostiene, nuestra esperanza es EL.
¡El que está enamorado de ese modo..., no puede ocultarlo!, es imposible que no irradie lo que respira por todos sus poros. El AMOR de DIOS es contagioso..., y tenemos el deber inexcusable de amplificarlo. Porque..., como se nos decía hoy en el Evangelio, al tiempo de amar al Señor con todo el corazón, toda el alma, toda la mente y toda la fuerza; debo -ineludiblemente- amar al prójimo como amo a mí propia persona, ¡No existe mayor mandamiento que ese!

Debemos cuanto antes, empezar por cumplirlo. Es cierto que en la actualidad gracias a los modernos medios y sobretodo a la eficaz evangelización escrita en la vida todos los anteriores santos y mártires que nos han precedido, es difícil encontrarse en este siglo, con alguien que no haya oído hablar de DIOS.... ¡Otra cosa, bien distinta es la transformación personal, por haber tenido la gracia en la certeza de su existencia!; y eso es lo que se nos pide ahora y eso precisamente es lo que podemos aportar nosotros, nuestra experiencia personal, nuestro propio testimonio, y es lo que -modestamente- pretendo aportar aquí.

En este AÑO DE LA FE, en lo que respecta a la nueva evangelización, tenemos una gran labor por delante. Creo y es una apreciación, que los -nuevos- candidatos a conversos, (estén a la vuelta de la esquina o en la más ignota selva africana o amazónica), tendrán casi siempre mejor disposición para acoger el mensaje de AMOR que los muy resabiados -ricos/occidentales-, que creen estar ya de vuelta de fe y religiones.
La inocencia, signo inequívoco de esa bendita infancia espiritual, tan requerida por Jesús en el Evangelio, es la antítesis directa a esa petulante soberbia intelectualoíde que tanto se lleva hoy y que ya nos hizo pecar en la noche de los tiempos..., hincando el diente en aquella manzana envenenada del árbol de la ciencia.
Tantas veces lo hemos dicho aquí. Las cosas de DIOS en ocasiones son paradójicas, y este caso concreto... la inocencia es precisamente el camino de la sabiduría.

Ahora, con la música de Lennon como himno, es moda el desdén, cuando no la repulsa por las religiones. Por todas, sean cuales sean, "la nueva era" las ha metido a todas en el mismo saco: "Imagina" un mundo sin religión..., y serás más feliz, es el mensaje. Sin embargo..., a mí, mi experiencia personal me dice todo lo contrario.
Yo puedo decir lo que siento con total libertad y lo debo decir, con absoluta sinceridad.

Sin mi religión, -la única fundada por el mismo DIOS-, yo no sería el que soy. DIOS siempre ha estado en mi vida, le siento.., sé que existe y que me ama. Es lo que me hace seguir cada día, intentando un día tras otro ser mejor.
Me ha sostenido a lo largo de mis días de error, me ha sacado de muchos pozos, siempre ha estado ahí.
Tras mucho tiempo de cegueras, adicciones y vicios, me ha hecho ver su presencia..., y yo ahora no puedo más que agradecer las muchas misericordias que EL, ha tenido conmigo...
Mi testimonio es el del AMOR constante e insistente hacia alguien que, tantas veces le dio la espalda. Un AMOR incomprensible el suyo, como también lo es, que tras mi cáncer, sea yo ahora más feliz, de lo que nunca había podido soñar...

Sin mi religión y sin mi DIOS, muchas de las cosas que me han pasado y me pasan, serían simplemente insoportables. Sin fe, comprendería a los pobres suicidas; con fe todo cambia, y el mohín amargo de la desesperanza, se torna en la sonrisa interior, sincera e inigualable de aquel que TODO lo espera en el AMOR que nunca acaba.
DIOS ES LA ALEGRÍA EN LA ESPERANZA. Con DIOS todo es posible, sin DIOS nada tiene sentido.. ¡QUE GRAN DIFERENCIA!

El vídeo de hoy nada tiene que ver, en sí, con el tema tratado, aunque para afrontar el lunes..., sí que es una buena inyección de arte y ALEGRÍA, en la ESPERANZA por el futuro de ese pequeño, pero gran concertista. ¡Bendito sea!  Feliz semana, compañer@s.
.
 
...
*     *     *    *    *

8 comentarios:

Militos dijo...

No sé qué decir..., nadie como tú para afirmarnos en la fe y en el camino que seguimos.
Nunca he dudado de que todo se lo debo a Dios y si nunca he tambaleado en el camino de la FE ha sido por el amor que me da y que estoy obligada a dar a todos.

Sin embargo, esta noche estoy triste al comprobar cómo algunos se empeñan en sostener sus errores, precisamente los que más obligados están, por ese amor a Dios y al prójimo que no se puede separar, a iluminar con la luz de Dios.

Aquí dejo mis peticiones para que sea una feliz, muy feliz semana también para tí.

BESIÑOS Y BUENAS NOCHES NOS DÉ DIOS

Rosa dijo...

Es un testimonio muy hermoso, muchas gracias por compartirlo.

¡Feliz semana para ti también!

ARCENDO dijo...

Feliz, que sea muy feliz para tí también la semana, querida Mili.
No debemos estar tristes.
Sobre esos que, se empeñan en el error, después de que nosotros hayamos intentado con ellos lo posible sin éxito; solo habrá ya, que sacudirse biblicamente las sandalias y dejar lo imposible para DIOS, pidiendoselo a través de nuestras oraciones. Hay que seguir caminando, esperanzados y alegres, porque habrá otros muchos sobre los que dejar caer al semilla.
BESIÑOS QUERIDA GUARDIANA.

Rosa dijo...

Se me olvidaba: el niño del vídeo ¡qué rico, con su peluche!

Angelo dijo...

Pues acabo de llegar hace un ratito de misa y antes he tenido un tiempo de oración y siguiendo el hilo del comentario de Militos, reflexionaba sobre el gran regalo de la Fe, pero es que además hemos sido bendecidos con otro regalo, el de creer en la Iglesia y en su Magisterio, el de estar en el rebaño verdadero, el de reconocer al Pastor y caminar junto a él. Todo puro don del Altísimo. Me doy cuenta de que la Fe es una palabra muy amplia, que necesita matices.
Un fuerte abrazo

Sacramento Rosales dijo...

Sin mi religión y sin mi Dios...
Me da miedo hasta pensarlo, me aterra plantearlo siquiera. Si ya a veces el camino es cuesta arriba. ¿Como lo consiguen los demás fuera del amor de Dios?
Te lo aseguro, ni me lo planteo, seria una verdadera locura.
Un abrazo sanador de lunes.

Militos dijo...

Gracias, Angelo, qué acertado estás, la Fe verdadera, LA CATÓLICA, sin el Magisterio de la Iglesia y la Iglesia misma no está completa. Muy buena tu puntualización.

BESOS Y BESIÑOS

Militos dijo...

Cómo me gusta esa Hoja verde, lozana que brota entre las grietas de una tierra reseca.
Así eres tú, querido Arcendo.
Me llevo el banner.
BESIÑOS de siempre unidos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...