miércoles, 27 de febrero de 2013

LA DELGADA LÍNEA...

...
Empezaron con aquella absurda acampada en la Puerta del Sol. Luego se han ido sucediendo una serie de movilizaciones -con más o menos concurrencia-, cuyo objetivo principal ha sido "cercar" el Congreso. Después está, lo que se han dado en llamar "mareas", léase -marea blanca- la de los "indignados" de la sanidad o la -marea verde- por los de educación... etc., etc., etc.
Lo cierto es que las algaradas han ido en aumento, si no en número de asistentes, si en cantidad de "manifas". Ya lo dijo el otro día Cayo Lara, a las claras, el objetivo es "ganar en la calle, lo que no pueden en el Congreso" (y en las urnas, añado yo; con lo cual las convicciones democráticas de Don Cayo, quedan muy en precario).
Ahora bien.., estas asonadas, en ningún caso, tienen la consistencia de manifestaciones serias. Para hacer esta afirmación me baso en una evidencia contrastable que resulta demasiado chocante:
La mayoría de estos tumultos acaban como se sabe: Barricadas, enfrentamientos con la policía y detenciones. Incluso se ha dado el caso de que muchos de esos detenidos, además de ser menores, -y delincuentes fichados-, son reincidentes. De hecho alguno de estos alborotadores, detenidos en la Plaza de Neptuno, también fueron -cazados- en la manifestación de educación, por ejemplo.
¿Es que son siempre los mismos los que acuden a TODAS las manis? O ¿es que estos díscolos mozalbetes son tan listos como para representar a gremios tan dispares como la sanidad y la educación?...
La izquierda quiere tomar la calle por la fuerza y utiliza todos sus recursos, desde los liberados (¡por fin curran!) hasta sus activos más violentos. El objetivo no es otro que chantajear por la violencia al Estado de Derecho. Esa es una realidad. Lo lamentable es que la mayoría de los medios, se sumen a este peligroso despropósito, y un porrón de buenos ciudadanos, también.

Nadie puede negar que la situación está muy mal y es muy comprensible que la gente esté muy enfadada con ciertos miembros de la casta política, pero las instituciones están funcionando a pesar de las duras condiciones económicas exteriores. No podemos olvidar que -¡la crisis es mundial!-.
Los sindicalistas de la porra no son ni racionales, ni razonables, para eso habría que tener en cuenta y sopesar la certeza de unos indicios, una tímida recuperación que llega gracias a esos recortes. Recortes durísimos y necesarios, fruto de una herencia nefasta y del silencio vergonzante -precisamente- de esos sindicatos infames.

Ayer estuve oyendo un programa de 13TV en el que se dió paso a varias llamadas de espectadores que querían opinar sobre lo que está cayendo. Una de las últimas intervenciones me dio mucho que pensar. El oyente decía haber participado en alguna de esas manifestaciones... Estaba exaltado y con mucha vehemencia expuso que allí estaban "todos los sectores", "que la dimisión del gobierno era un clamor popular" y lo más gordo... que "si de aquí al verano, el gobierno no rectificaba su política..., poco menos que "la revolución popular" iba a ser inminente" cayera lo que cayera.

¡Vamos a ser serios!, los que están moviendo y promoviendo la revuelta, en ningún caso, ni en ninguna manifestación, han pasado de unos miles (que casi siempre son los mismos). Nada que ver, con el clamor (mayoría absoluta) popular y ¡democrático! emanado de las urnas. Los que han perdido, los que no han sabido ganar, deberían aguardar cuatro años... estoicamente, y esperar y ayudar a que otro haga, lo que no han hecho ellos.
¿Es legítimo protestar cuando el gobernante no está funcionando correctamente? ¡Por supuesto!, pero sin traspasar ciertas líneas que son muy peligrosas. Porque la diferencia entre guerra y paz es mucha, porque la línea que separa democracia y dictadura es muy delgada. Todos deberíamos cuidar esos límites. Nos va mucho en ello.

Hoy mismo, creo que con la misma intención, el periodista Hermann Tertsch ahonda en ABC, sobre esta cuestión. Tertsch escribe:
"Unos ya han intentado derribar al gobierno con viles artimañas de despacho. Otros buscan una tragedia en la calle para incendiarla. Veremos si España aguanta"...
Creo que el comentario, es tan terrible como cierto. Hay quienes buscan la tragedia, (algo que en su sano juicio, nadie querría) para obtener réditos políticos. Desgraciadamente, es mezquino pero no es la primera vez que se hace (todos tenemos memoria y lágrimas).

Sé de gente buena que está muy enfadada con todo lo que está pasando. Conozco a muchos que han acudido de buena fe, a esas manifestaciones. Lo peor es que muchos acaban cayendo en el juego de intereses de quienes dicen defender al pueblo, y lo que quieren finalmente es arrebatarles la democracia.
Sin embargo, aún concediendo que la situación es muy difícil, sigo pensando que no es todavía crítica.
Muchos de los que acuden a esas mismas manifestaciones, -aunque parezca mentira-, son unos burgueses de tomo y lomo que no quieren perder sus status: Sus 2 o 3 coches, su cine en finde, su gimnasio y su cañita de cerveza de vez en cuando... (todo muy respetable). Conozco casos concretos.
Por eso estoy seguro que toda esa "clase obrera" no se va a meter en una nueva toma de la Bastilla, ¡ni por asomo!. Saben bien... que una guerra no la gana nadie, y estos... tienen mucho que perder. Es más cómodo permanecer cobijados a la larga sombra de la herencia del "tío Paco", que fue tan buena, que todavía persiste (-Ver enlace-).

*    *    *    *    *

7 comentarios:

Militos dijo...

Menudo panorama el que estamos viviendo y los que más vociferean son los que menos hacen por mejorar el estado de España.
Que todo está desastroso, es verdad, pero la cordura nos dice que que hay que esperar, el gobierno está trabajando, no como el anterior que con negar la crisis y repartir subvenciones parecía que no pasaba nada y viviamos en ese estado de bienestar imaginario que tanto gustaba a muchos y que era más falso que ZP.

La verdad es que vengo de la despedida del Papa, donde todo es tan distinto que no quiero exaltarme con estas barbaridades de unA España convulsa.
Hay que ver la diferencia, un Papa se va en vida y la Iglesia está tranquila, con pena le decimos adiós, pero no hay revolución ni temores, es la seguridad de que Cristo sigue al frente de su Iglesia, lo que nos da la paz y la tranquilidad.
Un buen día para tí, querido Arcendo.
BESIÑOS, CAPITÁN.

Maria del Rayo dijo...

QUE NUESTRO SEÑOR NOS AYUDE A TODOS!!
DTB!!

Rosa dijo...

Bien, estoy de acuerdo con la delgada línea, pero tú, siendo como eres, que eres bueno e inteligente, lo tengo claro, si no lo tuviera claro, no te lo diría, no entiendo cómo te empecinas tanto en hacer ver lo negro blanco. Te lo digo muy en serio, y por nada del mundo quiero que te preocupes, yo lo entiendo casi todo; pero HOJA (no te llamo Arcendo, porque no me gusta el nombre), no digas tonterías, y no digas que esto no es una tomadura de pelo. No, es demasiado, hay que sostener la situación, no sé hasta donde es nuestro deber sostenerla, nolo sé, pero así no se sostiene. Con este teatro, no. La izquierda, ya lo sé, es malona (y ¿el socialismo cristiano de José Antonio?, ya sé que es de otra época, pero me gusta)...Bueno, sin más, yo me fío de tí, y es raro, pero no voy a estar todo el día explicando todo, es claro, y no quiero, por nada del mundo, que te produzcan desasosiego mis comentarios. Mis amigos son mis amigos, hasta el final y siempre. Las razones son de peso e inquebrantables, pero que nunca esperen de mí que diga sí a todo, eso no lo van a encontrar, si no estoy de acuerdo.

Cuando una leonesa es amiga, lo es hasta el final, porque nada tiene que ver la política, es secundario. Cuando hablas de Dios, te apoyo hasta límites insospechados en mí (quiero decir en un blog, en la vida diaria es igual), sin ninguna complicación ni reserva; pero cuando hablas de política, tan empecinado en hacer ver que algunos siempre tienen razones de peso, pues no. Más obras y menos palabras. TÚ, demuestras las cosas "andando", algo que ellos, los políticos, no hacen. No lo olvides y no te empecines. Por nada del mundo quiero que te preocupes, te aprecio mucho, mucho, pero si te tengo que decir una cosa, te la digo. Soy igual en mi vida diaria, no finjo aquí ni en ninguna parte, aunque, a veces, me callo. Me pasé con el comentario, creo lo que te dije completamente, pero también sé que no era adecuado para ponerlo en un blog. Gracias por no publicarlo.

No te conozco de nada, pero te conozco mucho, lo suficiente, y siempre, y esto es claro en mí, te apreciaré como una persona importante en mi vida. Así de claro y de sencillo. Es sencillo. Y me remuerde la conciencia, aunque me confiese, de haber votado a un partido que permite el aborto y no hace nada por solucionarlo, es lo que más me remuerde, y eso no me lo quita nadie, me remuerde, es de dentro. La próxima vez, si Dios permite que llegue una nueva votación, yo votaré no en blanco, que es una trampa, ejerceré mi derecho votando NULO, NULO. No me remorderá la conciencia, como ahora me remuerde. Lo esencial es esto, defender la vida. Lo tenía claro a los 15 años, y después me he dejado engatusar, y no va a suceder más. Y todo lo demás que dije, aunque es secundario, la economía es secundaria, lo creo de verdad. No hay justicia, ni, claro, caridad. Sólo dinero y dinero me da ¡asco!

Un abrazo, no te preocupes nunca, que cuando algo lo tengo claro, lo tengo, y nunca, jamás, te haría daño. Eres una bella persona, y por eso no quiero que estas menudencias sean importantes.

Mañana se va el Papa, buaaaaaaa...un ejemplo de todo buaaaa....

Un abrazo y gracias; soy muy sensata, no hago las cosas al tun tun, pero soy visceral a veces, y aunque lo razone, no puedo disculpar lo que está pasando.

Es difícil compartir en un blog, sólo te guía la intuición, pero no hay problema, me fío...

Gracias, siempre.

Militos dijo...

Rosa, permite que te diga algo, yo soy franquista de nacimiento y de convicción, adoro a Jose Antonio desde que en el servicio social universitario, nos enseñaron su doctrina. Nunca he sido del PP, aunque esta vez le haya votado.

Como comprenderás, la desaparición del aborto de nuestra ley es esencial para mí, no sólo por mis convicciones religiosas, sino porque es un crimen contra la humanidad, pero en este momento crucial para España no podemos hacer coro a los que están deseando ir a las barricadas.
Lo que Arcendo, cuyo nombre a mí si me gusta y mucho, como también La Hoja del Arce, denuncia es esa lucha callejera instada por la izquierda y que se nos puede ir de las manos porque está instrumentalizada por demás y lo que buscan es derribar el gobierno que salió de las urnas.
No estamos de acuerdo con el PP en muchas cosas elementales, pero nadie en estos tiempos quiere una dictadura y si por decreto Rajoy cambiara todas las leyes que no nos gustan, sería un dictador.
Creo que se está luchando contra la corrupción, al menos está saliendo a la palestra, no creo que todos sean corruptos.
También pienso que es necesario cambiar tantas cosas, de la enseñanza, de las Autonomías que no se definieron bien en la Constitución, de la Ley electoral, la independencia de poderes etc...Pero volvemos a lo mismo, no se puede hacer todo en el segundo año de gobierno y la ruina de España estaba ya vaticinada por la UE.
En fin, querida amiga, esto sería para hablarlo largo y tendido, pero de momento no podemos hacerlo.

A lo mejor te gustaría conocer el partido Alternativa Española, AE, seguro que estás de acuerdo con sus principios, como lo está Arcendo y algunos más, yo también, pero de momento no reunirían suficientes votos, de hecho creo que no se presentaron a las elecciones últimas.
He de decirte que entiendo tu rebeldía, pero a España hay que sacarla adelante o esto será una nueva revolución que nadie quiere porque los recuerdos de la guerra aún viven en algunos de nosotros , yo nací en ella, pero no me enteré, tan solo cuando crecí y mis padres y familiares, algunos murieron en el lado de Franco, me contaron.
Perdona, Rosa, porque me haya metido, pero creo que no es hora de darse cabezazos contra la pared, sino de salir a flote de este naufragio.
Un beso con mi cariño.

BESIÑOS Y BUENAS NOCHES NOS DÉ DIOS, QUERIDO CAPITÁN.

Militos dijo...

Por supuesto, Rosa, que no pretendo ni quiero convencerte ni a tí ni a nadie, sólo que entiendas otras ideas que no están tan lejos de las tuyas como a primera vista pudiera parecer.
Un beso fuerte.

Nothingman dijo...

Mi ipinión es 100% la de Militos.

Rosa dijo...

Por casualidad he visto los comentarios de esta entrada. No los había visto. No juzgo a los políticos como personas, pero no puedo decir que los comprenda, me es imposible, ha sido demasiado el desencanto que me he llevado. Puede que sea una idealista, creo que no totalmente, pero no puedo decir que esto me convenza, porque no es así. Opino, y es una opinión, que todos son iguales, y sólo con decirlo, ya me duele, porque creía que no era así. Pienso igual que vosotros, pero ya no les disculpo, juzgo la actitud que tienen, para nada juzgo a nadie como persona, pero creo, y esto lo creo, es más profundo, que es una tomadura de pelo lo que hacen. Aunque soy consciente de que las leyes no se pueden cambiar de la noche a la mañana, en estos momentos de mi vida, sé que he contribuído con mi voto a legitimar el aborto,y no lo voy a hacer nunca más, me arrepiento. Es una cuestión personal, lo sé, y me gustaría que no fuera personal, pero es como pedir peras al olmo; yo las pido...y no me rindo...

En cuanto a la corrupción, llevan demasiados años en la política como para decir que no se enteran de nada. Lo siento, pero no. No les creo, y te aseguro que he sufrido mucho. No quiero a la izquierda, es una convicción profunda, nunca les votaré, pero tampoco votaré lo que hay ahora, eso también lo tengo claro. No voy a votar a nadie, NULO, porque no les creo. Y también digo que ojalá, con toda mi alma, me equivoque. Pero, aunque la economía mejore, aunque todo mejore, si tengo que votar una vez más a un partido que no se cuestione el aborto como lo fundamental, y sé que esto es idealista, lo sé, también sé que es lo fundamental. NUNCA más. Esto ya es muy personal.

Me alegro de haber llegado a esta entrada otra vez. Sé que hay que luchar, no rendirse, y no lo hago, pero luchar por algo que veo que no me gusta, para mi, no tiene sentido...todos son iguales, tanto peca el que mata, como el que estira de la pata...ellos a lo suyo, pues vale...y no quiero hablar más de política porque me duele mucho...

Un abrazo. En este tema, no estoy de acuerdo y no lo voy a estar. Imposible después de lo que veo; es lo que veo.

Comprendo lo que dice Militos y lo que decís, que hay que salir a flote, pero en esta cuestión no sé confiar, no puedo...dicen que no hay peor escéptico que un crédulo desengañado, pues eso me pasa a mi con los políticos que tenemos, que estoy desengañada (y digo que por desgracia, pero confío en Dios...).

Un abrazo grande.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...