miércoles, 22 de febrero de 2012

FIRMEZA Y CONTUNDENCIA


.
"Quien tiene el derecho de criticar debe tener el corazón para ayudar". Abraham Lincoln
.
Estamos en Cuaresma y lo último que quería en este tiempo era crisparme. No quería entrar directamente al trapo. Pensaba que bastarían mis pequeños desahogos en Facebook, para aliviar la presión..., pero esta, es tanta que ya rebosa.
Lo que está pasando es intolerable y es necesario, para ser justos y sinceros, decirlo así en todos los sitios, por todos los medios y a todas horas.

En una democracia, como se supone que tenemos; en un país libre, como en el que se supone que vivimos; se puede discrepar, se puede protestar, se puede discutir; lo que no es de recibo, es la violencia que estamos viendo estos últimos días en las calles de Valencia y de rebote... en otros sitios de España. El estado no debe permitir NUNCA la violencia como chantaje, y el ciudadano medio, tampoco debe consentir las mentiras de cuatro resentidos que no saben perder.

Estos altercados confirman que gran parte de la izquierda española, no sabe perder, no sabe respetar, ¡no es totalmente democrática!..., todavía tienen cierto regusto bolchevique..., que no son capaces de desprender.
En ese amplio saco, igual que en el camarote de los Marx, cabe mucha gente:

Caben ciertos polítiquillos de cuarta fila, (Llamazares y Tomás Gomez p.e.), que no solo, no han ganado unas elecciones, sino que cada vez han ido, más a peor.
Caben esos vergonzantes sindicatos, cada vez más totalitarios, virulentos, bruscos y brutales. Y es que cuando toca perder prebendas, subvenciones, parné en definitiva..., duele hasta el grito.
Cabe también..., ese ficticio, artificial grupúsculo, pseudo independiente, llamados por unos, los indignados; por otros..., los perroflautas.
Y por último, tienen cabida, entran también en el viejo camarote, también los estudiantes valencianos (¿¿??)....
-"bueno, bueno, viendo alguna de esas fotos que hoy nos regala la prensa del día, pensar que esos canosos tan asilvestrados, sean estudiantes..., ¡no hay quien se lo crea!"

Lo que está claro es que, naturalmente mil agitadores, gritando, tirando piedras, rompiendo escaparates, contenedores y toda clase de mobiliario urbano, son capaces de armar mucho ruido..., ¡MUCHO!; sin embargo, en una democracia... NADA deben ser cuatro gatos rabiosos, frente al voto de 10.830.693 personas, silenciosas, serenas, responsables..., con ganas de salir del hoyo, donde nos han metido precisamente los que ahora tanto añoran esos enfurecidos animales de bellota.

Aunque es obvio, hay que decir alto y claro, que los sucesos iniciados en Valencia, aireados por la izquierda más irresponsable, en ningún caso tienen por objetivo protestar por los recortes sociales, hoy lamentablemente más que necesarios por su mala gestión.
El fin de las revueltas es la desestabilización del sistema y por supuesto no está movido, ni promovido por quienes desgraciadamente, de verdad, están padeciendo las consecuencias de esta crisis heredada. Esa aborrecible mafia de liberados sindicales y los marginales más ultras son la pólvora de lo que puede ser el peligroso polvorín, que si el Gobierno no sabe apagar a tiempo, nos puede estallar a todos, en las narices.

Por eso el Gobierno, que ha salido legítimamente de las urnas, debe responder, con firmeza y contundencia a los violentos. A los que no saben respetar, ni las ideas, ni las propiedades, no se les puede dejar campar a su antojo. Los que no saben convivir, los que pueden suponer el más mínimo peligro público, deben estar encerrados, hasta que se garantice que no van a perjudicar a nadie. Así es y así debe ser, por duro que parezca, la justicia, garantiza la libertad de la mayoría.

*    *    *    *    *

5 comentarios:

Teresa dijo...

Totalmente de acuerdo, Arcendo. ¡8 años el PSOE en el Gobierno y los sindicatos ni pio... 2 meses escasos el PP y todo estalla ¿casualidad?. Tienen una jeta que se la pisan. No saben perder, van con bajezas y les importa un pimiento -por no decir otra cosa- que España se hunda, con tal de que no reflote con la derecha al mando. Es una izquierda beligerante y rencorosa. Yo también estoy harta de tanta demagogia barata en boca de los progres de turno. Gracias por hablar tan alto y claro. Un abrazo.

Militos dijo...

El cristiano está obligado a hablar de lo divino y de lo humano, siempre que las denuncias sean justas.
Luego te leo despacio, pero de momento..., te entiendo y comparto todo lo que dices, lo mismo que el comentario de Teresa.
Qué gusto tener amigos como vosotros.

BESIÑOS CONCORDANTES

Maria del Rayo dijo...

Oye Arcen, que bien explicas lo que pasa, a lo lejos yo pensé otra cosa.
Que bueno que hay personas como tu que saben darse a entender muy bien.
SL2!!

Militos dijo...

Ya te he leído despacio y tu post es justo y acertado en todo. Como el gobierno no muestre su autoridad desde el primer momento, la democracia se les irá de las manos.
¿Pero no decían algunos que se manifestaban porque no tenián calefacción en el aula? Dan risa, si no diera tanta pena contemplar una parte de España que se deja arrastrar por unos cuantos mangantes.
En medio de estas manifestaciones debería hacerse como en el chiste de los invitados a un banquete:

Que se pongan a un lado los invitados del novio y se pone la mitad de la concurrencia
Al otro lado los invitados de la novia, y se coloca la otra mitas.
El anfitrión dice:
"Pues que se vayan todos a la calle que esto es un bautizo"

No hace falta que te rias, que la cosa está muy seria, pero a lo mejor así nos enterábamos de lo que pide cada uno de los teledirigidos manifestantes.

BESIÑOS de bautizo

Bruce dijo...

La "democracia" de la izquierda.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...