viernes, 14 de diciembre de 2012

FEROZ LUCHA INTERIOR




A estas alturas de la película en el que todo es inminente y nada parece tener vuelta de hoja, se agolpan en mi interior un montón de sentimientos y sensaciones.
El momento es crítico y la presión es mucha. Muchos me honráis, inmerecidamente, destacando mi supuesta disposición a la voluntad de DIOS. Os aseguro que hay días en los que no soy ejemplo de nada, ni para nadie.
Parece fácil confiar en DIOS, aliviar todo el peso de esta cruz en sus manos, dejarlo todo a su providencialidad..., pero os aseguro que no lo es.

No voy a decir, porque no sería cierto, que en ningún momento haya sentido su presencia. Eso no es así, porque si así fuera os aseguro que yo no hubiera sido capaz de llegar hasta aquí. Soy demasiado débil y miedoso, como para haber hecho todo este recorrido solo. Pero este último tramo de cuesta de mi Calvario particular, se me está haciendo especialmente duro, como sí, a pesar de los apoyos, lo tuviera que subir solo.

Después de rezar mucho, -no es por ponerme méritos pero rezo como pocos que conozco-, después de ir a Misa, de leer, de buscar a DIOS, de hablar con ÉL en todo momento y circunstancia..; hay veces, que NO le oigo. No sé si no me habla, o yo me he quedado sordo a sus palabras... Y eso es... muy doloroso. Pero lo peor es que, es sobre esa patente debilidad, donde mejor trabaja "el enemigo"..., y es por eso, cuando puede sobrevenir la poderosa (aunque no irresistible) TENTACIÓN DEL DESALIENTO.

Y entonces, todo se junta. Y uno echa la vista atrás y ve los tiempos que ha dedicado a DIOS y lo poco que, -aparentemente- ha conseguido.
Y entonces uno se acuerda de aquella cita bíblica del "Pedid y se os dará", y de las veces que uno mismo ha hablado del inigualable "poder de la oración", incluso de la "fuerza de los Sacramentos"; y piensa -cayendo en un pecado mayúsculo- que nada de eso está hecho para él.
¡Cuántas veces uno ha esperado una luz, la actuación extraordinaria de DIOS!, el milagro que curara y que al tiempo callara tantas bocas de descreídos; mientras que DIOS permanecía impasible, dando la razón a todos los empiristas.
Y uno, se llega a cuestionar sobre la veracidad de todo eso que defiende, predica e intenta vivir. Posiblemente, el pecado se agrava con un terrible ataque de soberbia ególatra.
¿Cómo puede ser posible que -yo- rezando tanto y tratando de ser bueno, sufra tanto?.
¿Por qué tienen que sufrir -los míos-?
¿Será posible que DIOS se haga el sordo ante tanta gente rezando por --?
-Yo-,-mios-, -mi-: ... Y luego, de ahí, ya uno empieza a desbarrar... "Dios, ¿estás ahí?", "Realmente ¿existe DIOS?" etc., etc., etc. Y uno acaba preguntándose si todo esto de la religión será todo un bonito cuento...

Desaliento, desconfianza, ¡desesperación!, van todo en el mismo paquete. Y si se entra en esa espiral es muy complicado salir de la mentira..., ¡sin ayuda es imposible!
Una vez más, aunque parezca contradictorio o paradójico, la salida de ese laberinto de la desesperación, solo se encuentra a través de lo que parece que no funciona: ¡La oración y los Sacramentos! La clave es la paciencia y la perseverancia, y también... un poquito de memoria.
Lo primero que hay que hacer es una buena confesión para ganar gracia sacramental y obtener la luz del Espíritu, y luego efectivamente, es muy útil, recordar las muchísimas veces, incluso durante todo el proceso de la enfermedad en las que uno se ha sentido sostenido y aliviado por su Presencia Misteriosa.

Ciertamente, no quiero la operación, me aterra pensar que un bisturí me rasgue de parte a parte, me da mucho miedo el riesgo añadido que tengo. Además, me pongo en las dos circunstancias, en la posibilidad terrible de morir en el intento; y en la de salir de una intervención en el que el postoperatorio será duro y después en mi cuerpo, nada volverá a ser igual.
Como veis tengo momentos de mucha tentación, en el que me vienen todas estas cosas y todas las que os acabo de contar antes, pero en esa tremenda lucha interior, ¡misteriosamente! siempre vence la opción más positiva, la más optimista.

Es indudable que aún con todas esas complicaciones, esto podría no ser operable y lo es, En este precipicio... ¡Tengo que aprovecharme de esa "cuerda" que DIOS me tiende!
Ayer me dijo mi mujer, "posiblemente DIOS quiere que te operes...", si es así ¿quien soy yo para negarme a su voluntad?
Claro que todo podría ser mejor, pero también todo podría ser mucho peor. De hecho, el ánimo y la alegría interior que tengo, os aseguro que es tan inexplicable, tan impensable en mí, que me atrevo a calificarla de sobrenatural.

Este posiblemente, será uno de los últimos posts (al menos de este año) en la HOJA, el lunes llega uno de los momentos más cruciales de mi vida, ya estoy en capilla, como los toreros. Como ellos antes de salir al ruedo, a DIOS y a su Madre me encomiendo y pido que lo hagáis conmigo, para que esa esperanza no decaiga.
Tengo previsto, despediros otra vez, pero aprovecho esta circunstancia, para agradecer vuestra presencia en el blog y en mi vida, vuestros apoyos y oraciones, a todos los que estáis conmigo en estos momentos. Quiero que sepáis que, en el corazón os llevo a todos, en cada lucha de mi vida. Ha sido -y es- un honor luchar a vuestro lado.

*    *    *    *    *

12 comentarios:

Militos dijo...

No puedo decirte nada, querido hermano, todos esos miedos también los tengo yo por tí, pero con Dios lo superaremos, no te quepa duda.

Hoy no me encuentro bien, he pasado una noche de vomitonas tremenda, en las que no podía ni rezar, pero sí ofrecer. Sin embargo, tenía que dejarte mi apoyo, mi: "No dudes, querido", todo se va a superar, el posoperatorio será largo y doloroso e insoportable estar sin tí, pero todo tiene que revertir en tu bien.

Qué bien viene la canción de Clapton, es preciosa.
Dios mío, ¡cuanto le amas!

BESIÑOS ARCENDO, LA MAMITA TE CUIDA.

Alawen la Arquera dijo...

Nada que añadir, excepto que estoy ahí, pero eso también lo sabes.

Besos y abrazos.

Terly dijo...

Querido Arcendo, seguimos en la oración.
Conozco bien los momentos difíciles que te están tocando vivir últimamente y como no sé muy bien qué decirte, por si te sirve de ayuda, aquí te dejo un poema de mi madre con una frase que a ella le ayudaba mucho.
Un fuerte abrazo.

CONFORMIDAD

No envidio tus palacios
ni envidio tus riquezas;
ni las joyas que adornan tu persona
ni el lujo y bienestar que te rodea.
Ni a ti ni a nadie envidio en este mundo
por más que os mime la fortuna inquieta
¡Llevo una frase que a mis labios sube,
dentro del alma impresa¡
La siento y la repito a cada instante,
porque gracias a ella,
sin tener nada lo poseo todo…
¡Frase sencilla y cierta¡
Tal vez no la comprendas ni compartas,
mas debes conocerla
por si la suerte caprichosa, un día,
la espalda te volviera.
Estas cinco palabras solamente.
¡Lo que Dios quiera sea!

Eladia Montesino-Espartero A.

Angelo dijo...

Si no fuera como explicas, algo no me cuadraría...¡ Jesús en Getsemaní! ya sabes.... estás imitando al maestro.
Ojalá sepamos ser ese ángel que te consuela. ¡Mucho ánimo! Estás en las mejores manos: MARIA. Ella se ocupa de todo.
Un fuerte abrazo

Puro y Eterno Amor dijo...

Mis oraciones contigo y tu familia siempre...siempre.
Animo.

Mil bendiciones.

Rosa dijo...

Nada, NADA, absolutamente NADA, de lo que dejas en este blog tuyo incita al desaliento. Hablo por mi experiencia. NUNCA he creído que eres un héroe ¿qué es ser un héroe?, pero lo que SIEMPRE (me acuerdo de que una vez dijiste que no deberíamos utilizar las palabras SIEMPRE y NUNCA, y me llamó la atención), he sentido, es que eres un hombre de FE, y por tanto una PERSONA BUENA, porque se NOTA. Si la FE está arraigada, es imposible otra cosa.

Pero ¿sabes lo que más me ha calado?, cuando nos dejas vídeos divertidos; aún sabiendo que tú lo estás pasando mal, que sufres, eres capaz de compartir con todos alegría, buen humor, SIEMPRE. A esto lo llamo GRANDEZA DE ALMA, y CARIDAD, con mayúsculas, sí, con mayúsculas. Eso es lo que ofreces SIEMPRE: CARIDAD a raudales.

Compartes desde el dolor y desde la Esperanza SIEMPRE; eso es ser un hombre de FE, y eso es ser un EJEMPLO, y eso es ser humano y EJEMPLO de que DIOS está contigo, sosteniéndote contínuamente. Se nota. Todo lo demás no importa, no debe importar, porque NUNCA has dejado ver otra cosa. No eres un héroe, eres un hombre de FE, que se cae y ¡se levanta una y otra vez!, precisamente porque tienes ¡¡¡¡FE!!!!, y rezas, rezas, rezas y además, porque rezas, pides, luchas, das gracias... ¡nos haces rezar!, nos descubres el valor de oraciones que nadie nos había descubierto; pero ¿no es esto la FE?, ¿no es esto dar muestra de FE, sentir la FE? pues sino es esto la FE, yo es que entonces no entiendo nada, y no, porque siento con el corazón (siempre siento primero con el corazón) y después con la razón que no es así.

Hoy leí Caritas in Veritate y me acordé de ti, dice: "la caridad es el don más grande que Dios ha dado a los hombres, es su promesa y nuestra esperanza". Cuando falta la salud, cuando nos vemos ¡al límite! es cuando se demuestra la verdadera Caridad, cuando dices: ofrezco mi dolor por todos vosotros, pero ¡Madre mía! ¿existe mayor muestra de Caridad?

Nosotros ofrecemos nuestras oraciones, con la ESPERANZA de que te cures el cuerpo, pero si no es así, es porque es MEJOR que no sea así, no lo dudes NUNCA; del alma ya das muestras sobradas de que la tienes con una preciosa y divina ¡¡¡SALUD!!!, eso es lo que trasmites SIEMPRE. Ojalá nosotros supiéramos, es lo realmente importante.

El bisturí no lo vas a sentir, vas a estar dormido como un ¡ceporro!, no te preocupes, no te preocupes...y del postoperatorio Dios dirá, como siempre...

Gracias SIEMPRE por este blog, el honor de compartirlo es nuestro. Lo único que se respira aquí es FE, y lo que más (para mí) CARIDAD.
Es un honor compartirlo, esto no es Tele 5, no venimos a cotillear, sino a acompañarte, porque has tenido la Grandeza de Alma de permitir que te acompañemos. Es un lugar precioso.

No tengas miedo, se nota que Dios está a tu lado, se percibe en cada desaliento y en cada subida (la noche oscura del alma es necesaria para subir de nuevo).

Muchísimas gracias a ti SIEMPRE, por todo lo que nos enseñas y compartes, la canción que hoy nos dejas:

El tiempo puede hacer
que te vengas abajo
el tiempo puede doblar tus rodillas

el tiempo puede partirte el corazón
y tenerte suplicando por favor
suplicando por favor...

Más allá de la puerta
hay paz, estoy seguro
y sé que ya no habrá más
lágrimas en el Cielo.

En el cielo no hay lágrimas, sólo paz, no es un cuento de hadas, no lo dudes, pero gracias por compartir tus dudas, eso demuestra ¿ves? tu grandeza de alma, hay que ser valiente para decirlas, pero estás bien "abrigado", por eso las muestras, nunca vas ni de sabiondo, ni de repollo, como siempre, vienes y te muestras con sencillez y naturalidad...con grandeza de alma...como haces hoy...sólo entendible desde la FE y con la FE...

El martes habrá muchas estrellas encendidas rezando por ti, pero no dudes de que antes las encendiste tú con tu ALEGRÍA y CARIDAD para con todos; es más, mucho más que generosidad...es Esperanza, es Fe viva...por eso te queremos y rezamos por ti...

Un abrazo con el alma, querido hermano. Un honor. Estoy llena de Esperanza.

Militos dijo...

Ya voy mejorando y he venido a repasar tu post. ¿Qué has conseguido poco en el tiempo dedicado a Dios? Dios mío ¿qué será de nosotros entonces?

Te lo acabo de decir en un mail, pero quiero repetirlo en tu Hoja:
"Dios te ha elegido para escribir contigo su mejor post"

No sé si podré volver más tarde, por eso: Buenas noches nos dé Dios y un feliz despertar en brazos de María, Esperanza nuestra,

BESIÑOS lOHENGRIN

Camino García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
una madre agradecida dijo...

Arcen, sigo por aqui... en silencio.... llena de esperanza.
Todo es un bien para quien confia...

Militos dijo...

¡Qué suerte Camino! ¿Podré yo, Arcendo, conocerte algun día? No pierdo la esperanza.

BESIÑOS DE VALQUIRIA CABEZOTA.

Anónimo dijo...

Arce querido.
No tengo palabras para agradecerte las veces que me has sacado de la tristeza, depresión, has aumentado mi fe mi devoción por el rosario y te agradezco profundamente a ti y a todos los blog que visito, por eso ahora quiero que sepas que siempre has estado en mi pobres oraciones, pidiendo a nuestro PADRE santo que fortalezca tu espíritu. Recuerda que nuestro señor Jesúscristo el enemigo lo
quiso tentar y ya ves que no pudo.
Ten fe, confía plenamente la oración hace milagros.
Mis oraciones para ti y toda tu familia, bendiciones
Marcha v

Boss dijo...

Como dice Ángelo, estás pasando por Getsemaní. Aguanta y Dios vendrá a consolarte.
Estás entrenando tu espíritu, solo a base de levantar y levantar se desarrolla el músculo, bien, pues solo a base de prueba tras prueba se fortalece el espíritu.

ANIMO!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...