lunes, 10 de enero de 2011

EL GRAN RELATOR DE LAS ALMAS SUFRIENTES Y FINALMENTE ... REDENTAS

.
Desde que inicié la andadura en mi HOJA, tengo una costumbre, que de seguir repitiéndose, probablemente va a ser tradición en este blog.
Cada año, ya sea en Cuaresma o por Semana Santa, me gusta releer y volver a meditar, un texto memorable de José Luis Martín Descalzo que apareció, hace ya algunos años, en “la tercera de ABC”.
El artículo, en cuestión, llevaba por título “Ante el Cristo muerto” y narra, ejemplar y apasionadamente, la reacción del gran escritor Fedor Dostoievski, ante un magnífico Cristo yacente, pintado por Holbein. Si no conocéis ese motivador relato…, os animo efusivamente a su lectura, pinchando en este
ENLACE.
.
Claro que todavía quedan meses para la Cuaresma y más aún para Semana Santa, pero nunca es pronto, ni tampoco tarde para hablar y recomendar al inmortal Dostoievski…
Este ruso excepcional…., es uno de los escritores más profundos e interesantes, que tuve la suerte de leer, gracias a una inestimable colección de grandes literatos, que mi madre, pensando en mi futuro, se empeñó en hacer. (Bendita sea mi madre, que tanto hizo por mí)
.
En aquel extraordinario repertorio de escritores de aquella colección, estaban Shakespeare, Wilde y Dickens, además de nuestro Cervantes, y también estaban los dos rusos más famosos… Tolstoy y Dostoievski.
En mi caso, os confesaré que siempre me costo mucho más leer a Tolstoi, que a Dostoievski; de hecho…, Ana Karerina lo empecé hace tiempo y… todavía lo tengo pendiente.
De todos modos, puedo admitir, que en algunos casos y para personas no muy habituadas a la lectura, las obras de Dostoievski puedan parecer tostones.…, pesadas, densas, difíciles.
Además..., entiendo también que sus novelas, a veces, tan llenas de nombres y de largas descripciones posiblemente no son aptas para un público acostumbrado a Arturo Perez Reverte, Dan Brown o B. Izaguirre, con todo mi respeto para el primero y lo contrario para los segundos.
Pero la buena literatura, como también decíamos en el post anterior sobre la buena música, requiere esfuerzo, constancia y muchas ganas de aprender…; si se superan estos mínimos escollos, la recompensa es inmensa.
.
En mi caso he de decir que el tesoro encontrado en Dostoievski, ha merecido la pena, con creces. De él, he leído bastante y sin duda es uno de mis preferidos, la forma como consigue expresar una pluralidad de personalidades es sobresaliente, cada personaje se destaca por si mismo y sus retratos de aquella Rusia zarista son.. desgarradores.
De las que he leído recomiendo, por supuesto "Los Hermanos Karamazov" porque es magistral y absolutamente conmovedora. "Crimen y Castigo" genial e imprescindible. "El jugador",Humillados y Ofendidos”, y “Noches blancas” que es un relato corto y muy bonito.
.
Pero de todo esto, me interesa destacar sobretodo, que Dostoievski fue un gran maestro, y no solo de la literatura, si no también del pensamiento. De hecho su obra influyó en personalidades tan dispares como Nietzsche, Kafka y Mishima; incluso en los –hispanos-, Borges y García Márquez. De lo que se deduce que su importancia es tanta que, probablemente, ninguno de los grandes escritores tanto del siglo XIX, como del XX haya sido ajeno a su obra.
Su proyección fue y es universal, pero yo creo, que además de su impresionante destreza narrativa, la fuerza de su atracción radica principalmente en su espiritualidad incontestable; en la búsqueda, a veces dolorosísima, de la trascendencia.
.
Todas las obras de Dostoievski son tremendamente didácticas y probablemente su mensaje se resuma en esta acertadísima cita suya…, “El secreto de la existencia no consiste solamente en vivir, sino en saber para que se vive”.
Muchas veces, la pobreza, la mezquindad, la prostitución, la borrachera, el crimen; todas esas bajezas son los instrumentos que el escritor utiliza para construir sus grandes lecciones.
En sus novelas, nada importa el contexto histórico; casi siempre, el triste protagonista es ese hombre esclavizado por la burocracia y por el orden establecido. Ese hombre empequeñecido que ha renunciado a vivir según él mismo, para vivir como quieren los demás; aferrándose a veces a la triste “comodidad” de no tener ninguna responsabilidad y por tanto… ningún mérito.
Sin embargo..., Dostoievski utiliza esas grandes mediocridades humanas y la rebeldía a las mismas –a veces delictiva-; para generar la diferencia entre la amoralidad de la sociedad y la necesidad de una vida distinta, mucho mejor, espiritual por encima de todo.
.
Dicen que leer a Dostoievski es como tener ganas de autocritica y mirarse en un espejo ya sucio…; sin embargo, yo pienso que, el alma de los personajes de Dostoievski es muy humana…, y casi siempre, y por eso…, muy ambigua.
Tan pronto estamos al borde de la perdición; como elevados al extremo contrario.
Pero la esperanza es que para Dostoievski, la salvación llega siempre, y se obtiene primero a través del dolor y después del perdón. Pero, como hemos dicho.., lo más impresionante de todo, es llegar a la conclusión de que todos tienen posibilidades de redención, porque «aun allá en las canteras, debajo el vestido de un preso y de un asesino, puede encontrarse un corazón de hombre».
.
La liberación salvadora para las almas de esos verdaderos héroes del drama humano, no llega por una reeducación impuesta, (tipo “clockwork orange”), sino por la auto transformación radical:
«En la cárcel, quizá estaré mejor»; así dice Raskolnikof, el protagonista de “Crimen y castigo”, de tal modo que ese “superhombre nietzscheniano", fallido y arrepentido, «empieza la historia de [su] lento renacer... de la gradual regeneración, del lento paso de una vida a otra». ¡La auténtica catarsis!.
.
De esta manera, y por todo lo dicho, se podría concluir, sin temor a equivocarnos, que Dostoievski además de un gran escritor es un místico de gran altura, que rechaza abiertamente el escepticismo, el pragmatismo y el nihilismo… y que decididamente apuesta por un humanismo verdadero, cristiano y teísta.
Rechaza por igual, tanto los planteamientos de los racionalistas, que son pura filantropía y fríos razonamientos; como las maneras marxistas, que solo se atienen al hecho económico en la historia y la psicología. Dostoievski así, definitivamente, cree en la libertad tal y como la entiende el Cristianismo:
Libertad como dolorosa elección radical entre el bien y el mal. De ahí, la positividad del sufrimiento, del dolor y de la angustia, que nunca son estériles, ni absurdos.
Lo que cuenta, es la afirmación de la persona humana y de Dios, por eso sus novelas son mucho más optimistas de lo que inicialmente puedan parecer, a pesar de sus tan descarnados pasajes…; solo que… hay que saberlo ver así....
.
Os animo a leer, y a desgranar los muchos sentimientos y enseñanzas que podemos extraer de uno de los más grandes escritores de la humanidad: Fedor Dostoievski.
.
* * *
.
Como acompañamiento musical, de este post tan literario, escojo... esta canción de AMARAL, simplemente porque me me apetece y también, porque me evoca a una película que, en su día, me recordó mucho a esas almas atormentadas de Dostoievski.
Ojalá el protagonista de LIVING LAS VEGAS, hubiera procedido a la manera de aquel estudiante de derecho llamado Raskolnikof; probablemente otro final -más feliz- hubiera tenido.
.

* * * * *

4 comentarios:

Maria Jesus dijo...

Lo intentaré Arcendo, pero, con lo lectora que soy y no de Boris Izaguirre, no he podido con los rusos.

Militos dijo...

No me puedo creer que no hayas podido con Ana Karenina, fue de lo primero que me recomendó mi padre. me encanta y la he leído dos o tres veces. De tu ruso preferido he leído Crimen y Castigo, Los hermanos Karamazov, El jugador, el idiota y alguna más. A mi también me gusta mucho Dostoieski y adoro a Tolstoi.
Excelente ensayo sobre Fedor, hacía tiempo que no escribías de autores.
Bueno y lo de Martín Descalzo lo recuerdo como si te lo acabase de leer. ANIMO A TODOS A QUE PINCHEN EL ENLACE.
Pero porfa, no nos adelantes la Semana Santa, no hagas como el Corte Inglés, que aún tenemos en la boca los sabores de la Navidad, déjanos disfrutar un poquito más de ello.

BESIÑOS TOLSTOINIANOS

Gran Visigoda dijo...

Mil gracias por este post, primero porque he leído el artículo de Martín Descalzo que no conocía y me ha recordado otros Cristos y me ha dado que pensar...
Y en segundo lugar porque he leído a Dostoievski desde ni se sabe ya la de años, la primera obra que leí fue "Crimen y Castigo" llegué a ella por obligación pues había que leerla en clase de literatura pero nada más terminarla me hice con "Los hermanos Karamazov", la cual leí casí de un tiron, por las estanterias anda el libro todo subrayado y lleno de anotaciones mias..., luego vino "El idiota" , "El jugador"... para mi "Los hermanos Karamazov" la mejor, encierra un mundo.
Gracias porque por tu entrada he recordado un montón de cosas de este autor y de los ratos que le he dedicado, me entraron unas ganas tremendas de volver a leerlo.
Un abrazo.

Camino García dijo...

Ni conocía el cuadro -impresionante- ni conocía el artículo de Martín Descalzo -igualmente impresionante, magistral-, así que estoy con la boca abierta desde que he empezado a leer la entrada. ¡¡¡GRACIAS!!!

Y debo de ser de quinta próxima a "Gran Visigoda" pues conocí a Dovstoievski y Tolstoi en BUP, y quedé alucinada: Literatura como ésta me permitía acceder a mundos interiores sorprendentes y conocerme y conocer la naturaleza humana yo solita con mi libro; otras obras literarias me llevaban a otros mundos y otras maneras de entender y vivir la vida y relacionarse... así que decidí no abandonar la Literatura nunca, hacerla mi trabajo.
¿Y"Living Las Vegas"? Sí, atormentado y en una espiral, un tornado inquietante como tantos protagonistas de Dovstoievski, ¡qué buena asociación has hecho, Arcendo! Me tuve que salir de la sala del cine de Toledo donde la estaba viendo porque no podía soportar ver su autodestrucción y a su compañera..., madre mía... ¡Y qué actorazo Nicolas Cage! Me había metido en su piel como en el asesino de "Crimen y castigo", sus luchas interiores...
Cuánto que aprender del "Realismo espiritualista" que dicen, etiquetándolo todo, simplificándolo todo...

Y viene la imagen del icono que me acompaña y "salva" en mis luchas interiores y bajones: Jesús que desciende a los infiernos, que hasta parece que se "violenta" y estira para llegar a más manos que le piden sacarlos de allí.

Y citando a Martín Valverde como haces tú en la entrada de hoy (está visto que compartimos a bastantes personas y personajes): "No hay nada que puedas hacer para que Jesús te ame más, ni nada que pueda hacer que te ame menos, nada." Por eso yo también desde "mis infiernos personales", lo miro pidiendo que me salve -sólo Él puede hacerlo- y sé que se estirará y estirará porque siempre tiene su tiempo y su mano para llegar a mí, para llegar a todos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...